15072018-IMG_8774-2

Cómo interpela el cine los cuerpos, de qué manera sortear las normas establecidas que se entrometen en las formas de ver, interpretar y valorizar lo que hay frente a la pantalla. “Las hijas del fuego”, último film de Albertina Carri estrenado y premiado en el Bafici, y que por estos días forma parte de la programación de la edición número 66 del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, es un trabajo hecho íntegramente por mujeres, lesbianas, travestis y trans dentro y fuera de escena. Una película donde el goce y el placer sexual poliamoroso son presentados como actos políticos que van más allá de la espectacularización del porno. Derrocando a Roca charló con las actrices Caro Alamino, Mar Morales, Mijal Katzowicz, Maru Marcet y Rocío Zuviría para conocer de cerca sus experiencias en esta película.

Entrevista: Andrea Beltramo y Estefania Santoro

Fotos: Cami Rojas

Audiovisual: Marcelo Javier Moreno

FOTO PORTADA


 

 

Viaje deseado

 

15072018-IMG_8944 (1)
Rocío Zuviría

 

[Rocío] Trabajar solo con mujeres fue una apuesta política. ¡Re potente!, no hay nada más claro que ver que no necesitás un varón que levante los equipos, que la técnica era alta chonga, todas las tareas eran hechas por mujeres. Los únicos varones que participaron fueron los actores y algunos en post-producción.

 

15072018-IMG_8855
Mijal Katzowicz

 

[Mijal] En los créditos de la película figuramos todas las mujeres que participamos: actrices, directora, asistentes, productoras, todos los roles técnicos, en un mismo nivel, sin jerarquías. Es una decisión política muy clara y va de la mano de lo que dice Rocío. Es decir, podemos hacer una película así y es un incentivo a futuro, no necesitamos de hombres para realizar lo que queremos.

 

15072018-IMG_8920
Caro Alamino

 

[Caro] Había una cuota, una sensación de seguridad el saber que lo dirigía Carri también. Porque ya era otro piso, tanto de calidad artística, como de ideología política, de cuidado subjetivo. Tener lecturas parecidas.

[Mijal] …y empatizar con su trabajo, sabíamos que íbamos a hacer un trabajo muy digno. El porno es un género muy difícil que no está desarrollado acá.

[Caro] Incluso hubo críticas indignadas porque cuando aparecían varones les pegábamos o nos pasaba algo violento con ellos y a mí, en serio, me preocuparon esas críticas, además de reírme, voy a admitirlo. Había una absoluta ceguera de la realidad. Nosotras chiques, morimos todos los días porque ustedes nos matan y sí las tres veces que aparecen tenemos ganas de echarlos porque estamos en esa manada.

 

 

[Rocío] ¿Qué tiene de malo una película donde todas son mujeres y ya, por qué hay que incluirlos?

[Caro] Es algo histórico también. Los ofende una representación de ellos no teniendo el poder.

[Rocío] Es lo mismo que en las marchas, queremos ir a las marchas nosotras. Listo, es una película de mujeres donde aparecen re poco los chabones y tienen un lugar de mierda, es verdad, nosotras tenemos un lugar de mierda en toda la ficción.

[Mijal] Es un punto de vista, es decir, el de la directora. En esta película se elige que figuren y aparezcan desde ese lugar, punto. Además ¡es una ficción! Ella está eligiendo ponerlos en ese lugar y eso no se puede discutir. Creo que no se bancan quedar en un lugar secundario, periférico desde la visión artística.

[Caro] Es paupérrimo el nivel de las críticas en las redes, los trolls, me dan un poco de pena, ¿cómo puede ser que esto sea lo único que ven?, no pueden ver más allá. También había otras críticas que a mí me emocionaron mucho, de pibas diciendo: gracias, porque por primera vez veo una película en la cual, por ejemplo, ser gorda no es un tema, no habla de que hay gordas que estamos cogiendo, al menos para hablar desde mi lugar. No somos gordas graciosas ni contamos chistes de la gordura, no hacemos nada relacionado al cliché del lugar donde se nos coloca, que eso aparezca y es lo único que pueden ver otras personas, y que casualmente sean varones cis heterosexuales, me indigna.

[Mijal] …y además cuando la industria pornográfica es todo lo contrario, es muy claro el mensaje ahí. Siempre es el consumo del varón, cosificando a la mujer y en este caso es todo lo contrario. Las mujeres tenemos este espacio en donde tenemos nuestro placer en el modo en que queramos y puede existir esto sin ellos.

