Historia argentina/Política internacional

La soberanía Trumposa

trump-768x431

Argentina conmemora el Día de la Soberanía Nacional y rinde homenaje a la batalla de Vuelta de Obligado, que se recuerda como un gesto heroico en defensa de nuestra autonomía e independencia. Toda la narrativa al respecto supone un acto heroico de los patriotas argentinos en contra de la colonización, pero también adecuada a sus intereses de colonialismo interno. Más allá de las perversiones simbólicas que alcanzan y sostienen políticas públicas de expolio y sometimiento desde aquellos tiempos y hasta nuestros días, una vez más, las relaciones de fuerza e intereses se expresan desde los eufemismos. ¿Libre comercio o acuerdos internacionales de explotación de recursos y vaciamiento de los territorios? ¿Soberanía Nacional o fin de semana largo en Mar del Plata? ¿Vuelta de Obligado o los vueltos por contratos? Parece que hay trampa entre tanto festejo y escarapelas.

Por Alejandra Santiago @AlejaiSantiago


 “Esta lucha entre el débil y el poderoso es ciertamente un espectáculo interesante y sería divertido si no fuese porque (…) se perjudican los negocios de todas las naciones”.
William A. Harris (1860-1920), encargado de negocios norteamericano en Buenos Aires

El Día de la Soberanía Nacional nos encuentra en un panorama por demás desalentador. Aquel 20 de noviembre de 1845, bajo el gobierno en la provincia de Buenos Aires de Juan Manuel de Rosas, a orillas del río Paraná, las fuerzas militares nacionales argentinas frenaron el avance del ejército anglo-francés quienes buscaban desembarcar en puerto argentino con el fin de ejercer el monopolio del comercio desde nuestro país.

Las relaciones internacionales siempre han producido diferencias y desventajas comparativas. La libertad de comercio es una forma discursiva que oculta relaciones desiguales entre economías dominantes y dominadas, potencias mundiales y países dependientes. Salvando las distancias temporales, los tratados de libre comercio que se celebran en la actualidad buscan también dominar el comercio de muchos países en manos de unas pocas potencias mundiales levantando las restricciones arancelarias. Uno de los principales objetivos del Tratado Transpacífico, TPP por sus siglas en inglés, el cuál Mauricio Macri pretende que la Argentina adhiera, es acorralar a la economía china, quienes lideran el comercio internacional. Fuertemente promovido por Estados Unidos, el tratado involucra también a otros 11 países: Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y los latinoamericanos México, Perú y Chile. Este acuerdo busca regular desde el comercio de productos como: lácteos, medicamentos y otras manufacturas, hasta la regulación laboral, derechos de autor, inversiones estatales, contenidos educacionales, entre otras temáticas.

no-fast-track-tpp

A partir de la filtración de documentación, revelada por WikiLeaks, se pudo saber en detalle que el TPP fue diseñado para favorecer a las grandes corporaciones transnacionales, permitiendo a las mismas demandar a los gobiernos y solicitar millonarias indemnizaciones a cuenta de los contribuyentes. Es así que los Estados firmantes no podrán denunciar a empresas como la minera canadiense Barrick Gold por contaminar los territorios y afectar la vida de las comunidades, violando entre otras cosas el convenio 169 de previa consulta a los pueblos habitantes del lugar. A la vez el TPP tiene fuertes implicancias en términos de la soberanía alimentaria, ya que obliga a los países a ratificar el Convenio UPOV 91.  Esta norma internacional, sostiene la figura del delito penal para quien infrinja la ley, es decir, quien no pague regalías a la empresa por los años que dura el derecho de propiedad de las semillas, volviendo ilegal la libre circulación de las mismas. La intención es hacer de la economía china una economía menos “competitiva”, dando mayores beneficios a las empresas de los países firmantes. En este caso la empresa beneficiada sería Monsanto, quedando Syngenta, la competencia china, en desventaja. El TPP aparece así como un gran paquete de normativas regulatorias que pretenden aprobar de una sola firma, todas las leyes y normas aún no vigentes en algunos países para que las empresas transnacionales puedan explotar sin restricciones los bienes comunes de todos los pueblos, perdiendo así la soberanía en sus propios territorios. El secretismo en el que se vienen trabajando estos tratados, disfrazados como tratados de libre comercio, demuestran la pretendida no interferencia de los gobiernos en “asuntos privados de los grandes capitales”.

