1

Para decir #NiUnaMenos hay que legalizar el aborto. No hacerlo, es sostener la violencia contra las mujeres, legitimarla desde la condición de ilegalidad. Mientras tanto, más de quinientas mil mujeres abortan cada año en Argentina de forma clandestina, según datos de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Ni la ley, ni el mandato moral de la iglesia, ni el estigma social impiden que abortemos y nos organicemos para hacerlo. Desde hace diez años existe la Campaña y desde hace cinco la articulación Socorristas en Red (feministas que abortamos), que informan y acompañan a las mujeres que deciden abortar. En el marco del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, compartimos la entrevista[1] a Valeria Panozzo, integrante de la Colectiva Feminista La Revuelta.

Por Andrea Beltramo @AnBeltramo


Qué habría sido de las mujeres en el patriarcado sin el entramado de mujeres alrededor, a un lado, atrás de una, adelante, guiando el camino, aguantando juntas. ¿Qué sería de nosotras sin nuestras amigas? ¿Qué sería de las mujeres sin el amor de las mujeres?

Marcela Lagarde,  Pacto entre mujeres, sororidad.

Yo ya no creo en la solidaridad feminista y tampoco me creo una solidaridad feminista transnacional así por así. Los cambios no vienen porque todas seamos maravillosas mujeres lindas sino cuando se trabajan las relaciones de poder que hay detrás (…) Creo más en los afectos y las confianzas construidas.

Ochy Curiel[2]

 

Sororidad puesta en acción

 “La sororidad es un pacto político entre pares”, afirma Marcela Lagarde, autora mexicana, feminista, de las imprescindibles, como todas las plumas que hacen de los feminismos espacios de acción y reflexión. Escribir es alzar la voz, los puños y una forma de poner el cuerpo. Una de las propuestas de Lagarde es poner en práctica la sororidad. Establecer acuerdos y estrategias en común. Atravesar los feminismos en su dimensión ética, política y práctica. “Es una experiencia de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y a la alianza existencial y política, cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer.” Una alianza entre mujeres, pero no sólo entre ellas. Todas las formas ‘otras’ de estar y ser diferentes al hombre, blanco, heterosexual, burgués y occidental, articulan estrategias políticas para transformar las relaciones de poder que subordinan y esclavizan la vida.

Pero, ¿qué propone Lagarde? ¿Supone, acaso, que las mujeres nos cuidamos y nos queremos sin importar las diferencias entre nosotras y en cualquier contexto?; ¿tendremos que ser amigas hasta de las que tienen el poder de aplastarnos y explotarnos?; ¿el feminismo de la sororidad es así de ‘ñoño’ e ingenuo? Veamos, “no se trata de que nos amemos, podemos hacerlo. No se trata de concordar embelesadas por una fe, ni de coincidir en concepciones del mundo cerradas y obligatorias. Se trata de acordar de manera limitada y puntual algunas cosas con cada vez más mujeres. Sumar y crear vínculos. Asumir que cada una es un eslabón de encuentro con muchas otras y así de manera sin fin. Al pactar el encuentro político activo tejemos redes inmensas”. Sin eufemismos, lo que propone Lagarde, es que seamos pragmáticas, interesadas en cumplir con objetivos resultado de pactos, acuerdos y desacuerdos. Incluso las disidencias. Nos invita a tejer, devenir arañas. Actuar sobre lo urgente y lo importante de forma colectiva. Reconocer los contextos y sus coyunturas para accionar y reaccionar transformando. Esto es lo que hacen las Socorristas en Red, una organización feminista que tiene como eje de acción política dar información y acompañar a las mujeres que deciden abortar. Lo que sigue es la entrevista que hicimos a Valeria Panozzo, integrante de esta red y de la colectiva feminista La Revuelta.

_ ¿Qué es Socorristas en Red?; ¿cómo está funcionando a nivel nacional?; ¿cómo se organiza?

