DSC_6660.JPG
Ph.: Estefania Veronica Santoro

La historia que atraviesa las vidas no nace de un repollo ni de la escritura de grandes y solemnes plumas. Se construye en las calles y se organiza de forma colectiva. Al menos esa expresión de la historia que se vive en presente. Así vienen siendo los Encuentros Nacionales de Mujeres, la conquista de derechos y garantías, y como si viniera de lejos, de antiguo, la movilización a partir de la consigna #NiUnaMenos y, sin dudas, el Paro Nacional de Mujeres, travas, trans y lesbianas de ayer a la tarde. Situadas en el presente, con la sensibilidad a flor de piel y la urgencia por contarlo siempre, no callarse, gritarlo siempre, ¡nos queremos vivas! Ni una muerta más invisible, ni una muerta más arrancada de la vida. Así es esta crónica, el tránsito de una autora por un octubre encarnado en las entrañas, que la supera y la contiene, que la organiza y la ubica en el presente de esta historia colectiva que son los feminismos organizados cuerpo a cuerpo. Una crónica visceral, honesta y sin hipocresías.

Por Estefania Veronica Santoro

Ph: Camila Rojas y Estefania Veronica Santoro


Con el Paro de Mujeres aun movilizando nuestros cuerpos y pasadas dos semanas del XXXI Encuentro Nacional de Mujeres, Travestis y Trans (ENM) en la ciudad de Rosario, la experiencia de reafirmar que somos muchas y estamos unidas nos llena de fuerza para seguir construyendo y transitando cada vez más espacios de lucha. Mientras un sector de la sociedad, indignado y conservador pregunta por qué “nadie menos” (como consigna que supone la universalidad del alcance de las violencias pero que invisibiliza la coacción machista) en lugar de ni una menos. A ese mismo grupo que también pregunta por qué pintamos paredes, mostramos las tetas, marchamos, cortamos las calles y nos manifestamos en las catedrales, nosotras le decimos: las respuestas están en las paredes rosarinas: porque estamos llenas de rabia y nos carcome la tristeza cada vez que nos arrancan a una compañera, porque estamos cansadas que nos violen, desechen nuestros cuerpos en basureros, nos corten en pedazos, restrinjan nuestros derechos y nos conviertan en culpables de las propias muertes y abusos que sufrimos.

Mujeres, travas, trans, maricas, tortas, todas en algún momento de nuestra existencia sufrimos y experimentamos una situación de violencia por mera portación de corporalidad feminizada. Ayer nos encontró el dolor por las que ya no están, la rabia con la que dijimos basta y el orgullo de saber que no estamos solas, estamos organizadas. Seguimos luchando, tejiendo redes de sororidad, fortalecidas con autogestión y autodefensa. Resistimos articulando acciones políticas para una anhelada transformación, urgente y necesaria, esa que nos permita ser libres, sin miedos.

n.jpg
Ph.: Camila Rojas

Frente a este panorama de violencia machista generalizada y en aumento, es urgente y necesario un despertar social que nos acompañe en la lucha por desterrarlo, necesitamos el verdadero compromiso de todxs, de nada sirve la hipocresía de levantar el cartel para la foto si luego continúan reproduciendo la lógica de la misoginia. Cada unx de nosotrxs, desde los diferentes ámbitos que transitamos en la cotidianidad de nuestras vidas nos enfrentamos a múltiples formas de micro-machismos y es ahí donde debemos discernir qué actitudes están perpetuando la violencia machista no solo hacia las mujeres, sino también, hacia aquellos cuerpos feminizados que por salirse de la normativa heterosexual sufren todo tipo de vejámenes.

Reminiscencias del Encuentro Nacional de mujeres, travestis y trans

Poner el cuerpo, tomar las calles, organizar la rabia, enfrentar la violencia, velar juntas en hogueras, somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar. Espacios con presencias que reconfortan, días de lucha colectiva con abrazos sanadores, un puente de sororidad infinito. Eso es el Encuentro Nacional de Mujeres, travestis, trans y lesbianas (ENM). Luego de tres días de acción feminista confluimos todas en una marcha multitudinaria reivindicando nuestros derechos en canciones, gritando los nombres de las que han sido asesinadas porque no las olvidamos, porque queremos justicia y queremos que todxs lo sepan.

