13233049_10209526616779756_4237566768615150961_n

Acostumbradxs a verlo, a lo largo de nuestra trayectoria educativa desde el nivel inicial hasta el nivel secundario, a través del bronce reservado a los próceres o en una lámina como uno de los secretarios de la Primera Junta de Gobierno, en esta nota compartimos un perfil sobre el que poco se ha profundizado, la figura de Mariano Moreno a través del análisis de un documento de su autoría: el Plan Revolucionario de Operaciones.

Por Pablo Lescano @fu_ser1928


Negado durante más de un siglo e ignorado en los manuales escolares, generando controversias en el campo de la historiografía acerca de su veracidad o no, el Plan de Operaciones permite observar el pensamiento político del secretario de la Primera Junta de Gobierno, nacida el 25 de mayo de 1810, luego de que el ejército napoleónico hubiese invadido España y resultara apresado al rey Fernando VII en 1808. De esta forma quedaba un vacío de poder que generó una disputa entre los más radicalizados que se manifestaban a favor de la ruptura del  pacto colonial y aquellos moderados que juraban lealtad al monarca. Lo cual formaba parte de un conflicto mucho más amplio: entre un liberalismo pujante que se encontraba librando batallas con el fin de imponer un nuevo orden frente a la decadencia y agotamiento del absolutismo.[1]

En ese contexto, persiguiendo el fin de poseer un plan que orientara el rumbo de su actividad, la Junta encargó a Mariano Moreno la redacción del documento. El mismo es presentado el 30 de agosto de 1810 con el objetivo de unificar las acciones del Gobierno Provisional. En él, Moreno plasma las ideas y las medidas que considera necesario aplicar para terminar declarando la independencia con respecto a España: “Plan de las Operaciones que el Gobierno Provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata debe poner en práctica para consolidar la grande obra de nuestra libertad é independencia”.

13240542_10209526629260068_3438508361611688645_n

El contenido

El documento se encuentra compuesto principalmente por nueve puntos: 1) Conducta Gubernamental. 2) Sublevación de la Banda Oriental. 3) Relaciones con España. 4) Conducta hacia Portugal e Inglaterra. 5) Relaciones secretas con los agentes en el interior para consolidar el nuevo sistema. 6) Formas para fomentar los fondos públicos para los gastos de guerra y creación de industrias. 7) Relaciones secretas de los agentes de Portugal e Inglaterra. 8) Trabajo de los agentes para sublevar a las provincias del Brasil 9) Medios a adoptarse para la conquista de Río Grande y demás provincias del Brasil.

A lo largo de los nueve puntos mencionados anteriormente, se puede observar temas como los siguientes: el terror como medio para gobernar, la igualdad, el rol de los medios de comunicación, las relaciones con Inglaterra y España, las ideas proteccionistas, la insurrección popular, entre otros.

El terror como medio para gobernar

Es notoria la influencia que ejerció en Moreno el pensador contractualista ginebrino Jean-Jacques Rousseau[2]. Donde mejor se puede observar el legado de este último es en la Revolución Francesa, más precisamente en las figuras de los jacobinos Maximilien Robespierre, Louis de Saint-Just y Jean Paul Marat, quienes se definían como exponentes del pensamiento rousseauniano. Durante el período de la Revolución Francesa (1792-1794)[3] en el que los jacobinos condujeron los destinos de la República, la Revolución vivió su fase más radical. En efecto, quienes eran los defensores de la voluntad general, uno de los conceptos centrales de Rousseau, teniendo a su disposición la “fuerza compulsiva universal” (en otras palabras, el monopolio de la violencia estatal) que el ginebrino había soñado para combatir a las reacias voluntades privadas, los jacobinos consideraron conveniente desarrollar un Régimen del Terror que permitiera doblegar a todos aquellos que no se sometieran a la voluntad general. En efecto, aquellos considerados sospechosos de atentar contra la voluntad general eran juzgados por los tribunales revolucionarios y posteriormente recibían castigo en la guillotina. El pico máximo del terror fue la ejecución del rey Luis XVI y la reina María Antonieta en 1793.

Moreno no desconocía estos acontecimientos. Por el contrario, se inspiró en ellos y con respecto al primer punto, acerca de la conducta gubernamental, el terror ocupa un lugar preponderante. Para él, en una revolución se debe gobernar con el terror. ¿Por qué se debe gobernar con el terror? Desde su óptica, el hombre es hijo del rigor y cuanto más duro se pueda ser con aquellos a los que se tiene que gobernar, más se someterán. Según el secretario de la Primera Junta hay tres clases de hombres: la primera, los adictos al sistema que se defienden; la segunda, los enemigos declarados y conocidos; la tercera, los silenciosos espectadores, que manteniendo una neutralidad, son realmente los verdaderos egoístas. En el apartado 5 del artículo 1 recomienda los pasos a seguir con respecto a los segundos: “la conducta más cruel y sanguinaria con los enemigos de la causa… la menor semiprueba de hechos, palabras, etc., contra la causa debe castigarse con la pena capital, principalmente si se trata de sujetos de talento, riqueza, carácter y alguna opinión”.

