Entrevista/Feminismo s

“Lo que produjo el #NiUnaMenos es que ya no seamos las mismas”

12277307_990897700975115_484281886_n

Susana Nieri es la autora y directora de El toro por las astas y Ella se lo buscó, dos películas documentales desde las que analiza y visibiliza los elementos que estructuran la violencia sobre las mujeres. Esta entrevista forma parte del libro #NiUnaMenos – Vivxs nos queremos (Ed. Milena Caserola), un trabajo que recopila entrevistas, reflexiones, impresiones y sensaciones de colectivas de distintos puntos del país acerca del impacto que tuvieron las concentraciones del 3 de junio contra todas formas de violencia machista. Derrocando a Roca también participó de esta compilación diversa contribuyendo desde la palabra y el compromiso. Adelanto del libro #NiUnaMenos – Vivxs nos queremos.

Escriben en el libro, Silvina Arrieta, Estefanía Santoro, Alejandra Santiago, Nati Aue y Andrea Beltramo


El cine como herramienta

_ El cine como herramienta para la prevención, sensibilización y denuncia de las violencias contra las mujeres ¿Es un buen punto de partida para presentar lo que hacés como directora?

_ Totalmente. Como directora de cine y feminista que soy estoy segura de esto. El cine, si una logra una buena película y llegar al público, logra instalar un tema con una mirada desde la perspectiva de género ayudando a que se genere la reflexión, el debate, la sensibilización. Esto es lo que a mí me interesa, como militante, como directora es lo que vengo haciendo desde hace más de diez años, hago cines debates, participo. Siempre muy acotado, ochenta personas acá, cincuenta allá, favoreciendo el diálogo y lo voy a seguir haciendo porque es mi manera de militar el tema de género, yendo con mis materiales y mostrarlos en tanto herramientas.

_ En el marco del #NiUnaMenos, “El Toro por las astas” y “Ella se lo buscó”, podríamos decir que son dos películas que abordan varios de los ejes que nuclea la campaña, prevención, sensibilización, denuncia y organización colectiva frente a las violencias machistas.

_ Mi decisión de tocar estos temas, por un lado, viene de una situación cercana, familiar, que fue el embarazo de mi sobrina adolescente en aquel momento, en el cual yo me entero y se produce en mí eso de colocarme “las gafas violetas”… Creo que fue el acontecimiento que a mí me marcó como un antes y un después y me hizo tomar la decisión de hablar de estos temas, acerca del embarazo no deseado en adolescentes, el aborto, la concepción responsable, la sexualidad y que me interpelaban en lo personal. A pesar de haber hablado con mi sobrina de todo esto siempre, de repente, fue como un baldazo de agua fría, yo decía, ¿pero cómo puede ser? Si hemos hablado siempre estos temas. Bueno, ese fue el momento donde cambió algo en mi vida. Y tomé la decisión de llevar esto a una película. Finalmente, “El toro por las astas”, fue declarada de interés por unanimidad por el comité del INCAA.  La película es un recorrido por diez provincias argentinas viendo, haciendo un análisis, un ensayo, sobre qué es lo que pasa con este tema, la cuestión de los embarazos en chicas adolescentes. Nos preguntamos por qué pasa esto con toda la información que hay en prevención de embarazos. Este fue el punto de partida, luego, claro, El toro… problematizó lo que creíamos saber y, aún hoy, sigue abriendo preguntas, no te da una respuesta.

12305832_990897104308508_1380572302_n

_ Y en “Ella se lo buscó”, ¿por qué te llamó la atención el caso de Ivana Rosales? Además de que fue tremendo y tuvo un impacto en la prensa realmente importante, claro, pero ¿por qué este?

_ Por varios motivos. Yo en ese momento vivía en la ciudad de Viedma, venía haciendo trabajo con el Consejo Provincial de la Mujer en distintas localidades, haciendo cine / taller con El toro… sobre derechos sexuales y reproductivos y en un momento dado tomé la decisión de volver a filmar y gracias a que la queridísima Graciela Bianchi me vincula al programa local, en Viedma, de asistencia a víctimas de violencia de género me puse a  trabajar en el próximo documental que trataría sobre este tema específicamente. Entonces empecé a ir a los encuentros, a hablar con las mujeres pero, claro, es un tema muy sensible y al momento de pedirles testimonio ninguna aceptó, cosa que entiendo perfectamente, es un tema muy sensible. Decidí que tenía que ampliar mi investigación y extender mi búsqueda en la región para trabajar el documental desde casos locales. Y así llegué a Neuquén. Me puse en contacto con la colectiva feminista local La Revuelta, que ya me conocían porque habíamos hecho cine debate con El toro… y ahí me entero que ellas estaban trabajando con el caso de Ivana. Ellas me abren esa puerta, el poder hablar con Ivana. Siempre con cuidado porque no es que llegás con la cámara y listo, hay que entender que un documental implica un tratamiento específico y mucho cuidado. Entonces, primero hice un relevamiento de todo lo que había salido en los medios acerca de este caso, leí todo lo que encontré para estar informada de lo que había ocurrido, anoté todas las preguntas y lo fui hablando con Ruth Zubriggen, que me acompañó en todo el proceso, en la toma de contacto con Ivana, sin saber si ella querría o no hablar y también en la identificación del tratamiento que hacen los medios de los casos de violencia, qué nombran, cómo lo nombran y qué silencian. Luego, hablé con Ivana y ella me dijo que sí desde el principio, me dijo que ella quería que su caso sirva para algo, que todo aquel dolor fuera útil para algo. Esto generó en mí una admiración por Ivana porque todo lo que ella hizo con su vida después de lo que pasó, que no es menor, porque ella casi pierde su vida.