_ Nosotras, particularmente yo, formo parte de la colectiva feminista La Revuelta, que es una de las colectivas fundadoras de lo que es Socorristas en Red (feministas que abortan), y funcionamos en veintitrés lugares distintos del país. Hace cinco años se viene armando esta red, desde 2011, en una reunión que podemos nombrar oficial. A partir de allí, nuestro trabajo no ha mermado ni ha parado. Tanto es así que, en un primer momento, eran cinco grupas feministas que se reunieron para pensarse en una red territorial o con prácticas situadas en lo que es nuestro contexto de América Latina en general y de Argentina en particular en relación a nuevas prácticas corpo-aborteras, como las denominamos nosotras. La Revuelta, en ese sentido, es la primera de las colectivas que empieza a funcionar como compañía de aquellas mujeres que deciden abortar porque nosotras apostamos a feminismos que abortan, porque abortamos muchas cosas en nuestras vidas las mujeres, novios, novias, pelos, amigas, abortamos padres, madres, familia y embarazos no deseados. Por eso nos pusimos a pensar en un dispositivo de acompañamiento que lo llamamos Socorro Rosa que tiene tres momentos. Un primer momento que es de encuentro con las mujeres que deciden abortar un embarazo no deseado y se encuentran entre ellas cara a cara y también con las socorristas donde, colectivamente, ponemos en palabras, en gestos, miradas, en sentires, lo que implica la decisión de abortar. La intención es ir desdramatizando todo el discurso no sólo médico hegemónico acerca de la práctica del aborto, sino también estatal respecto de la prohibición de una práctica que es milenaria en todas las personas que tienen la capacidad de embarazarse. El segundo momento es el acompañamiento que nosotras hacemos telefónico en el momento justo y preciso en el que están abortando con el método más seguro, efectivo y menos invasivo que es el aborto medicamentoso. Básicamente estamos hablando del aborto medicamentoso con misoprostol. Es una droga que tiene varias presentaciones en términos de nomenclatura farmacéutica, generalmente se encuentra como Saprox o Cytotec, que son distintas variaciones del misoprostol. Una forma de aborto, que es promovido por la Organización Mundial de la Salud y del que nosotras brindamos información de lo que implica esta forma de aborto. Por último, lo que generamos es redes con los efectores y efectoras de salud que nos permiten instrumentar controles post-aborto para asegurar que las personas puedan transitar su sexualidad plena, decidida, libre y autónoma.

2
Fuente: Acción de Socorristas en Red Salta, 2012

 _ En el caso de que una mujer decida abortar, ¿dónde las puede ubicar a ustedes?

_ Tenemos varias formas, el principal recurso que hasta ahora nosotras venimos datando de una manera fiable es el boca a boca, a través de amigas, amigos, ex usuarias, una forma que funciona tan bien entre nuestras prácticas, porque el Estado no decide dejarnos decidir sobre nuestros cuerpos libremente sino en forma clandestina. Después, por internet, en nuestro blog[3] y a través de los efectores y efectoras de salud, en estas redes que hemos construido durante estos cinco años tenemos un diálogo constante, con tensiones, a veces, pero es un diálogo que hace que si una persona realiza la consulta respecto del aborto, ellas y ellos pasan nuestros números y así es como funcionamos a lo largo del país.

3
Fuente: Instructivo interactivo paso a paso sobre el misoprostol. http://sincloset09.wix.com/aborto-misoprostol

_ Frente a toda esta organización visible, ¿cómo responden al prejuicio que se hace desde el sentido común que con la legalización aumentarían los abortos y los hospitales se llenarían de pibas para abortar?

