colectiva9
Ph.: Colectiva Lohana Berkins

En febrero de este año nació en Buenos Aires la Colectiva Lohana Berkins, su nombre recuerda y homenajea a una trava poseedora de una fuerza y valentía únicas, que durante muchos años llevó adelante un gran trabajo en defensa de los derechos y la identidad de su comunidad. Derrocando a Roca entrevistó a Violeta Alegre, referente de la Colectiva, activista y escritora Diplomada en Género y Política, quien nos cuenta, entre otras cosas, cuál es la importancia de su activismo para luchar empoderadas, llenas de furia travesti, contra la estigmatización social y los abusos institucionales que se han agravado en el último período.

 Por Estefania Veronica Santoro @fanusantoro

La comunidad trans (travestis, transgéneros, transexuales) es una de las más afectadas por diversas formas de violencia, en gran parte debido a la escasa tolerancia y aceptación social. Según la investigación “La gesta del nombre propio” realizada por Lohana Berkins y Josefina Fernández, en nuestro país, más del 90 % de las personas trans sufren o sufrieron distintos tipos de opresiones: insultos, violencia física, toda clase de abusos por parte de la sociedad y las instituciones y la criminalización ejercida desde los noticieros de TV y los diarios que las asocian con actos delictivos y contribuyen a formar una valoración negativa en el imaginario social.

La Colectiva Lohana Berkins se conformó en febrero de este año, a través de una iniciativa autoconvocada por Marlene Wayar, Susy Shock, Duen Sacchi y Violeta Alegre. En palabras de sus creadorxs: “Es un espacio de militancia compuesto por travestis, trans, tortas, maricas, indixs, negrxs, con el acompañamiento de heterxs en fuga, no se trata de que se pongan en juego sus prácticas sexuales, su género, su objeto de deseo, su genitalidad, sino que todxs transformemos nuestros modos de vinculación. La colectiva es una nueva forma de hacer política, desde nuestras voces, nuestros saberes, nuestras necesidades y nuestro arte.”

13308150_952964081489232_3285962208312566316_o
Violeta Alegre – Ph.: Eric RT https://www.facebook.com/ericrt.ph/?fref=ts

_ ¿Cuáles fueron las primeras iniciativas que impulsaron a partir de la conformación de la Colectiva y qué importancia tiene para el activismo de la comunidad trans?

Luego de la conformación de la Colectiva decidimos adherir al paro convocado por ATE para aquel miércoles 24, gritamos juntas que el único techo de las paritarias serán los feminismos travas, trans y sudakas. Ahí mismo dijimos: ni un estatal menos, más cupo laboral trava. Porque sostenemos que sin las travas no hay revolución. Entre nuestros reclamos se puntualizan: la aplicación de la Ley de reparación, la implementación del cupo laboral trans, justicia por el travesticidio de Diana Sacayán y por cada crimen de odio, basta de travesticios/transfemicidios, basta de violencia Cisheteropatriarcal. Es muy importante que exista un espacio como la Colectiva, porque mantenemos una política desde el despojo, desde lo que no queremos ser, acá no nos tutela nadie, tampoco lidera nadie,  sino que se prioriza la voz trava/trans y cada decisión es acompañada y respetada. Es una construcción y un aprendizaje constante porque, reitero, es una nueva forma de hacer política, hay que darle tiempo pero la potencia y el lugar desde donde estamos abordando esta construcción sin duda da muchas gratificaciones y dará aún más frutos.

_ ¿Cuál es la situación actual de las compañeras trans que realizan trabajo sexual en La Plata?

En principio nosotras  hablamos de compañeras  trans y travestis en situación de prostitución. En estos últimos 4 meses, ha  recrudecido la violencia institucional por parte de miembros de la policía de la provincia de Buenos  Aires, la policía local del municipio de La Plata  y un sector de la justicia quienes arman  causas a las compañeras  de forma arbitraria. Como organización de la sociedad civil, desde OTRANS La  Plata, se han  presentado habeas corpus preventivos para resguardar la integridad de las  compañeras que se encuentran en las calles platenses en situación de prostitución, quienes vienen denunciando persecución, hostigamiento, violencia física y psicológica, amenazas, coimas, robos, y detenciones ilegales por  parte de los efectivos policiales.