Igualdad versus propiedad privada

Continuando con la influencia que Rousseau ejercía sobre Mariano Moreno, otro concepto angular en el pensamiento del primero es el de igualdad, que aparece en contradicción con un concepto central de la tradición liberal: el de propiedad privada. En El contrato social, obra destacada del ginebrino y traducida por Moreno, esta contradicción se puede observar de la siguiente forma: “El primer hombre a quien, cercando un terreno, se le ocurrió decir: Esto es mío y halló gentes bastante simples para creerle fue el verdadero fundador de la sociedad civil. ¡Cuántos crímenes, guerras, asesinatos; cuántas miserias y horrores habría evitado al género humano aquel que hubiese gritado a sus semejantes, arrancando las estacas de la cerca o cubriendo el foso: <<¡Guardaos de escuchar a este impostor; estáis perdidos so olvidáis que los frutos son de todos y la tierra de nadie!>>” En el apartado 1 del artículo 6, el Plan de Operaciones retoma lo expuesto anteriormente de la siguiente manera: “…es máxima aprobada, y discutida por los mejores filósofos y grandes políticos, que las fortunas agigantadas en pocos individuos, a proporción de lo grande de un estado, no sólo son perniciosas, sino que sirven de ruina a la sociedad civil, cuando no solamente con su poder absorben el jugo de todos los ramos de un estado, sino cuando también en nada remedian las grandes necesidades de los infinitos miembros de la sociedad…”

Política y economía

Por otra parte, en materia de política exterior el análisis se puede dividir en dos: una parte propiamente política y la otra económica. En materia política se puede ver en el Plan la existencia de una relación triangular entre las Provincias Unidas del Río de la Plata, Inglaterra y España. En donde las primeras necesitan de la aprobación y la protección inglesa para proceder a la ruptura de la colonización española. Dicha operación debía ser de carácter secreto y encubierto para no generar una reacción española adversa que condujera todo a un fracaso. De esta manera lo afirma en el apartado 1 del artículo 7: “En cuanto (…) a la conducta que debemos observar con estas dos naciones (Inglaterra y Portugal), añadiré que tanto el desempeño de aquéllas como el de las demás sobre este particular deben ser ejercidos por dirección y conducto de conocidos talentos, no omitiéndoles la contribución, ni dejando de asistirles con cuantos intereses sean necesarios, para persuadir y apoyar nuestros intentos, siempre por delante con las consideraciones y propuestas de intereses benéficos que les deben resultar, para poder merecer la protección que necesitamos, principalmente de la Inglaterra, mediante a que conocemos en dicha nación, en primer lugar, ser una de las más intrigantes por los respetos del señorío de los mares…”

Respecto a la cuestión económica, a diferencia de lo que se pudo observar sobre lo político, va a proponer un marcado proteccionismo como también un intervencionismo, dándole un papel protagonista al Estado en la planificación económica. Aquí aparecen propuestas interesantes: trabar las importaciones suntuarias, el control estatal del crédito y las divisas, como también la confiscación de las fortunas parasitarias. En el apartado 4 del artículo 6 expresa el proyecto económico que piensa para las Provincias Unidas del Río de la Plata: “En esta virtud, luego de hacerse entender más claramente mi proyecto, se verá que una cantidad de doscientos o trescientos millones de pesos, puestos en el centro del Estado para la fomentación de las artes, agricultura, navegación, etc., producirá en pocos años un continente laborioso, instruido y virtuoso, sin necesidad de buscar exteriormente nada de lo que necesite para la conservación de sus habitantes, no hablando de aquellas manufacturas que, siendo como un vicio corrompido, son de un lujo excesivo e inútil, que deben evitarse principalmente porque son extranjeras y se venden a más oro de lo que pesan…”

La función de los medios de comunicación

Periodista como lo era, creador del periódico La Gaceta para transmitir el posicionamiento del Gobierno Provisional, a inicios del siglo XIX Moreno creía profundamente en el poder de los medios de comunicación como formadores de opinión pública. La problemática, en la que nos encontramos plenamente inmersos en la realidad actual, no se encuentra ausente en el Plan de Operaciones. Por el contrario, en la introducción al documento escribe una frase que parece encerrar un cierto rasgo premonitorio como también una agudeza para adelantarse a los tiempos que vendrán: “…los pueblos nunca saben, ni ven, sino lo que se les enseña y muestra, ni oyen más que lo que se les dice.”

13245506_10209526620859858_4570539340278988889_n

Con el objetivo estratégico de fortalecer la posición de la Primera Junta y ganar adeptos a su causa más allá de las Provincias Unidas del Río de la Plata, esto es la Banda Oriental y Río Grande do Sul en Brasil, a lo largo de los artículos 2, 8 y 9 Moreno propone anexar ambos territorios pero no hacerlo por medio de la fuerza. En otra clara muestra de adelantamiento a su época, el primer paso para una anexión sería mediante una insurrección popular promovida por “agentes mandados en clase de comerciantes” que distribuirían ejemplares de La Gaceta haciendo “los elogios más elevados de la felicidad, libertad, igualdad y benevolencia del nuevo sistema y del envilecimiento del anterior”. Quedando de esta manera expuesta la función desarrollada por los medios de comunicación, necesarios según Moreno como una herramienta que propiciara la ruptura de la hegemonía colonial y así proceder a la declaración de la independencia: “Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía.”

A lo largo del Plan de Operaciones se puede observar el desarrollo tanto de temas como de conceptos sumamente interesantes y avanzados para el contexto en el cual se escribe y que incluye muchos de los debates que se darían posteriormente y continúan vigentes en la actualidad. También el documento es una muestra de las divergencias de posiciones adoptadas al interior de la Primera Junta de Gobierno, en donde Moreno aspiraba a generar cambios profundos en la sociedad. Por cierto, debido al fatal desenlace que tuvo en alta mar, nunca pudo ver materializados esos cambios. Y al respecto, muchos historiadores coinciden que su muerte fue lo que relegó al Plan a su posterior olvido, triunfando así las posiciones más moderadas al interior del Gobierno Provisional.


[1] http://www.historiasiglo20.org/HE/9.htm

[2] http://www.quedelibros.com/autor/2257/Rousseau-Jean-Jacques.html

[3] http://www.ceip.org.ar/Cronologia-de-la-Revolucion-Francesa

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s