marcha_6

Hace 8 años que los veteranos del TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur) son ignorados, exigen ser reconocidos como combatientes de la guerra de Malvinas. Hace 8 años que acampan en Plaza de Mayo para visibilizarse y dejar en claro que cumplieron funciones de defensa y vigilancia en bases militares de la costa patagónica. Para el Estado no alcanza con haber pasado frío, hambre, castigos de sus superiores y la experiencia traumática de estar en riesgo de combate. Derrocando a Roca fue a su encuentro para charlar sobre su historia de lucha.

Por Nati Aue y Carlos Sanabria @hayquearar

Ph.: Nati Aue Pharu Fotografía


“34 años ocultados” dice una bandera en el acampe de los veteranos del TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur) que llegó a los 2955 días. Luchan por ser reconocidos como combatientes de la guerra de Malvinas, y por los honores y beneficios que conllevaría ser considerados ‘veteranos de guerra’. El cambio de gobierno no genera ilusión en quienes acampan hace 8 años en Plaza de Mayo. Implica volver a empezar, a fotocopiar los mismos papeles, a redundar en lo ya explicado. Saben que hoy les explicarán “que recién llevan 100 días” y que “todavía todo no se puede resolver”. También imaginan las excusas del mañana. “A esa gente siempre la bicicletean” define de manera precisa Adolfo Pérez Esquivel.

“Si nos vamos a morir acá, por lo menos que tengamos un lugar digno donde no pasemos frío o calor”. La frase retumbó en medio de la cobertura mediática de emergencia, esa que corrió desesperada, que intentó comprender poco, que se indignó, juzgó y se fue tan rápido. Era octubre del 2015 y todavía no se habían cumplido los 8 años de acampe cuando decidieron iniciar en la Plaza de Mayo la construcción de un refugio de material. No era la primera medida para llamar la atención de los medios de comunicación y por ende de la población. Previamente, el acampe TOAS intentó visibilizarse con cortes de calles, protestas frente al Ministerio de Defensa, una huelga de hambre que duró 50 días, y una toma simbólica de la ‘Torre de los Ingleses’ en Retiro. El pozo de un metro de profundidad y el cemento sobre el pasto que hizo estallar la moralina de los opinólogos de turno, fue la reafirmación de que no se irían de la Plaza de Mayo hasta que su situación no se resuelva. Todavía esperan.

¿Por qué ex combatientes a pesar de que no estuvieron en las Islas Malvinas? Los veteranos del TOAS cumplieron funciones de defensa y vigilancia en bases militares de la costa patagónica. Argumentan que el escenario de la guerra fueron las islas, el espacio aeronaval circundante y una franja de la costa de Trelew hacia el sur, que fue donde se emplazaron las bases aéreas desde dónde se atacó a la flota británica. “Todos los barcos dañados, que fueron veintidós, cinco de los cuales están en el fondo del mar, fueron atacados por la aviación desde el continente. Nosotros les dimos seguridad y defensa a esas bases, sino los comandos británicos hubieran destrozado aviones y pistas. Hubiera sido imposible el conflicto, es decir, sostener la recuperación de las islas, y en una semana hubiéramos tenido que entregarlas”, afirma Tulio Fraboschi, uno de los referentes del acampe.

De los 649 muertos en la guerra que se recuerdan cada 2 de abril y que están en Darwin y en el cenotagio de Plaza San Martín, 17 murieron en la Patagonia. Diez murieron en un helicóptero que estaba operando en Caleta Olivia, y otros siete en accidentes operativos. “¿Qué nos diferencia? ¿Había que esperar morirse para lograr el reconocimiento?”, se pregunta Fraboschi.

marcha_3

La ley 23109 reglamentada en 1988 es la que otorga beneficios a los veteranos de guerra del Atlántico Sur. Allí se considera “Veterano de Guerra” a los “ex – soldados conscriptos que desde el 2 de abril al 14 de junio de 1982 participaron en las acciones bélicas desarrolladas en el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur, cuya jurisdicción fuera determinada el 7 de abril de dicho año y que abarcaba la plataforma continental, las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y espacio aéreo correspondiente”. En la ley se aclara también que “Cada Fuerza Armada asignará, según sus registros, la calificación de Veterano de Guerra”.