El ENM celebrado desde 1985 en diferentes ciudades del país, esta vez nos convocó en Rosario, con una asistencia que duplicó la del año pasado en Mar del Plata, fuimos 120 mil. Aunque los medios hegemónicos nos ninguneen, una buena parte de la sociedad no reconozca nuestra lucha como válida y cuestionen nuestros métodos, este año fuimos muchas más las que descargamos nuestro repudio hacia el sistema heteropatriarcal. Lesbianas, heteresexuales, bisexuales, travestis, identidades trans femeninas y masculinas, migrantes, originarias, aborteras, trabajadorxs sexuales, alzando nuestras voces para debatir, pensar y construir herramientas que nos ayuden a seguir empoderando nuestros cuerpos y combatir las violencias que nos atraviesan. Con autogestión y desde distintos puntos del país arribamos a una ciudad distinta cada año para mostrar que existimos y exigimos el pleno ejercicio de nuestros derechos.

dsc_7100
Ph.: Estefania Veronica Santoro

Nos reunimos una vez más para despatriarcalizar y rechazar las políticas que nos oprimen movilizadas, con numerosas consignas, las históricas y las nuevas: basta de femicidios, de travesticidios, de violencia hacia los cuerpos feminizados, de heterosexulidad obligatoria, de genocidios silenciosos a los pueblos originarios. Reafirmamos nuestra lucha en contra del capitalismo patriarcal, reivindicamos el derecho a decidir sobre nuestra maternidad y la autonomía sobre nuestros cuerpos. Porque vivas nos queremos, manifestamos que el femicidio es también aborto clandestino, denunciamos la complicidad policial y estatal con las redes de trata, exigimos que se respete la identidad política de las trabajadoras sexuales y la inmediata aplicación de las leyes de cupo laboral trans en los distritos donde fue aprobada.

dsc_6665
Taller de personas travestis y transexuales y transgénero – Ph.: Estefania V. Santoro

Durante el ENM se desarrollaron más de sesenta talleres en simultáneo organizados por la comisión, este año se incorporó el taller “Mujeres trabajadoras sexuales” lo que posibilitó que las compañeras tengan un espacio concreto para contar sus propias experiencias y trabajar en la defensa de sus derechos laborales. Por otra parte, al igual que en Encuentros anteriores, hubo talleres extra oficiales, radio abierta feminista, coberturas periodísticas colectivas, gran presencia de medios de comunicación alternativa de todo el país, performances y actividades en las plazas.

Revolucionar en las calles

El sábado 8 por la tarde-noche se realizó en Rosario la Marcha torta-trans-bi-heterocuriosas a paso orgulloso, reivindicando la visibilidad lésbica y denunciando el lesbo odio. Una forma de evidenciar el lesbianismo no solo como elección sexual sino también como posicionamiento político que cuestiona esa construcción social e ideológica de la mujer heteronormada, que se supone pertenece a un “grupo natural”. Retomando a Monique Wittig, idea que pretende manipular mentes y cuerpos para que se acepte esa noción de “naturaleza”. Pero gracias a Simone De Beauvoir bien sabemos ya, desde 1949, que no se nace mujer, sino que hay toda una serie de caracterizaciones, normas e instituciones por las que transita la “hembra” para llegar a ser lo que la sociedad considera como tal.

dsc_7256
Ph.: Estefania Veronica Santoro

Haciendo a un lado la academia filosófica lesbofeminista, que inevitablemente se inmiscuye en la escritura y nos ayuda a cuestionar el régimen heterosexual establecido, volvemos a la marcha que culminó en la plaza San Martín para recibir a las participantes con una verdadera celebración en la que no faltaron bailes, risas, besos y abrazos, musicalizada con shows del dúo Bife (presente por segunda vez consecutiva en el Encuentro), Chocolate Remix (Reggaeton lesbiano), bandas de mujeres rosarinas y finalizando la fiesta con la movida tropical de las Kumbia Queers.

