Conjunta.jpg

El sábado 27 en La Comunidad del Sótano, quienes hacemos Derrocando a Roca estaremos realizando una fiesta titulada “Tiramos a Roca por la Ventana”. La noche arrancará con música en vivo gracias a las visitas de Rodia y Club Artístico Libertad. Bajo la premisa de unir bandas de estilos distintos pero que sin dudas conectan con nuestro proyecto, entrevistamos a Matías Álvarez (Rodia) y Demian Casaubon (Club Artístico Libertad), quienes opinaron sobre nuestra movida y la importancia de reunirse en espacios que lleven adelante las banderas de la autogestión.

Por Carlos Sanabria @hayquearar y Javier Chateau @JaviChateau

Ph Pharu Fotografía


Rodia está cumpliendo 11 años de vida. Es una banda de hardcore melódico, que tiene cuatro discos, uno en vivo y tres en estudio, siendo Caleidoscopio su último trabajo en el año 2014. Se presentarán en la fiesta “Tiramos a Roca por la Ventana” con un formato novedoso: acústico, un terreno diferente para esta banda que entiende de válvulas, de pelearse por el volumen arriba del escenario. Entrevistamos a su cantante y letrista, Matías Álvarez.

NOTA 1_6
Matías Álvarez, cantante de Rodia

Club Artístico Libertad nació en el año 2009, ofrecen un repertorio de canciones republicanas de la guerra civil española. Han tocado en diversos lugares, desde el Centro Cultural Caras y Caretas o la Biblioteca Nacional, hasta asambleas y lugares de militancia. En el año 2009 editaron su primer disco, “Rojo y Negro” y actualmente están preparando el segundo. La banda consta de piano, bandoneón, saxo, clarinete, gaita, flautas, percusión, guitarras, baterías y la voz. Entrevistamos a su cantante, guitarrista, coordinador y gestor de la idea, Demian Casaubon.

NOTA 1_5
Demian Casaubon, de Club Artístico Libertad

Autobiografía

 _ Nos gustaría que se presenten ante un público extraño, ante quien no los conoce y se encontrarán con ustedes por primera vez el 27 en La Comunidad del Sótano.

Demian: _ En Club Artístico Libertad tratamos de no trabajar con canciones de autor, sino con canciones de trinchera del periodo del 36 al 39, y las reversionamos con aportes de los recorridos musicales de cada uno, ya que algunos venimos de bandas de rock, otros de conservatorio, y también de distintos lugares de la música popular. Es algo bien visceral, bien de adentro, te encontrás con jazz, tango, rocanrol, hay una cumbia… La invitación es a pasar un buen momento, porque no hacemos el Club Artístico Libertad desde un lugar melancólico, como diciendo “uh, las canciones de la guerra civil, mirá…”, te encontrás con canciones que tienen actualidad. Por ejemplo, el tema que reversionamos en cumbia, al buscar de donde salió, encontramos que se cantaba más allá de la guerra civil, durante la dictadura de Franco. En esa época de penurias tremendas los obreros después de cobrar la quincena cantaban “sin pan, sin pan y trabajar…”, y el otro día la estábamos tocando y decíamos, esto tiene una actualidad tremenda, y nos pasa con un montón de las canciones.

 _ ¿Recuperar esas canciones también le da otro sentido más allá de una derrota política en el contexto en el cual surgieron?

Demian: _ Cuando pensaba lo que hacemos, tiempo atrás le comentaba a un compañero, “bueno, pero al final, los republicanos, la gente de izquierdas perdimos”, y el me decía que no, que esto es como el triunfo, como esa hierba que va creciendo rompiendo un poco la ciudad, la resistencia. Me gusta un poco la filosofía, y hay un filósofo alemán, Friedrich Nietzsche, que habla de los distintos tipos de historia, la historia de museo por un lado, y la historia viva por otro, la que te sirve para hacer otra cosa, como si fuera una historia del futuro, me parece que un poco el Club transmite eso… Podríamos haberlo hecho desde un lugar muy comercial, acartonado, pero tocar en lugares como este, La Comunidad del Sótano, para programas de radio como el de ustedes, resignifica. ¿Entienden? No es una cuestión meramente histórica, pasa a ser otra cosa.