El pasado 23 de marzo se nos notificó la sentencia del Dr. Atencio, titular del Juzgado de garantías N°1 de La Plata, informando que se había aceptado la presentación de un habeas corpus preventivo a favor de las compañeras mujeres trans y travestis migrantes que se encuentran en las cercanías de Plaza Matheu, la denominada  “zona roja” (HC 14/16). En dicha oportunidad la sentencia reconoció la situación de hostigamiento generalizado vivida cotidianamente por las amparistas, por parte del personal policial de la provincia de Buenos Aires que interviene en dicha jurisdicción. De esa sentencia, además, se extrajeron testimonios por la comisión de posibles delitos por parte del personal policial contra las amparistas, lo que derivó en la causa 13544/16 y 12381/16, que se investigan ante el mismo juzgado N°1 y el juzgado N°6 respectivamente.

colectiva7
Ph.: Colectiva Lohana Berkins

_ ¿Cómo se organizan para enfrentar la violencia policial en las calles?

Ante la indiferencia  del ejecutivo municipal, provincial y nacional, la organización OTRANS LA PLATA  ha generado tres líneas de acciones directas: entre las  mismas compañeras,  la conformación  de un grupo de abogadxs de organizaciones de DDHH  y  la intervención en las  calles  para el reclamo a través del Frente de Organizaciones TLGB de La Plata, Berisso y Ensenada (conformada por 28 organizaciones de diversidad sexo/genérica). Por un lado, creamos un grupo de whatsapp con los teléfonos de las compañeras porque si sucede algo en la calle, nos podemos comunicar en tiempo y forma por esa vía. Después avisamos a la línea 144 del Concejo Nacional de Las Mujeres para que rastreen a donde las llevan. En menos de 20 minutos sabemos a dónde están. Luego, un grupo de abogados se dirige a tribunales para presentar el habeas  corpus y el pedido de excarcelación.  Este grupo de trabajo de abogados está  conformado por una serie de organizaciones: La Comisión Provincial de la Memoria (CPM), La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos  (APDH) El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), La Asociación Miguel BRU,  La Red de Migrantes y Refugiados de Argentina, El observatorio de Minorías, UNLAM, CAREF y OTRANS LA PLATA y, por último, el Frente de Organizaciones TLGB de La Plata, Berisso y Ensenada, que, a su vez, está compuesto por varias organizaciones de la diversidad sexo genérica, de la sociedad civil, agrupaciones universitarias, sindicales, partidos políticos, entre otrxs. Allí se toman las decisiones para organizar los reclamos,  marchas, repudios e intervenciones artísticas en el espacio público, para poder visibilizar  la problemática  e instalarlo en la  opinión pública – agradezco a la compañera Claudia Vásquez Haro por la información otorgada de la situación en La Plata.

_ ¿Crees que la ampliación de derechos para la comunidad trans reducirá la estigmatización y discriminación constante que el colectivo sufre cada día en los ámbitos privados, públicos e institucionales?

Creo que los derechos se ampliaron en estos últimos años por la lucha de muchas compañeras que le pusieron el cuerpo y la vida para dejarnos sus construcciones en este camino que sigue su proceso. A esos derechos los entendemos antes de que estén, ahora es tiempo de garantizarlos, de ejecutarlos, de cambiar el ADN cultural para que lo entienda nuestra sociedad, de incluirnos como seres humanos con diferencias (como las tenemos todxs) y que no por eso que nos vulneren. No requerimos un marco de derechos especiales, no depende solamente de nosotras, hay que interpelar a la sociedad sistemáticamente para que comprendan, desestigmaticen, nos den voz y aprendan de nuestras experiencias que sin duda serán un aporte para entender al mundo de manera diferente, más amorosamente, sin tanta violencia. ¿Por qué digo esto? Porque nosotras irrumpimos desde la corporalidad y dejamos visible que una persona puede construirse o auto construirse en una identidad que no precisamente sea la que te asignan al momento de nacer, la sexualidad puede ser poliforma y no estática. Eso cuestiona fuertemente  a las ciencias duras, deja visible mercados, libertades, inclusive las alienaciones que sufrimos y nos ponen dentro de un sistema violento si no somos funcionales a ello. Eso sin duda te coloca en una posición obligada de auto cuestionar la propia identidad pero la resistencia es muy fuerte. Debemos gozar de una plena ciudadanía, con oportunidades, ya parece trillado tener que estar explicándonos a esta altura, pero es necesario.

colectiva
Ph.: Colectiva Lohana Berkins

_ ¿Cómo se enfrentan a un sistema de salud que las excluye por completo con  profesionales que no están capacitados sobre cómo tratar un cuerpo trans o  aconsejarles qué hormonas deben tomar? ¿Actualmente hay algún/a profesional de la salud capacitadx para ayudarlas y asistirlas?