El domingo por la tarde, el movimiento feminista inundó las calles rosarinas con su histórica marcha. Pese al cansancio y el sueño arrastrado de los dos días anteriores muchas coincidieron en que el hecho de ser tantas y tan unidas es un momento extremadamente alentador: “la marcha te recupera, sacas energías de donde ya no hay”, “te predispone a cantar levantando los puños por largas horas”, “te da fuerzas para gritar justicia por las que nos han sido arrebatadas de las formas más atroces”. Razones sobran: “marchamos para que todo Rosario y la sociedad entera escuche que no queremos maternidades obligatorias ni más muertas por abortos clandestinos”, “para denunciar la complicidad policial con las redes de trata y la violencia que ejercen sobre los cuerpos trans”, “en defensa los derechos de las trabajadoras sexuales”,“para terminar con el régimen de heterosexualidad obligatoria”, “para que la sociedad no mire para otro lado cuando hablamos de travesticidios”. Los stencils en las paredes y los carteles en alto también depositaron la furia trava y la rabia feminsita.

DSC_7164.JPG
Ph.: Estefania Veronica Santoro

La comisión organizadora en asamblea junto a las representantes de las diversas campañas y partidos decidieron que las columnas no pasarían por la catedral de la ciudad de Rosario, debido a que el recorrido de las calles que conducen a la iglesia complicaría la marcha. Casi finalizando la caminata, un grupo se dirigió hasta el frente de la catedral para manifestar nuestro descontento hacia el tradicionalismo católico que continúa restringiendo nuestras libertades. Con cientos de efectivos de distintas fuerzas, el gobierno de Santa Fe reprimió con balas de goma y gases dejando heridxs a varixs trabajadorxs de los medios Télam, La Garganta Poderosa de Buenos Aires, Canal 5 de Rosario, Mucho Palo Noticias de Córdoba, Panza Verde de Concordia, y APA Prensa de Tucumán. Otra vez, durante la solemnidad de nuestro Encuentro, el Estado y la policía mostraron su cara más violenta y misógina descargando sus balas en nuestros cuerpos, increpando nuestras acciones, defendiendo el conservadurismo religioso que coarta nuestros derechos.

Mientras tanto en Buenos Aires, la violencia se recrudecía: el sábado Lucía Perez era empalada, violada y asesinada, el martes, Marcela Crelz era acuchillada por su madre por ser lesbiana y el mismo día, dos adolescentes eran apuñaladas en La Boca. Como forma de protesta y repudio, a una velocidad impensada y de manera espontánea mujeres, travestis, trans y lesbianas de diversas organizaciones convocaron a un Paro nacional por Lucía, por Marcela y por todas las que ya no están. La iniciativa propuso que el miércoles 19 las mujeres vistan de negro y realicen un cese de actividades de 13 a 14 hs. en sus puestos de trabajo. Durante todo el día las redes sociales se inundaron de fotos que documentaban lo que sucedía en los diversos ámbitos laborales y en las calles, muchas mujeres salieron a manifestarse en las puertas de sus lugares de trabajo. A las 17 miles de personas concentraron y marcharon en distintos puntos del país, la convocatoria también se extendió en algunos países latinoamericanos en solidaridad.

unspecified.jpg
Ph.: Camila Rojas

Ayer, una vez más, salimos a las calles juntas, orgullosas de ser tantas, organizadas y empoderadas, porque no queremos paredes limpias, queremos dejar de contar mujeres, travestis, trans y lesbianas muertas. Algunos creen que pueden cuestionarnos con posturas que denotan los privilegios de sus masculinidades, olvidan que las mujeres y los cuerpos feminizados venimos soportando una violencia histórica y sistemática desde los inicios de las sociedades. Otras y otros creen que las disidencias dentro del propio movimiento feminista pueden dividirnos, olvidan que cada vez somos más. Y unos pocos creen que pueden atemorizarnos con un uniforme represor, olvidan que no les tenemos miedo, porque mientras nuestras vidas y libertades continúen en peligro, no vamos a parar de luchar nunca.

m.jpg
Ph.: Camila Rojas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s