Entrevista/Música

Cumbia sucia y de arrabal

13900280_831517830319192_5787393579696438686_n

Cumbia y Tango. Dos movimientos que iban por caminos separados, se unieron de la mano de los Agua Sucia y Los Mareados. Nos visitaron en nuestro programa en FM La Tribu y contaron sus experiencias dentro del ambiente cumbiero y su deseo de incorporar el bandoneón como sonido distintivo: “Donde más se unen estos géneros tan populares es en que son dos géneros muy nuestros; sobre todo en las letras ya que cuentan dónde nacen, de dónde vienen”.


Alguna vez Ángel Vargas, famoso tanguero, cantó “yo soy de un barrio que vive aparte en este siglo de Neo-Lux”. Pero el barrio une, convoca y mezcla. De allí salieron los pibes de Agua Sucia y los mareados; de aquellas calles de las que hablaban las letras tangueras de antaño. Y la cumbia parece tener el mismo origen prejuicioso de aquel entonces. Ritmos tropicales y bandoneón suenan del arrabal a la villa. Pablo Lima, su líder y cantante, y Waly Fernández, guitarrista, cuentan el porqué de esta mixtura en la previa a su show del 12 de agosto en la cuarta edición del “Bondi Cumbiero”, en donde estarán tocando junto a “La Orquesta Fugitiva”.

_ “Porque canto así”… dice el track  número 2 del disco Del Arrabal a la Villa, ¿Por qué cantan así? ¿Cómo se les ocurrió mezclar la cumbia y el tango?

_Viene de “La Cumparsita”, que, cantada por Julio Sosa, es la que ésta relata y empieza diciendo: y mi voz entre sus sones dirá, dirá por qué canto así. Cuenta una situación de conventillo, de barrio. Quisimos trasladar eso a nuestra vida personal actual siendo que por nuestros padres hemos escuchado tantas veces esas canciones y decís “me está contando lo mismo que me pasa a mí”, quizás con cien años de diferencia pero habla de las mismas calles.

_ ¿De ahí el vínculo que decidieron entre la cumbia y el tango? ¿Ese vivir con cien años de diferencia?

_Sí, el principio del tango tiene más de cien años pero creemos que donde más se unen estos géneros tan populares es en que son dos géneros muy nuestros; sobre todo en las letras ya que cuentan dónde nacen, de dónde vienen. Los dos fueron muy criticados en su momento; bastardeados y menospreciados. Sin embargo hoy el tango es patrimonio cultural de la humanidad. Uno nunca sabe lo que pasa con la música popular y siendo que culturalmente, en nuestro país, tenemos esa resistencia a todo lo que es nuestro; nos criamos pensando que el tango era de llorones, el folclore aburrido y la cumbia era fácil. Sobre todo, vivimos en una sociedad de gente que vino de afuera, de inmigrantes, entonces nos comimos eso de que lo de Europa o Estados Unidos es mejor.

_ Este proyecto cumple un año, ¿cómo se dio esta conjunción de estilos? ¿cómo es la historia del bandoneón de su formación en vivo?

_En realidad esto nace porque yo venía tocando; vengo del palo de la cumbia. Pero a mis manos llegó una vez un bandoneón y la verdad es que “flasheé” muchísimo con el sonido, con el peso de la historia del instrumento. Ninguno tiene menos de sesenta años. El mío, por ejemplo,  tiene ochenta y uno dice “¡las milongas, las noches, que habrá tenido; y la gente que lo habrá tocado que yo ni sé!” y hoy nosotros lo estamos trayendo a la bailanta. Entonces la idea era formar algo entre estos dos géneros. Me puse a buscar músicos y aparecieron el guitarrista, el tecladista (“el chino”), Brian del Bueno.

_ El tecladista, un nombre literario…

_ ¡Chino García Márquez! No tiene apellido, no?

_Con ese apellido tenés tocar bien o fuiste…

_ Brian del Bueno también, tenemos cada apellido… que le decimos “el koh-i-noor”. Se fue dando una mezcla linda e interesante ya que somos pibes de barrio y, a su vez, se sumó gente que había estudiado música, que vienen de la facultad. Otros vienen de ser músicos callejeros.

_ Referentes de la cumbia de otra época manifiestan que, las de hoy en día, dejaron de escribir, de buscar una composición musical y que se perdió un poco esa identidad barrial…

_Creo que las cosas van cambiando. Me pasa un poco con lo de la cumbia pop. Tengo 34 años y  me crié escuchando Flor de Piedra. De hecho hicimos cosas juntos. En nuestro disco tenemos diez canciones y ocho son nuestras, con letras propias. En nuestra banda tenemos integrantes que tienen veinte o veintidós años y no ven tan trágica, como la veo yo, la cumbia pop. Lo que pasa es que ellos lo vienen escuchando desde sus quince o dieciséis y les es natural, no lo ven tan mal. Tal vez sea una cuestión de interpretación entre generaciones.

IMG_8228

_ ¿Alguna vez hablaste con algún tanguero, esos de pura cepa, y les mostraste lo que hacían? ¿Qué les parece a ellos esta mezcla?

_Hay algo que nos pasa que es muy “flashero” y es que es la primera vez que se hace algo de esto; cumbia con bandoneón y esos toques tangueros. Cuando tocamos en vivo, por ejemplo, nos pasa que hay gente grande que viene a escuchar una banda de cumbia y cuando ve que sacamos el bandoneón se acerca, les llama muchísimo la atención. Otra cosa que no nos esperábamos es que la gente joven, los pibes, también les prestan atención.

IMG_8218

Pablo Lima

_ ¿Les interesa meter un hitazo para empezar a sonar en más lugares? ¿cómo lo llevan? ¿se puede componer realmente libre?

_Hoy en día hay tres caminos en la cumbia; tenés la cumbia tradicional de la bailanta, la cumbia pop y una cumbia emergente, de mucha gente del palo del rock, de otra gente que se está involucrando, hay montones acá en Buenos Aires: Cumbia hasta el lunes, Kumbia Queers, La Delio Valdéz… hay un montón y no pasa solamente acá, pasa en Latinoamérica. Chico Trujillo no la encajás en una banda de cumbia de bailanta ni de pop, o La Nueva invasión del Perú; es como que hay un movimiento con la cumbia donde se fue integrando un montón de géneros y entonces eso hace que seamos un poco más independientes de aquello. Respecto a los “hits” la cumbia no tiene prejuicios en eso. Por ejemplo yo he escuchado bandas de rock que si hacen un tema más pegadizo te dicen “no! esto es re comercial!” y en la cumbia sucede que si es pegadizo es mejor. Lo bailamos, lo cantamos y encima se te pega. Como que no tiene esos prejuicios. Y si viene (el hit), que venga solo. A mí me encantaría, por ejemplo, estar en Pasión. Fui pero con Mala Fama. Me encantaría porque son lugares donde yo descubrí mucha música. Ahí, aunque hayan cosas que me gustan y que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s