El sistema de salud, como tantos otros, necesita capacitarse, incluir y entender la diversidad. Parece que tienen un manual universalizado de la salud sin comprender de que cada cuerpo está ligado a cada emoción y a lo vivencial, lo ideal sería que desde la formación tengan incluida a la diversidad, y no hablo solamente de cuerpos trans, hablo de entender a la salud desde otros lugares, en donde se tendría que implementar también: el contexto social, político, religioso, que sin duda repercuten en la salud. Hay equipos capacitados para las personas trans, que responden a las necesidades de quienes quieren o necesitan hacer transiciones y está muy bien que así sea, yo particularmente tengo una mirada crítica sobre ese tema, me pregunto: ¿Cuánto hay de esos estereotipos y construcciones sobre lo que es ser una mujer o un varón para llevar a una persona a someterse a intervenciones? ¿Cuántas de esas intervenciones nos ponen dentro de la hegemonía y perdemos el valor de nuestra propia identidad? Que claramente no siempre es la del varón o de la mujer, dejando bien en claro que el lugar en donde no queremos estar es el de la masculinidad, pero tampoco el de la mujer como única forma conocida de lo que es tener una feminidad, sino otro tipo de feminidades que fugaron de un lugar en donde mamá y papá nos dijeron “tenes que ser”, en donde en la escuela nos ponían de un lado o del otro hasta que llega ese momento en donde te vas, huís a la autoconstrucción sin entender mucho porque no hay contención ni educación para nosotras, solo te perturban y te violentan. En esa autoconstrucción hay una etapa en la que te desidentificás y ahí podés caer y creer en las propuestas que nos brinda este sistema, que en realidad no nos incluye, solo nos posiciona en unos pocos lugares que repercuten en que aun nuestro promedio de vida sea de 35 años.

fotodelacolectiva
Ph.: Colectiva Lohana Berkins

_ Desde la asunción del nuevo gobierno, cuyos funcionarios tienen una marcada postura de rechazo y discriminación hacia la comunidad trans ¿hubo retrocesos frente a la Ley de cupo laboral trans aprobada el año pasado y otras conquistas alcanzadas durante estos años de lucha?

Lógico, hay un retroceso porque solamente se está gobernando para un sector de la población. Se vaciaron y precarizaron servicios públicos de salud, se intenta desmantelar la educación pública, vaciar programas sociales, encarecer el transporte, favorecer la escalada inflacionaria del precio de los alimentos, etc. Esto precariza aún más nuestras vidas y nuestra seguridad. Históricamente, nuestra inseguridad es generada también por las fuerzas de seguridad que nos hostigan en la calle “averiguando nuestros antecedentes”, que nos detienen, roban dinero, torturan, abusan, matan. El retroceso es muy fuerte, en lo laboral están despidiendo cantidades de personas por día, imagínate para nosotras que aun peleamos por ese 1% que pretendemos en espacios laborales dignos.

_ ¿Qué significa para una mujer trans querer estudiar una carrera universitaria o terminar sus estudios secundarios y qué beneficios trajo el Bachillerato Popular Mocha Celis?

Significa empoderarnos, irrumpir en espacios en donde no estamos visibilizadas y que hasta nos hicieron creer que no eran para nosotras, pretendiendo mantenernos en la ignorancia y en la desvalorización. El empoderamiento nos cuesta, porque transitamos por el espacio público con constantes violencias, en la mayoría de los casos con exclusión familiar, con exposiciones en donde salir ilesa es casi un milagro, en muchos casos la infancia queda cercenada, te tenés que hacer “adulta” en un sistema que te dice que solo tenés que poner tu cuerpo sexuado, estereotipado, “solo la ronda de esperar el auto que frene y tire esos  pesos mugrientos para pagar la pensión”, diría Susy Shock. La educación empodera, y hay que invitar a todxs nuestrxs compañerxs a que se animen a transitarla, dignifica, nos da herramientas para entendernos primero a nosotrxs mismxs y poder hacerlo con el resto y desde ahí dar batalla. Las Universidades están incorporando las temáticas de géneros con diversidad ya sea desde extensiones universitarias, programas, lazos con bachilleratos populares. El Bachillerato Popular Mocha Celis trajo muchísimos beneficios ya que empodera a las compañeras más allá de educarlas, porque también se forman políticamente y se asumen como sujetxs de derecho. Es un espacio en donde muchxs compañerxs se encuentran desde lo vivencial. Esa es la verdadera educación, la sistematización de lo vivido.

colectiva2
Ph.: Colectiva Lohana Berkins

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s