20160316_074636

“Filosofía para principiantes”, “filosofía sin seriedad”… No nos pusimos de acuerdo en el nombre de este espacio mensual desde el cual se propone compartir y debatir pensamientos, conceptos y sensaciones de distintos conceptos filosóficos. En esta primera entrega los autores indican desde dónde parten:  Gilles Deleuze y Félix Guattari son los protagonistas.

Por Demian Casaubon y Esteban Peñin


Momento cero: La filosofía según Deleuze y Guattari

Deleuze y Guatari hacen de la filosofía un arma de guerra, una máquina capaz de provocar en aquellos que se asoman en su espesura, un despabilamiento y desconcierto intempestivos que nos obliga a salir, aunque más no sea por un momento, del sopor de nuestro tiempo; y a su vez, una reconceptualizacion que pone a la filosofía, ya no como un intento totalizador más, sino como un complejo coctel  capaz de armarnos hasta los dientes y desafiar al pensamiento de  todo intento de subsunción y sometimiento. Es que si como afirman estos dos interesantes personajes que trazan sobre el plano filosófico un verdadero collage de conceptos, están en busca de aliados, basta asomarse a sus primeros trazos para verse arrollado por miríadas de detonadores que, con un guiño cómplice,  estos dos guerrilleros del concepto despertarán.

deleuze-and-guattari2

Inmiscuirnos por los pliegues de Deleuze y Guatari es adentrarnos  en  un escabroso hormiguero  de una filosofía densa, espesa, desoladora por momentos, incómoda y provocadora, pero que a su vez, nos invitan a transitarla en su inestimable  compañía, y en la de aquellos que desconfían de todo ordenamiento jerárquico y disciplinante.

Los libros publicados por estos dos amigos filosóficos son extraños, difíciles; escapan a la órbita tradicional de la exposición, la argumentación y la discusión.  Dicen en Rizoma: “Nunca hay que preguntar qué quiere decir un libro, significado o significante, en un libro no hay nada que comprender, tan sólo hay que preguntarse con qué funciona, en conexión con qué hace pasar o no intensidades…”[1]

Son pensadores de la multiplicidad, de lo singular, de lo inmanente, de la diferencia…

El universo de Deleuze y Guattari es amplio, rizomático[2], potente, recomendable, pero en esta invitación quisiera centrarme en el último libro que compusieron juntos: ¿Qué es la Filosofía?

 deleuz10

¿Qué es la Filosofía?

Éste texto no es sólo un mensaje a transmitir, es una toma de posición, en el que dos plumas ya maduras, filosas, mordaces, deciden, ya en su atardecer, preguntarse por ese concepto en el que se han sumergido y empapado toda su vida, disuelto, fusionado y vueltos otros: la Filosofía.

Tradicionalmente se entiende que la filosofía observa, reflexiona y comunica (ellos lo relacionan con la concepción del pensamiento antiguo, moderno y contemporáneo). Pero para nuestros convocados la acción que realizan los filósofos no es ninguna de esas.  Estamos acostumbrados (demasiado acostumbrados) a entender a la Filosofía como un ámbito de discusión, de argumentación. No. “La Filosofía aborrece las discusiones”[3], dicen.

Esta idea es un poco extraña. Para el pensamiento más antiguo es imposible: el mundo está ahí, objetivamente, hay que observarlo, descubrirlo, explicarlo.  Sin embargo Deleuze y Guattari van más allá.

 20160316_074712

La tarea de los filósofos

La tarea de los filósofos no tiene nada que ver con lo racional, con lo argumentativo. Su misión es crear conceptos y estos conceptos son intensivos. Según su terminología son ordenadas intensivas en un plano de inmanencia. Cuando se trata de conceptos importa la posición, no la razón,  ni la verdad.

 “…el concepto se define por la inseparabilidad de un número finito de componentes heterogéneos recorridos por un punto en sobrevuelo absoluto a velocidad infinita”[4]. Ese punto que sobrevuela es el que le dará una de las características fundamentales: endoconsistencia y esa velocidad infinita proviene de la velocidad del pensamiento.

Si bien las palabras son extrañas (definitivamente extranjeras a la filosofía “tradicional”) probablemente alguna vez hayamos sentido que hay conceptos que son intensos, o que nos transmiten intensidades. Sin duda hay conceptos que nos mueven a luchar, a obedecer, a levantarnos, a ser más felices; y también hay conceptos consistentes en sí mismos (endoconsistencia) y consistentes en relación a otros conceptos (exoconcistencia).

Otro elemento mencionado en el libro es el Plano de Inmanencia, uno de los elementos del plano de inmanencia es  la imagen del pensamiento. ¿Qué imagen tenemos del pensamiento? ¿Qué pensamos que es pensar?

Claro que todo esto es muy abstracto y complejo pero necesario para presentar el plan, la estrategia de las próximas notas.

La Filosofía no observa, no reflexiona, no comunica, no discute, no argumenta. Crea (conceptos) traza (planos de inmanencia) e inventa (personajes conceptuales):

 “La Filosofía es una actividad de creación, ella crea conceptos y los conceptos son una especie de pasarela tendida sobre el abismo del caos. Solo los amigos, solo aquellos que se comprenden sin necesidad de debatir, de objetar, de ponerse de acuerdo, pueden caminar a lo largo de esta pasarela”[5], (comenta el filósofo italiano Franco Berardi (Bifo) en su libro sobre Guatari apropósito de la obra en cuestión.)

El capítulo final de ¿Qué es la Filosofía? se llama Conclusión: del Caos al Cerebro. En esta conclusión Deleuze y Guattari presentan a la filosofía, la ciencia y el arte como caóideas, (tal vez) modos de salvarnos del caos.

¿Qué es el caos? No lo definen.

Podríamos adivinar que está relacionado con nuestro modo de vivir, con este mundo caótico (no por lo desordenado (al contrario, tal vez demasiado ordenado a veces) sino por  lo veloz, lo extraño…). Probablemente estas tres caóideas intentan crear sentidos, aunque sean provisorios…

Desde esta concepción particular de la Filosofía es desde la cual invitamos. Compartir conceptos, intensidades, una entrega por mes. Entre los conceptos que pensamos están:

Biopolítica (Foucault)

Régimen de producción farmacopornográfico (Paul B. Preciado)

Experiencia (Agamben)

Panoptismo (Bentham, Foucault, Preciado)

Lugar y Sitio (Jean Luc Nancy)

Desierto (Tiqqun)

Ni verdades ni razones. Herramientas. Intensidades. Potencias. Destellos, como escopetazos en una noche obscura.

cropped-deleuze-et-guattari


[1][1]Deleuze, G. y Guattari F. Mil Mesetas, Capitalismo y esquizofrenia. Ed. PRE-TEXTOS. Valencia. 2006. Pag. 12

[2]Desjerarquizado, descentrado, en el rizoma cualquier punto puede conectarse con cualquier otro, y debe serlo; por el contrario, el árbol y la raíz fijan siempre un punto, un orden.

[3]Deleuze. G. y Guattari F. ¿Qué es la Filosofía? Editora Nacional. Madrid. 2002. Pag. 34

[4]Ibid. Pag. 27

[5]Berardi, F. Felix. Narración del encuentro con el pensamiento de Guattari. Cartografía visionaria del tiempo que viene. Ed. Cactus. Bs. As. 2003

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s