 

15072018-IMG_8804

 

[Rocío] ¿Qué es coger?, más allá del cine, parece que si no hay penetración no cogiste, podemos hablar de esto también. Hay una representación bastante amplia de formas de coger entre mujeres, de desear, al final me quedé pensando que era mucho mejor que La vida de Adele, porque, no cogemos así. A mí me encanta esa película pero sentía que era muy ficcional. Ellas no son lesbianas, el director tampoco es lesbiana, hay algo de eso, de la realidad que sólo te la puede dar esa experiencia, creo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Porno lésbico

[Mar] Hay una industria dentro de lo que sería la pornografía donde siempre hay un chabón que está con una mujer o con un varón, parece que no existe la industria del porno…

[Rocío] sin pija…

[Caro] Hay que ver de qué porno estamos hablando, yo no puedo empezar una discusión diciendo “el porno es” si no sé con qué estás llenando la palabra porno, hay porno que sí me parece violento y patriarcal, entonces, si estás pensando en ese porno y sí, es una industria con unas condiciones que produce cosas que son cosificantes, misóginas y donde no tenemos ningún tipo de lugar para el placer. Eso existe. Pero no se puede englobar todo en una categoría que es muy amplia y donde también ingresa algo como “Las hijas del fuego” donde, yo creo que hasta hay un manejo de cámara que hace que los cuerpos, las experiencias sexuales y las escenas de sexo explícito sean narrados de otro modo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

[Rocío] En la peli hay algo que está muy relatado que es la continuidad entre el afecto y el sexo. El afecto no sólo para tu pareja sino como una circulación más, caótica de mimos y escucha. No podés precisar quién gusta de quién, nosotras sí teníamos esa información de guión pero no está, no es protagonista eso.

[Mijal] No está enfocada específicamente en las zonas erógenas que es típico y parte de la industria porno hegemónica. Siempre aparecen acompañadas por caricias, por una zona de afecto, de miradas, alegría, festejo, confianza.

 

Apropiación del fuego

[Caro] El título a mí me sonaba a eso de las nietas de las brujas que no pudiste quemar, en ese sentido de fuego, salir desde el fuego y también el permitirse, porque creo que estábamos educadas para no permitirnos quemarnos. Dejarte encender por el deseo, para seguirlo. En este punto el feminismo y el transfeminismo me plantea eso del deseo. Las hijas del fuego, porque hay un legado, de la ruptura de moldes establecidos, de la manada, de la comunidad de mujeres o feminidades y ese avanzar juntas que me parece que se reflejaba bien, además de ser una referencia concreta a un libro, tiene varias referencias, intertextualidades, la peli, con Lucrecia Martel, también.

 

15072018-IMG_8905
Maru Marcet

 

[Maru] Yo lo relacionaba al fuego con el deseo, para mí era un link muy directo. Quizás porque la propuesta es una peli porno lésbica. Y me parece que también hay un gesto de Carri en linkear fuego y deseo en su forma de ser y llevar adelante la película. El leit motive de la película es el porno y el punto de encuentro.

[Rocío] La palabra “hijas” tiene algo generacional que yo no había pensado antes. Los debates políticos que nosotras, como lesbianas feministas, estamos dando y nuestros padres y los padres de Albertina, es otra generación, pero a la vez, somos todas hijas de la dictadura, de alguna manera estamos haciendo referencia a eso.

[Mijal] Hay un legado ahí, de hecho, se nombra al principio de la película. Yo la relaciono mucho con lo pasional. En el fuego hay algo de convocar el origen, no como algo destructivo, sino como iniciador, hacia el futuro. Y entonces pensar que en el inicio era un matriarcado y se me venía siempre esa imagen, en el inicio éramos todas mujeres.

 

15072018-IMG_8881
Mar Morales

 

[Mar] Creo que la película fue hecha por fuegos, por mujeres tremendas. Es una chispa que va a empezar a encender.  Fue una experiencia super linda sentirnos que en todo el proceso fuimos muy cuidadas y que había mucho respeto entre nosotras, eso fue increíble, me daba mucha seguridad.

 

 

 

 

La entrevista y producción audiovisual fue realizada en el teatro independiente y centro cultural El Alambique (Griveo 2350, CABA), que generosamente prestó sus instalaciones para que sea posible.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s