11230111_1629690940643342_4529949693006840153_n

Una vez más el Papa demuestra cuál es su posición frente a la libertad de las mujeres: culpabilizar y criminalizar el derecho a decidir. Francisco ofreció perdonar a las mujeres que han abortado.  Construye la lógica del arrepentimiento y el perdón y una vez más las distracciones de turno.

Por Alejandra Santiago @alejaisantiago

Ilustración: Disculpen la Molestia


Desde hace años la movilización por la despenalización del aborto viene dando pelea en Argentina, en cada región del país está organizada la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito* agitando los pañuelos verdes. La jerarquía eclesiástica no puede pasar por alto esta lucha organizada en las calles y centrar la cuestión en las conciencias de confesionario. La situación exige otros compromisos. La demanda se centra en la legalización para combatir el creciente número de muertes de mujeres por abortos clandestinos. ¿Por qué perdonar? ¿Qué supone el arrepentimiento al que se refiere el Papa? ¿Por siempre? No, entre los días 8 de diciembre del 2015 y el 20 de Noviembre de 2016, durante el Año Santo. Burocracias e indulgencias para todas.

Con el perdón, el Papa afirma que el aborto es un pecado. Una acción que no se debería realizar, reprochable, dejando afuera de la mesa el hecho de que es un derecho. Es una batalla que se sigue dando en las plazas, las casas y en los hospitales. La legalización del aborto implica que las mujeres vamos a seguir decidiendo el qué, cómo, porqué y con quiénes pero con ciertas condiciones de seguridad a las que hoy sólo acceden las que pueden pagarlas.

Con el perdón, se refuerzan las relaciones de poder, el patriarcado, las desigualdades y asimetrías que infantilizan nuestras decisiones poniéndolas bajo tutela de Dios, Padre y los santos curas.

Los sacerdotes serían los administradoras del perdón,  hombres ellos que liberan de la culpa a la mujer que “con corazón sincero se acerca al Sacramento de la Confesión para obtener la reconciliación con el Padre”. Así, en singular, el Papa invisibiliza en su narrativa la lucha colectiva de las mujeres y, de un modo perverso, instala la cuestión del aborto como un drama existencial y moral, como una situación traumática para las mujeres que deciden interrumpir un embarazo. La culpa en el cuerpo

Desde lxs feminismxs el aborto no se define como un drama, como una práctica que se necesite victimizar. Es una acción de empoderamiento, una posibilidad abierta para todas aquellas mujeres que lo querramos realizar. No hay que justificar los motivos, las mujeres tenemos autonomía y madurez para decidir. Ya sea porque fue producto de una violación, porque falló algún método de anticoncepción o por no querer ser madres, el aborto implica la libertad de decisión que tenemos las mujeres  sobre nuestros cuerpos para no parir a la fuerza.

Desde las brujas quemadas en la hoguera durante la Edad Media hasta las muertes por abortos clandestinos en nuestros días, el refuerzo de la cultura patriarcal quiere hacer desaparecer las luchas que llevamos adelante las mujeres por nuestra liberación. Hoy, igual que ayer, seguimos peleando en las calles por la libertad para decidir sobre nuestrxs cuerpos, para gritar fuerte: ¡Saquen sus rosarios de nuestros ovarios!

3 Comments

  1. Si la Iglesia no acepta el aborto, quejas porque no lo acepta. Si lo perdona, quejas porque lo perdona. La Iglesia Católica, junto con las demás religiones, fueron creadas en épocas de antaño y muchos de sus pensamientos y doctrinas son de esa época, obviamente. Muchisimas cosas fueron actualizadas o cambiadas con el tiempo, y este Papa justamente es el que más está revolucionando la Iglesia a favor de la igualdad y de la “modernización” por decirlo así, al punto límite de causar molestias en grupos ultraconservadores de la Iglesia. En fin, mi conclusión es que haga lo que haga Francisco va a recibir quejas de algún sector..y entonces pregunto: si no cree en Dios, la religión o la Iglesia, que le importa al autor de esta nota obtener el perdón de Dios (no de los sacerdotes)?..Es como que yo, argentino, me ponga a juzgar las políticas de estado de Rumania. Me interesa en lo más mínimo, y por mí que hagan lo que quieran. Y en el caso de que si sean católicos prácticantes, deberían alegrarse por estos cambios (pequeños, pero cambios al fin) que está realizando el Papa para tratar de incluir a todos en vida de la Iglesia.

  2. Mirá, no es por nada que se le da importancia a la opinión de la Iglesia, sino que mucho peso tiene en la legalización del aborto por diversos factores, entre ello se considera el rol que ocupa aún en la opinión social

  3. Yo creó que tiene que ser legal pero con ciertos cuidados sino van a ir a hacerse un aborto por mes. Eso de que métodos anticonceptivos sólo pueden acceder los que tienen es un disfraz de la verdad que es que te lo dan gratis en todos los centros de salud. Por eso digo que tiene que tener puntos a seguir sino va a ser siempre un camino a seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s