14445314_1476048355743835_282525393_n

Laura Milano es comunicadora, docente y desde hace tiempo viene escribiendo e investigando sobre los ejes sexualidades, género y su imbricación con la comunicación. En 2014 publicó su libro titulado “Usina posporno: disidencia sexual, arte y autogestión en la pospornografía” donde explora las particularidades del activismo posporno como disidencia sexual y analiza también su propia experiencia dentro de espacios en Barcelona y Buenos Aires. El próximo lunes 26 coordinará la segunda jornada “Desde el culo del mundo” donde explorará la pospornografía producida en América Latina junto a activistas e investigadorxs mexicanxs en el Centro Cultural Paco Urondo. ¿Es posible otra forma de representar la sexualidad y los cuerpos y cuestionar la pornografía comercial y tradicional? Además, una mirada reflexiva tiempo después de la actividad en la Facultad de Ciencias Sociales.

Por Estefanía Santoro @fanusantoro


El activismo posporno logra despertar un interés que va más allá del placer sexual y la excitación al romper con la norma dominante en la pornografía y en la sociedad proveniente del pensamiento heterosexual. Se trata de una forma de disidencia sexual, una subversión ante un sistema normativo que nos dice quiénes pueden ser sujetos deseantes y deseadxs. Estas prácticas logran distanciarse de la dualidad femenino-masculino proponiendo otras corporalidades abyectas que transgreden dicha norma, al volverlos deseables, como lxs transgénero, intersex, gordxs, peludxs, mutiladxs y personas con diversidades funcionales. Son intervenciones críticas, pero sobre todo políticas, ya que trasladan una actividad del espacio privado al público.

_ ¿De qué forma el posporno logró instalar, no sólo desde producciones teóricas sino también desde el activismo, la idea de que es posible otras formas de representar la sexualidad y los cuerpos, cuestionando la pornografía comercial y tradicional?

_ El posporno ha germinado, crecido y tomado ciertas características (que claramente van teniendo matices y diferencias según las especificidades de cada escena posporno particular) porque su motor principal ha sido y es el activismo a través de la experimentación sexual entre amigxs/colegas/compañerxs, los lenguajes artísticos como medio de expresión y los talleres como dispositivos pedagógicos y espacios de empoderamiento. Fue desde el activismo principalmente que se comenzaron a pensar, crear y circular otras experiencias de la sexualidad y las corporalidades fuera de la heteronorma, los cánones de belleza, el coitocentrismo. Sujetos incómodos y/o disconformes con la representación pornográfica más hegemónica de la sexualidad comenzaron a hacer registros de sus prácticas sexuales, o a probar otras nuevas prácticas en el espacio público o en talleres. Todas esas experiencias sirvieron para crear formas diferentes de mostrar las corporalidades, deseos, usos de los cuerpos y lo flexible de sus límites, las potencialidades lúdicas y creativas de ciertas prácticas sexuales, etc. Es decir, nuevas formas de representar la sexualidad que permitan disputar los sentidos construidos sobre lo sexual en la pornografía. En ese sentido, el activismo posporno fue elaborando sus propuestas de “otro porno es posible” a la par de ir experimentando, descubriendo y compartiendo experiencias sexuales que abrían sentidos diferentes en los propios sujetos que las experimentaban. Seguro que hubo una retroalimentación fuerte entre la teoría y el activismo. Claramente, en los momentos iniciales del posporno (en especial en España, y luego en América Latina) se notó fuertemente la influencia de la teoría queer en relación a las nociones de contrasexualidad de Preciado, género como performance de Butler, como también las nociones cuerpo cyborg de Haraway. Y por ello se puede ver una preocupación centralizada en producir videos, desarrollar talleres/workshops, motorizar festivales/jornadas/encuentros, hacer performances que pudiera dar cuenta de estas preocupaciones activistas en torno a disputar las formas en las que se representa la sexualidad y los géneros. Luego de este momento inicial, las producciones teóricas sobre pospornografía fueron apareciendo a la par o a posteriori de las experiencias concretas; aún es un territorio nuevo, que va tomando forma gracias a los aportes de los/as investigadores que estamos trabajando estos temas vinculados a los activismos posporno y/o a los desplazamientos y estrategias visuales pospornográficas.

_ Luego de la performance realizada en la Facultad de Ciencias Sociales hubo muchas reacciones negativas en el ámbito académico. ¿Por qué crees que se produjeron tantas consideraciones en contra?

