1

Las mujeres decidieron hacer paro y dejar de esperar. El umbral de tolerancia frente a la violencia machista no se puede correr más. Indagamos en este momento social de la argentina junto a la periodista y activista argentina Marta Dillon, editora del suplemento feminista Las 12, del diario Página/12, y más tarde creadora y editora del suplemento LGTBQ Soy, en el mismo diario. ¿Qué rol ha tenido el Consejo Nacional de Mujeres en estos 10 meses de gestión? 


_ Al menos ocho mujeres fueron víctimas de femicidios en los últimos 15 días. ¿Qué sentís ante esta situación?

_ Estoy dolorida y llena de bronca, pero con la convicción que es necesario salir a la calle; es algo intolerable, no podemos dejarlo pasar. Además hago periodismo en Las 12, un suplemento feminista, y todas las semanas nos vemos en la duda de si hacer una nota sobre un femicidio o no. Pensamos qué tipo de nota y a qué estamos sirviendo al replicar los modos en que las mataron, y todo se hace muy complicado. Por eso tenemos que hacer algo. El paro de mujeres este miércoles es una de las acciones que vamos a hacer de acá hasta el 25 de noviembre, que es el Día Internacional Contra la Violencia hacia las mujeres.

_ ¿Por qué esta modalidad de protesta?

_ Porque entendemos que detrás de los femicidios y el crecimiento de la violencia social, también hay una trama económica. La autonomía de las mujeres está recortada por una inequidad de base; hay brecha salarial con los hombres que varía según el tipo de trabajo, pero no baja del 20%. Tenemos dos dígitos de desocupación más entre las mujeres que entre los varones. En un contexto de ajuste y tarifazos la vida de las mujeres se empobrece mucho más rápido que la de los varones. Nosotras somos las que nos hacemos cargo de la economía doméstica y nos postergamos en pos de los otros y las otras, lo que hace nuestras jornadas sean más largas. También decimos no a este tipo de violencia.

_ ¿Cuál es el rol de los sindicatos para apoyar esta medida? 

_ Muchos sindicatos están apoyando. ATE, Nacional y Capital, se adhirió a un cese de actividades de una hora. No estamos parando todo el día, justamente, pensando en las dificultades de las que tienen empleos formales. Pero también pensamos en un paro en el que podamos estar incluidas todas; las que hacen tareas dentro de sus casas, artesanas, cooperativistas, las que tienen trabajos informales. Es un principio de una serie de acciones como las que venimos y vamos a seguir haciendo. Porque también el encuentro de mujeres, y su masividad, tiene que ver con eso. Con un movimiento de mujeres y disidencia sexual que está organizado cada vez más.

2

_ ¿Crees que a nuestra sociedad le cuesta aceptar una visibilidad lésbica y, por ahí, no tanto a los gays? Pensamos en los casos de Pepa Gaitán y Marcela Crelz asesinadas por ser lesbianas…

_ No estoy segura de eso. Creo que hay una violencia que ha crecido mucho en este año contra las personas que, desde su cuerpo y su vida, cuestionan el patriarcado. Hay un fuerte disciplinamiento y detenciones arbitrarias que crecen contra las personas trans. Este proyecto económico y político que propone la alianza Cambiemos tiene un rol destinado a varones y mujeres y está muy modelado por el capitalismo y el consumo. El modelo de familia es el heteronormado, por eso la familia presidencial se cubre mediáticamente como algo a lo que hay que aspirar, esa familia blanca. Se liga a la mujer a la maternidad, pero no a cualquiera, sino a una edulcorada, sin conflicto. Hay que pensar en la maternidad como una función social y pensar en las tareas de cuidado desde la sociedad. Que yo tenga un hijo no quiere decir que estoy sola en el mundo, la crianza es colectiva, la educación tiene que ser pensada en esos términos. Las maternidades lésbicas cuestionan el patriarcado, pero lo que nos están proponiendo es una “vuelta a casa”, a un lugar cerrado. En ese sentido, me parece que la violencia hacia lesbianas, trans y gays es una cuestión de disciplinamiento.

_ ¿Cuál es tu opinión sobre el rol que ha tenido el Consejo Nacional de Mujeres a cargo de Fabiana Tuñez en estos 10 meses? ¿Se ha notado el cambio de gestión?

_ No, al contrario. Este consejo, frente a la represión al Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, no vimos que tomara ninguna acción ni que investigara los hechos. Pero dejó a muchos micros sin viajar y recortó las viandas a la mitad, por ejemplo. Se presentó un plan nacional para erradicar la violencia contra las mujeres que está asociado a la ley 26.485, pero es pura retórica. Se va a empezar a implementar recién el año que viene; o sea que van a pasar otros seis meses y no sabemos de dónde va a salir el presupuesto. Porque están hablando de 750 millones de pesos cuando ahora, el Consejo, tiene 16. En este marco de ajuste, ¿quién va a aplicar las políticas públicas? ¿Con qué empleados y empleadas? ¿Cómo van a sumar ese presupuesto si lo están recortando por todos lados? Nos parece más una cuestión retórica que una política pública.

_ Diversas discusiones y debates ligados a los feminismos están siendo cada vez más masivos, sin embargo, la sensación es que todavía no alcanza. ¿Cómo hacer para llegar a otras personas más allá de los ámbitos de militancia y periodismo “entendido”?

_ Creo que el crecimiento de los ENM es exponencial. La estrategia que estamos llevando a cabo es la de movilizarnos, de aportar palabras y acciones en donde nos podemos pensar en nuestro rol como trabajadoras, y cómo desempeñar las tareas de cuidado dentro de nuestras propias cosas. Me parece que hay algo que se está expandiendo más allá de nuestras estrategias, que tiene que ver con este corrimiento del umbral de la tolerancia; cada vez se va desperdigando más. Por supuesto que un eje de trabajo fundamental es la ley de Educación Sexual Integral (ESI) ya que eso hace que niños y niñas no tengan que educarse en los estereotipos de género más rancios para después deseducarse y tomar conciencia feminista. La estrategia es sostener en la agenda pública la problemática de las mujeres. Desde la necesidad de que el aborto sea legal, y por eso nos movilizamos por la liberación de Belén, la chica que estuvo detenida injustamente durante dos años, hasta la tarea de activar todo el tiempo la toma de conciencia sobre la precarización de nuestras vidas por culpa tanto del patriarcado, como de las políticas de ajuste.

3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s