Matías: _ Rodia tiene un montón de necesidades que van más allá de componer una canción, o bien ponen al hecho de componer una canción del lado de generar significado. Nuestra propuesta no es quedarnos con el significante vacío, la cáscara, tatuarnos todo el brazo, ponerse expansores en las orejas, una seguidilla de notas, la melodía que pega… Además de eso, que es por supuesto una consideración estética necesaria, vamos por lo que está por detrás, y lo que está por detrás no está tan por detrás, lo que nos une es lo que ponemos adelante, y si lo ponemos ahí es porque significa algo. Estos espacios para nosotros son novedosos como banda, porque somos una banda de hardcore melodico, y ojalá continúen para que se nos sigan abriendo caminos en lo artístico, en lo musical, y en lo personal, porque uno se enriquece solo conociendo. Me monto en algo que decía Demian, sobre las fuerzas vivas de la historia: cada recital para mi es una oportunidad para hacer y decir algo. Decía Freire que la realidad no es así, sino que está así, depende de nosotros hacernos cargo y modificarlo. Cada vez que tocamos surge la oportunidad de decir algo, y de ser lo más coherentes posibles, porque las contradicciones forman parte de la vida. Para que se entienda, tocar acá significa tanto como estar tocando o más importante que estar en el Teatro Vorterix… Cuando pequeños hechos se conectan y forman un acto comunal, algo colectivo, y ahí es donde está mejor. Nos vamos a presentar en un formato acústico, que no es el natural para nosotros. Sin embargo, nos dedicamos con la banda en este tiempo a hacer versiones acústicas y grabarlas, por lo que este año vamos a presentar material nuevo con una concepción diferente de un disco tradicional.

 Comu sotano

Ser y hacer música

 _ ¿Cómo viven la actualidad de sus bandas? El laburo autogestivo, organizarse para tocar…

Demian: _ Primero que nada, y habiendo participado de otros proyectos musicales, tiene mucho valor y es un acto de rebeldía, un acto político fuerte, el compromiso de composición. Teniendo 30, 40 años, se espera de nosotros que hagamos otra cosa, la sociedad espera otra cosa, que no sigamos tocando, sino que estemos en casa, viendo la tele, en que se puede invertir el aguinaldo… Entonces el hecho de juntarnos, ensayar, es ya un acto político, de rebeldía, y es algo que está bastante desgastado, porque las composiciones que se nos vienen en el campo de la música más comercial son el “piki piki piki” o el “ella me paró en un taxi”, que es lo que se consume por default. Entonces estar tratando de decir otra cosa, es un acto político con una fuerza tremenda.

Matías: _ Es un acto de resistencia, estás contrarrestando el curso que se presenta como natural, a las vidas malcalcadas que vivimos todos. Hay una canción de Rodia, (recomiendo la banda, ja), que se llama la Rabia y la Poesía, que habla de eso, del acto de resistencia que puede ser escribir una letra.

 NOTA 1_11

El arte y lo político

 _ Son bandas que en sus composiciones, letras, no esquivan a lo político. ¿Qué relación encuentran con el arte?

Matías: _ A veces hablar de política es hablar, simplemente, de amor. No porque sea fan de Maná, sino porque el arte en sí mismo es una forma de interactuar con los hechos que per sé son políticos. Desde ese punto de vista cada letra es una oportunidad. La propuesta que tiene Club Artístico Libertad tiene ya en sí misma a la política como un componente, es casi un estudio de investigación. El hardcore melódico tiene su raíz en el punk, que tiene en sí una identidad contestataria, aunque hoy en el año 2016, como todo, fue asimilado por una industria cultural. Nosotros a través de las letras apelamos a poner a la realidad en un lugar incómodo. Nos ponemos a disposición de cualquier tipo de convocatoria que desde la mirada artística nos permita expresar eso; uno de esos casos es la de Derrocando.