_ En primer lugar, no puedo decir que hubo un rechazo total del tratamiento del posporno en las universidades después de este evento (como tampoco podría afirmar que hubo una acogida y una celebración al respecto). Sí es cierto que la performance en Sociales despertó muchas opiniones bien diferentes dentro de la comunidad académica de la Facultad en la que se realizó y eso me parece buenísimo porque abrió un debate interesante (más allá de que coincidiera o no con la propuesta de quienes participamos en esa performance). Ahora, pensar que hubo un rechazo total de las universidades sobre el tratamiento de posporno creo que es errado porque olvida las muchas interacciones y trabajos compartidos entre academia y activismo posporno. Existieron, existen y ojalá sigan existiendo espacios de debate y reflexión sobre sexualidades disidentes dentro las universidades, dentro de las cuales podemos encontrar algunas actividades concretas sobre pospornografía: jornadas de videos, seminarios, charlas abiertas, grupos de estudio, otras performances. En lo personal, a mi me interesa colaborar en generar encuentros, intercambios, contagios y alianzas entre estos mundos.

 _ ¿Qué efectos sociales produce el posporno cuando irrumpe en el espacio público?

_ En principio creo que no podemos saber a simple vista qué efectos sociales se producen a raíz de la irrupción del posporno en el espacio público. Podríamos obtener alguna información e interpretarla si consideramos qué situación performática en particular está sucediendo, qué público está siendo interpelado, con qué está dialogando la performance, etc. Pero sí, es interesante observar con qué intención se va a accionar y ahí encontramos que en el posporno hay una voluntad de provocar, de generar una provocación que ponga al transeúnte/espectador ante una situación sexual que – al menos – lo interpele. Seguramente, muchas veces esa interpelación es incómoda, angustiante, incomprensible. Otras veces (y esto me ha tocado observarlo en varias performances en calle), se establecen conexiones maravillosas e imprevistas con los/as transeúntes que devuelven a los/as artistas una interpretación novedosa y sentida. Hay de todo, y eso es interesante. En resumen, el posporno en el espacio público, siempre interpela: sea por generar aversión o empatía.

14445489_10208607292274568_671267349_n

_ ¿Qué diferencias presentan los movimientos posporno latinoamericanos en relación a las teorías europeas como las desarrolladas por Beatriz P. Preciado?

_ Desde hace ya algunos años en diferentes países de América Latina, hay una fuerte producción artística pospornográfica y una proliferación de festivales, encuentros, jornadas sobre estas propuestas. Obviamente son bien diferentes entre sí, pero es muy llamativo como hay ciertas problemáticas que aparecen una y otra vez en las obras de los artistas y activistas; por ejemplo la cuestión de la homofobia, la violencia contra las mujeres, el aborto, el machismo, la negación sistemática del placer femenino. Y otro elemento interesante a observar en las obras posporno producidas en el sur es la referencia a elementos de las culturas populares y masivas de nuestros países, y como se re-significan o re-semantizan pospornográficamente. En ese sentido, yo observo bastantes diferencias respecto a las propuestas posporno de Europa; al menos en la producción audiovisual más inicial. Actualmente y hablando específicamente de las prácticas artisticas pospornográficas en América Latina, creo que quienes estamos intentando reflexionar sobre estas experiencias tenemos el desafío de pensarlas más allá de los aportes de la teoría queer anglosajona y sus lecturas europeas. Revisar la producción local y regional teniendo en cuenta los contextos, las historias de los activismos sexo-disidentes aquí, los archivos de otras prácticas artístico-políticas que sucedieron y que pueden pensarse como antecedentes o influencias para el posporno actual, etc.

 _ ¿Sobre qué tratará la segunda jornada “Desde el culo del mundo. Puentes pospornográficos entre México y Argentina: cuerpos, imagen y sexualidades” próxima a realizarse?

_ Las jornadas “Desde el culo del mundo” se proponen hacer un acercamiento a la pospornografía producida en América Latina y a los debates en torno a ella. Nos interesa preguntarnos acerca de la especificidad de la pospornografía producida en el sur, si es que podemos hablar de tal cosa. En esta segunda edición, la propuesta es seguir navegando en esa pregunta haciendo foco en dos nodos concretos del mapa – siempre mutante, indefinido y potente- del posporno latinoamericano: México y Argentina. Las resonancias y agitaciones que se produjeron en ambos escenarios dieron como resultado producciones artísticas interesantes donde la representación de las sexualidades y las corporalidades están profundamente atravesadas por los contextos socioculturales específicos anclados al norte y al sur de la región latinoamericana. Pero, además, estas jornadas intentan acercar, difundir y discutir los aportes teóricos de algunos/as investigadores/as latinoamericanos/as que están trabajando en torno a pensar la pornografía y pospornografía, desde el sur. Como una forma de fortalecer los lazos entre los que estamos investigando sobre estos temas, los/as activistas y artistas de la región. Por ello, en esta ocasión invitamos al Dr. Fabián Gimenez Gatto (Universidad de Querétaro- México) a presentar su nuevo libro “Pospornografìas” y a la Dra. Alejandra Díaz Zepeda (Universidad de Querétaro / Universidad Autónoma de México – Unidad Xochimilco) a participar de la presentación y proyección de videos posporno de México.

 

Para más información sobre “Desde el culo del mundo. Puentes pospornográficos entre México y Argentina: cuerpos, imagen y sexualidades” visitá: https://www.facebook.com/events/1585225295107101/

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s