_ Claro, su valentía para narrar todo lo que pasó la noche de la agresión…

_ ¡Exactamente! Yo se lo dije, esto no es periodístico, no es una nota, lo que yo quiero es que me cuentes tu historia. Y así empezamos a trabajar. Además, cuando me puse a leer y me interioricé en su caso y todo lo que había pasado, dije, bueno, acá están claramente todas las huellas del patriarcado, en lo personal, en lo familiar y en lo institucional. Y por eso, básicamente, lo que propone el documental es una mirada interseccional que analiza los tres pilares que yo considero que son los que hay que politizar para entender por qué se producen estos altos índices de violencias contra las mujeres y los femicidios. Uno, es la relación entre el Estado y la sociedad, es decir, ¿Qué hacemos nosotros como sociedad y qué hace el Estado frente a esta problemática?; el segundo tiene que ver con los medios de comunicación ¿qué hacen?, ¿cómo informan, qué tratamiento da y cómo construyen la noticia cuando se trata de violencia de género? Y, sobre todo, el trabajo que se toman en seguir sometiendo a las mujeres, silenciando, desinformando, y reproduciendo estereotipos de género tremendos en las publicidades, en los programas de televisión, politizar eso. Ver qué pasa ahí, ¿por qué seguimos teniendo eso en los medios masivos de comunicación?; y el tercer pilar, obviamente, la justicia, como el eje definidor. Los que determinan la culpabilidad de los agresores, y quienes pueden, con sus sentencias, dar lugar a todo lo que sucedió en el caso de Ivana, son los jueces del sistema judicial. Los que revictimizan, los que hurgan en las vidas de las mujeres para justificar las violencias.

12283163_990897240975161_58961105_n

 

Interpelar al Estado

_ Cuando empezaste a filmar “Ella se lo buscó”,  ¿ya estaba promulgada la Ley 26485?

_Sí, la ley sale durante el rodaje. Yo empiezo la investigación en 2008 y en 2009 aparece la ley y para mí fue una herramienta importante. Cuando leo la ley reconozco su importancia, porque es muy buena, a su vez, me doy cuenta lo dificultosa que es su implementación. Es justamente uno de los reclamos de la campaña #NiUnaMenos. Eso ya está en la película. Una de las abogadas entrevistadas lo dice, la ley es maravillosa pero si la ley funcionara yo podría llevar el programa de Tinelli a Tribunales y, tal vez, no existiría más. Este es el ejemplo que pone la abogada en relación al contenido de violencia simbólica y puntualmente la violencia mediática, como brazo ejecutor de la violencia simbólica y está contemplada en la ley. Bueno, esto es lo que plantea la película, un tratamiento de la violencia de manera estructural. Que no son casos aislados, que no es el caso de Ivana, sino que la violencia es estructural. Y nos implica a todas y todos, implica al Estado, pero también implica la mirada personal sobre las cosas. Por eso yo tomé la decisión personal de trabajar desde la perspectiva de género. Estas son las estructuras que tenemos que reconocer, son las cosas que hay que discutir y hay que hacer implosionar. Hay que hacer implosionar los lugares de poder, no solamente la periodista o el periodista, hay que buscar la editorial, interpelar, por qué interés hegemónico siguen construyendo y bajando la línea que bajan. Hay que cuestionar los privilegios. Porque estamos hablando de un sistema de privilegios donde construye la sumisión de todo lo femenino. En los juegos, en la escuela, desde la infancia, por ejemplo, las nenas dejando en el patio todo el espacio libre para que los pibes jueguen al fútbol. Entonces, lo que propone el #NiUnaMenos y a lo que yo me sumo con la película es justamente empezar a cuestionar todos esos lugares comunes y hay que incidir fuerte con eso. Tolerancia cero a toda forma de violencia, discriminación o segregación. Hay que empezar realmente a sancionar, de verdad, yo no sé cómo son los mecanismos porque no soy jurista, pero digo, me parece que es importante tomar esta decisión política. Lo que quiero decir es que desde lo simbólico ya se ordena una  subjetividad que sigue estando en pos del patriarcado. Ahí es donde hay que laburar y hay que hacer mucho trabajo. Es un largo proceso, no es algo que va a suceder de un día para otro, lo que se plantea es un cambio cultural y los cambios culturales son lentos, sin embargo, desde la primera ola del feminismo como movimiento revolucionario y contracultural se  está logrando y se va a lograr. Se han logrado un montón de cosas, si una lo historiza en Argentina el #NiUnaMenos es una bisagra. Que haya sucedido que en un pueblo como Marcos Juárez, que es donde estoy viviendo ahora, un pueblo conservador, donde la vinculación económica está en relación con el campo, el agrocultivo, un pueblo donde no hay protestas, silencioso, que hayamos logrado esto, es muy bueno. A principios de este año hubo un femicidio en Marcos Juárez, el de Valeria Borgeano, que movilizó  mucho porque era una chica muy querida y conocida y además varias organizaciones venían trabajando este tema desde el año pasado, se hizo una movilización pero siempre éramos las mismas personas. Pero lo que produjo el #NiUnaMenos es que ya no seamos las mismas, porque en el pueblo logramos juntar mil personas, fue una marcha impresionante y lo hicimos de forma auto-convocada, como fue en todos lados, nos juntamos las que trabajamos en esto, pedimos la colaboración de algunas áreas, proyectamos Ella se lo buscó al aire libre, como final de la marcha pasamos por el Consejo de Ciencias Económicas donde ocurrió el femicidio de Valeria, se hizo todo una marcha alrededor del pueblo y colaboró el municipio.