Demian: _ Está muy a la mano la vinculación entre lo que hacemos y la política. Nosotros cantamos consignas revolucionarias concretas: “a las barricadas, derroquemos al invasor” por ejemplo, y cada vez van tomando una actualidad mayor. Ahí hay un primer punto. Una vez salió una nota en un medio en italiano sobre nosotros, y lo que pudimos entender de la nota es que decían que “unos cuantos jóvenes cantaban Bella Ciao en All Stars”: ahí hay algo político más allá de la consigna. No creo que nadie que salga de escucharnos diga “vamos a tomar los fusiles”, pero está la posibilidad de pensar lo político como la forma de hacer posible lo imposible. Que haya un grupo que haga esto con cariño, amor, bastante bien sin ser perfectos, me parece que es un gesto político que posibilita y activa otra cosa. Y ni hablar del acervo cultural que trae la cuestión de la Guerra Civil Española, la importancia de ese acontecimiento.

NOTA 1_7

 Cruce de estilos

_ En Derrocando a Roca usamos una frase representantiva “sigamos derribando mitos” para contar lo que hacemos cada día en nuestro medio alternativo, y uno que queremos derribar el 27 es que es difícil juntar bandas y por ende público de distintos estilos. ¿Cómo ven esa cuestión?

Matias: _ Bueno, el 27 vamos a ver por qué no se puede… (risas)

Demian: _ ¿Ustedes, Matias, tienen un público beligerante, que tira botellas, escupe, como el punk clasico? Mirá que tenemos en Club Artístico Libertad tenemos un público bravísimo, tocamos la Internacional y la gente explota… (risas)

Matías: _ Dejemos que los que vengan disfruten de las propuestas. Todos alguna vez movimos el piecito al ritmo de una música que decíamos que no nos representaba. Si logramos sacarnos de encima los pesos del prejuicio, las etiquetas que terminan dirigiendo nuestras conductas… Nos estamos sumando a la propuesta de Derrocando a Roca y la idea es hacer un colectivo cultural que supere la propuesta individual de cada uno. Y sobre todo hacer esta “fertilización” cruzada entre distintas posibilidades de entender la realidad.

Demian: _ No puedo poner las manos en el fuego por nuestro público porque no sé quién es. Nos viene a ver gente de distinta calaña a cada espectáculo. Un buen punto de comunión, para que funcione la cosa, es nuestra propia actitud en este tipo de instancias. La base siempre es el respeto, primero, entre nosotros. Es nuestra responsabilidad y que influimos en eso.

Matías: _ En nuestro caso, tenemos la suerte de conocer un grupo de gente que nos viene a ver. Comparten momentos con la banda y los vemos incluso más allá de los shows. Sé que ellos son apreciadores de lo que está bueno, cada vez que se presentan estas instancias hay que aprovecharlas. Si van a venir a vernos a un formato acústico es porque son capaces de incorporar cualquier otro tipo de incursión musical.

Demian: _ En la medida que lo que esté sucediendo arriba del escenario sea respetuoso con el público, todo se desarrollará de buena manera. Podés decir que no te gusta el género o el estilo de la banda, pero sí respetarla y escucharla. Reivindico un montón esto que se está armando de manera colectiva. El momento de encontrarnos y sabernos no son cosas que suelan pasar; este tipo de comunión es una re buena movida.


Rodia y Club Artístico Libertad se estarán presentando en vivo el sábado 27 de febrero en La Comunidad del Sótano, en el marco de la fiesta del medio periodístico ‘Derrocando a Roca’. (Nicasio Oroño 2400, Paternal).

fLY
Matías Álvarez, cantante de Rodia

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s