Quienes acampan proponen modificar la Ley 23.109 incluyendo a quienes hayan participado total o parcialmente en forma continua o discontinua en las acciones bélicas desarrolladas en el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur y en la Zona de Despliegue continental. Por un lado, el reclamo de los veteranos del TOAS se sostiene porque consideran que estuvieron en riesgo de combate. Según el derecho internacional, es veterano de guerra quien haya estado en zona de riesgo de vida, la cual no se define por el grado de protagonismo o por haber recibido fuego enemigo, sino que cualquiera que haya cumplido ordenes de guerra, de defensa o vigilancia debería ser considerado “veterano”, ya que corrían el peligro de ser atacados. Argumentan que si se considerara ‘veteranos de guerra’ solo a quienes entraron en combate, 5000 soldados capturados en las islas que nunca recibieron fuego enemigo no deberían ser caracterizados de esa manera. A su vez, afirman que la “trampa” del decreto sancionado durante la presidencia de Ricardo Alfonsín es que se considera que la plataforma continental arranca en la orilla del mar, o sea en el continente sumergido, “era la zona que nosotros patrullábamos cumpliendo la orden de defensa y vigilancia del litoral marítimo. Pero si decís que el ejército patrullaba arriba del agua no es cierto, no operamos adentro del agua. Transitábamos la orilla, de esa manera excluís del Teatro de Operaciones a las bases aéreas que estaban a dos kilómetros”, relata Fraboschi.

El reclamo del acampe TOAS generó críticas y recelos de los ex combatientes que estuvieron en las Islas Malvinas. Reinaldo Arce, titular de la Federación de Veteranos de Guerra de la Provincia de Buenos Aires, lo definió como “una estafa moral al pueblo argentino y a los compañeros caídos en Malvinas”. A su vez catalogó que “ex combatiente es quien entró en combate” y que no se opone a algún tipo de reconocimiento estatal de los soldados del TOAS, pero como “movilizados”, un rango jerárquicamente inferior al de quienes estuvieron en las islas. Como si el hambre y el frío hubieran sido otro. Como si los estaqueos y castigos de los superiores hubieran sido diferentes.

marcha_22

Los veteranos del TOAS no viven en la carpa instalada hace más de ocho años en la Plaza de Mayo. Hacen guardias rotativas para proteger el lugar. Juegan al truco, toman mate y se explican cotidianamente las razones por las cuales están allí. Y entre la bronca, la impaciencia y la poca esperanza que les queda, discuten cada día sobre las estrategias a seguir. Muchísimos mates que debieron ser compartidos con sus familias fueron cebados en el acampe. Eligen estar ahí porque necesitan escuchar y ser escuchados por sus compañeros. En sus espaldas hay historias similares, pérdidas y decepciones que solo quienes son negados e invisibilizados pueden entender. Los asados de los domingos son una constante en el acampe, que también se suele llenar de abrazos en algún cumpleaños.

toas_15

“Estando acá nos deterioramos, envejecemos, se puede ver en las fotos cómo éramos cuando empezamos el acampe y cómo nos vemos ahora”, relata Jorge. Junto a sus compañeros no entiende por qué no son reconocidos. Si, esos pibes de zapatillas y vestidos de verde en el sur son ellos, pero el acampe se ha vuelto invisible a ojos cotidianos, como si estuviera cubierto por un manto de oscuridad en, quizás, el lugar más visible de la Argentina. Cada día los cansa más contar quienes son y por qué están ahí. 18 años tenían cuando empezó esta etapa de sus vidas que ansían cerrar. Son ex combatientes, son parte de la historia.

12528788_10206407765736278_1333358423_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s