_ Nosotras venimos respondiendo a esta cuestión desde varios lugares, primero, produciendo saberes. Como ustedes sabrán o habrán rastreado las redes en algunos medios, tanto alternativos como hegemónicos, nosotras como Socorristas en Red y, en particular como Colectiva Feminista La Revuelta, producimos saberes en función de lo que datamos, o la escucha que tenemos con las mujeres. Esto nos permite hablar con datos certeros, ¿cuántas son las que abortan?, ¿cómo llegan a la situación de aborto?, y así empezar a desmitificar esas ideas respecto a la decisión de abortar. De la forma que lo plantea la Campaña[4] “educación sexual para poder decidir” y, a partir de ahí, nosotras empezamos a discutir la decisión del aborto. Entonces, esta producción de saberes nos hace sistematizar. En Argentina, en lo que va del año, Socorristas ha acompañado a mil doscientas noventa y tres mujeres que abortaron de forma segura, a través de los medicamentos que mencionamos antes.  En cada una de ellas hay una historia diferente con distintas particularidades que podemos sistematizar, decir que el 51,5% de las mujeres sufrió algún tipo de violencia y que el 39% de ellas realizan la denuncia. Sabemos que del total de las mujeres que acompañamos, el 62% es creyente de alguna religión, ¿no? Entonces, esto nos permite empezar a tensionar los discursos desde esa producción de saberes que quiebran esos sentidos comunes al que referís con tu pregunta. Nosotras creemos que el accionar feminista basado en un acompañamiento comunitario va generando lenguajes ‘otros’, uno, el epistémico, el que tiene que ver con producir conocimiento para rebatir esos argumentos tan poco fiables y basados en el sentido común; otro, el artístico. Nosotras desde La Revuelta y luego extensivo a la red, el año pasado presentamos una obra de teatro que fue dirigida por Sebastián Fanello, titulada Al pie de la teta donde se cuenta cómo es el proceso del Socorro Rosa y pone la discusión con un lenguaje que es el teatral acerca del aborto. Un lenguaje artístico…

_ …y más cercano, por lo que implica poner el cuerpo a las historias… Qué importante esto que estás comentando del trabajo en red, que es una construcción que se está haciendo en varios frentes a la vez, al interior de las colectivas feministas, al interior de las instituciones y los contenidos de los debates, la deconstrucción del amor romántico, de la heterosexualidad obligatoria, normativa, es decir, en varios frentes…

– ¡Claaaaaro! Es un trabajo que es comunitario y donde nosotras también ponemos el cuerpo. Por ejemplo, casi mensualmente, realizamos relatos corpo-aborteros donde participamos nosotras, las socorristas, y a través de Comunicar Igualdad[5] podemos socializarlos. Hace muy poco, también, presentamos un libro que se llama Código Rosa. Relatos sobre abortos donde Dahiana Belfiori, una compañera socorrista de Rafaela, Santa Fe, ficcionaliza treinta y dos entrevistas que se le realizaron a mujeres en la ciudad de Neuquén durante el año 2012. Es decir, son varios frentes en los que nosotras intentamos romper esos discursos del sentido común y empezar a instalar otras maneras de entender, pasar por el cuerpo, hablar y sentir lo que es el aborto.

4
Fuente: Portada del libro Código Rosa. Relatos sobre abortos, de Dahiana Belfiori

_ Son varios los frentes contra los que salir a luchar para desterrar la condena social y cultural que generan los discursos mediáticos, religiosos…

_ …eso y la responsabilidad política de que el debate del aborto no esté en los lugares donde debe estar, como es el congreso y la no voluntad política de lo que es el partido que gobierna a nivel nacional de discutir la necesidad de que el aborto sea legal para que las mujeres podamos decidir.

Recuperar la autonomía, reconocerla, las mujeres abortamos, nos organizamos para abortar, armamos redes, las habitamos y encontramos formas de hacerlo sin la necesidad del tutelaje del Estado, pero queremos hacer esto de forma segura y legal sin tener que lamentar ninguna muerte más. Ni una muerta más, vivas nos queremos.


[1]              La siguiente entrevista fue realizada en la sección mensual Feminismos del programa de radio Derrocando a Roca, emitido el día 30 de septiembre por La Colectiva Radio.

[2]              Entrevista a Ochy Curiel por Itziar Pequeño  para la revista Pikara, publicada en octubre de 2014. http://www.pikaramagazine.com/2014/10/yo-ya-no-creo-en-una-solidaridad-feminista-transnacional-asi-por-asi/

[3]              Socorristas en red,  http://socorristasenred.blogspot.com.ar/

[4]              Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, http://www.abortolegal.com.ar/

[5]              Comunicar Igualdad, agencia de noticias, espacio de reflexión y debate sobre la agenda de género que cuenta con el auspicio de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Argentina. http://www.comunicarigualdad.com.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s