Trump, un capítulo aparte

Con los resultados de las últimas elecciones en EEUU el mundo quedó patas para arriba. ¿Quién es este polémico personaje de discurso racista, misógino y a favor de los trabajadores? Donald Trump, un empresario hecho y derecho. Heredero de la empresa de bienes raíces de su familia Elizabeth Trump and Son, es además presidente de la Trump Organization y fundador de la empresa de hotel y juegos de azar Trump Entertainment Resorts, que se encuentra en auditorías por grandes deudas con el fisco por no declarar sus ganancias. Es por esta historia de vida que “sabe muy bien cómo funciona el sistema y por eso sabe cómo arreglarlo”, según sus propias palabras en actos de campaña electoral. El presidente electo de los EEUU se mostró preocupado por el avance de los acuerdos comerciales en curso, alertando sobre el peligro de continuar los “negativos resultados del NAFTA”, acuerdo de libre comercio entre Canadá, México y EEUU ratificado por los 3 países en 1992, vigente en la actualidad. Se genera así una contradicción entre los deseos de quienes impulsan el TPP, que pretenden levantar las restricciones arancelarias, y las políticas proteccionistas de personajes como Donald Trump, quienes buscan aumentar las restricciones al ingreso de productos de otros países. Dispuesto a tomar decisiones de tipo proteccionista de la política económica de su país, aseguro en sus discursos de campaña ponerle un freno a los “acuerdos comerciales que le quitan empleo y riqueza a nuestro país”. Entre una de sus denuncias el presidente electo de EEUU afirmó que de continuar con los negocios del TPP se ponía en riesgo la competitividad de los medicamentos producidos en este país. Al respecto, la Directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, alertó que el TPP bloquea el acceso a los medicamentos por su alto precio, por lo cual tiene sentido el temor de Trump. Sin embargo, para un tratado que se viene trabajando en secreto hace más de 5 años genera confusión y dudas el hecho de que Trump pueda borrarlo de un plumazo. La intención de generar acuerdos individuales con países, en lugar de grandes acuerdos con múltiples países puede complementarse con las intenciones de otras potencias por ampliar el comercio mundial, para así fortalecer el sistema de circulación de mercancías en decadencia. Estos mismos acuerdos pueden no tomar la forma del TPP, pero sí parte de su contenido. Las grandes corporaciones no van a dejarla pasar.

notmypresident

Mientras tanto Mauricio Macri viajó este año a Chile con la intención que la Argentina aparezca como veedora de la ratificación de este país al TPP. Vale aclarar que los Estados que ratifican sólo firman, pero el acuerdo no puede modificarse. El sueño del mandatario argentino es que Argentina pueda ser uno de los Estados firmantes del acuerdo. Al mismo tiempo se generó un movimiento de investigadores, organizaciones y organismos a nivel mundial para frenar el TPP, recordando la histórica lucha contra el ALCA en 2005 en la ciudad de Mar del Plata.

La Argentina obediente

El proteccionismo estadounidense puede, contrario a lo que muchos intentan afirmar, congeniar muy bien con la política librecambista que promueve Mauricio Macri. De limitarse el ingreso de productos de otros países, buscando fortalecer una debilitada industria estadounidense, las empresas se verán fuertemente fortalecidas para generar acumulación de capital. Pero estas producciones deberán encontrar destinos libres de restricciones para poder continuar con la gran rueda de la fortuna. Para esto los países como Argentina, Chile, Brasil, México ya se mostraron abiertos al ingreso sin límites de productos externos. Ejemplo de esto es la eliminación de aranceles aduaneros a la importación de computadoras, poniendo en riesgo puestos de trabajo vinculados a esta actividad en nuestro país.[1] En el medio de un período de crisis económica mundial, que aún muestra los impactos de aquella burbuja inmobiliaria de 2008, la avanzada de gobiernos neoliberales en la región no es ninguna sorpresa. La libre circulación de bienes se complementa con las restricciones a la circulación de población, visto en las fuertes políticas antimigratorias[2] que promulgó Donald Trump en su campaña electoral. La soberanía nacional, en tanto dejar en manos de los pueblos el poder de decisión sobre qué hacer con sus propios recursos naturales y bienes comunes está en riesgo, tanto por el avance del TPP cómo por las medidas proteccionistas de Trump. ¿Quedará la soberanía Nacional cómo un feriado largo para irnos de vacaciones?


[1] Para ampliar información sobre este tema pueden consultarse los siguientes artículos de prensa: http://www.cronista.com/negocios/Eliminan-arancel-para-importar-computadoras-y-los-precios-bajarian-hasta-un-50-20161107-0044.html y http://www.minutouno.com/notas/1519456-quitan-el-arancel-la-importacion-computadoras-peligran-5000-empleos

[2] Antes de saber los resultados de las elecciones, Mauricio Macri se mostró como un representante de Trump en la Argentina, con la polémica apertura de una cárcel para inmigrantes, convenio puesto en marcha el pasado 1° de septiembre, restringiendo el ingreso de personas al país. Ver artículo de opinión para el diario Perfil firmado por Víctor Ramos, fundador del INADI y Presidente de SOS Discriminación Internacional, donde se refiere a la creación de una “cárcel para inmigrantes”. http://www.perfil.com/politica/se-inaugura-una-carcel-para-inmigrantes.phtml

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s