_ ¿Vos crees que tiene que ver con la herida abierta, por lo reciente, o que hubo una toma de conciencia?

_ Yo creo que sí se tomó conciencia. El femicidio de Valeria ha sido muy movilizador y sensibilizador, sumado a esta convocatoria nacional que se viralizó de manera increíble en las redes. Obviamente las que estamos involucradas en este tema estamos siempre muy atentas aunque parezca que no, estamos en red. El movimiento de mujeres es muy amplio y diverso pero si hay algo que tiene de bueno es la organización. Creo que el 3 de junio demostró que estamos conectadas, esto que dicen que las mujeres pelean por separado, no es así. Y lo que fue el 3 de junio, mas allá del aprovechamiento político, más allá de todo eso que son discusiones larguísimas y que hay que darlas, lo que ha marcado es que nos podemos poner de acuerdo y que las mujeres estamos organizadas y estamos trabajando en red y esto se demostró porque en cada lugar que se participó las que convocaron fueron mujeres vinculadas a estas problemáticas desde distintos ámbitos, instituciones, programas. Hay que sumar, la consigna es sumar, multiplicar, no es necesario que estemos de acuerdo en todo pero ante determinadas cosas el límite hay que marcarlo, el límite es claro.

_ ¿Hubo un dialogo con la prensa en Marcos Juárez? ¿Hubo cobertura local?

_ Sí, yo hice muchísimas notas de prensa, uno de los diarios locales al jueves siguiente sacó nota de tapa y tituló Ni una menos en Marcos Juárez. La prensa se sumó, la televisión también. Nosotras un mes antes, cuando se cumplieron dos meses del femicidio de Valeria, hicimos un programa especial, pasamos mi peli por el canal regional, Televisora Regional Unimar. A los dos meses del femicidio, la idea era que no se olvide, por eso hicimos un programa especial sobre violencia de género. Logramos seguir hablando del tema y que no pase a archivo. Y después vino esto, en una localidad chica de 30 mil habitantes tuvo una muy buena recepción.

_ En este sentido, los cines-debate se pueden pensar como herramienta de diagnóstico social, de intervención social.  Como observatorios sociales…

_ Sí, claramente. Porque lo que tiene el cine como herramienta es ese poder de síntesis. En una película de una hora tenés sintetizado los tres ejes que son donde se apoya y se reproducen las violencias. Por eso, vos después abrís la discusión, el debate. Porque ahí la palabra no la tiene la directora que lleva la película, la tienen todas. Una está ahí para moderar o para responder una pregunta específica de la película. Pero en realidad se habla sobre lo visto y sobre lo que te queda adentro después de ver la película que es muy movilizador.

[1]Editado por la editorial Milena Caserola y las personas que integran el Programa Poscolonialidad, Pensamiento Fronterizo y Transfronterizo en los Estudios Feministas que funciona desde hace más de dos años en el Instituto de Altos Estudios Sociales de las Universidad de San Martín (IDAES/UNSAM). El grupo está compuesto por estudiantes, docentes, investigadorxs y activistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s