Dibujo: Disculpen la molestia
Dibujo: Disculpen la molestia

Después de tanta espera se han celebrado las PASO. Como siempre ha ocurrido, los medios de comunicación masiva impusieron la agenda política y los temas a discutir. Inseguridad, dólar, corrupción y educación fueron y serán. ¿Qué pasará con los “recursos naturales”? ¿Seguirá avanzando el extractivismo? ¿Existen propuestas concretas en relación  a estos temas? ¿Solo basta con decir “somos ecologistas”? ¿Por qué nadie habla del tema?

Por Tomás Hart

Ilustraciones: Disculpen la molestia


La libertad sí que es un problema. En 1983 volvimos a recuperar parte de ella. En 2001 nos dimos cuenta que todavía nos falta bastante. El pasado domingo, cada uno de nosotros eligió “libremente” a un candidato. Cada uno de nosotros reflexionó “libremente” sobre dicha decisión. La justificación de nuestro voto será gracias a nuestra conciencia “libre”. Las problemáticas que nos interesen provendrán de nuestra “libre” interpretación de la realidad.

Sabemos que el sistema capitalista se basa en la explotación, la desigualdad, la pobreza, la violencia física y simbólica. Ahora bien, ¿qué es lo que diferencia a esta etapa de la historia del resto? ¿Cuál es su peculiaridad? ¿Qué problemáticas nuevas aparecen?

Parece oportuno tomar muy seriamente las guerras –militarizadas y mediáticas- en torno a la escasez de petróleo y la necesidad de obtener energía para producir cada vez más y más. Habría que tomar más en serio las catástrofes naturales producidas -de manera directa-[1] por los humanos. La problemática en torno a la contaminación de agua o el envenenamiento de poblaciones enteras  por el negocio de la industria agroalimentaria, entre otras.

Dibujo: Disculpen la molestia
Dibujo: Disculpen la molestia

Esto es Argentina

Argentina sigue siendo un país agroexportador. El mayor ingreso de divisas proviene de ese sector. Estamos inmersos en un déficit energético, producto de la expansión del monocultivo de soja; la Pampa Húmeda, una de las tierras más productivas del mundo, esta en vías de desertificación. En la cordillera, millones de litros de agua son contaminados por la megaminería. Y en el sur, el fracking –prohibido en muchos países de Europa-, inyecta un coctel de químicos a napas subterráneas.

¿Qué dicen los partidos políticos y/o frentes electorales?

Los diferentes partidos políticos –con sus respectivos frentes electorales-, desfilan por radios y canales de televisión, pero nada dicen sobre estas cuestionas anteriormente planteadas. Solo encontramos una declaración autorreferencial del MST en sus spots de campaña: “Somos socialistas, ecologistas y feministas”. La cuestión va mucho más allá de decir qué son, es por eso que buscamos a través de Internet las plataformas políticas de los candidatos. A pesar de ser “libres” y vivir en “democracia”, en la era de la comunicación, sigue siendo difícil encontrar las plataformas electorales. Pudimos rescatar esto:

Frente para la Victoria

“El concepto de desarrollo sostenible es uno de los temas centrales del siglo XXI, como forma de conceptualizar al mundo y como método para resolver problemas, cuyos principios orientadores son el desarrollo económico, la inclusión social y la protección ambiental. El desarrollo sostenible plantea además un desafío intelectual, al darle un sentido a las interacciones que suceden entre tres sistemas complejos: la economía mundial, la sociedad global y el medio físico, en un contexto global de conectividad y competencia.”

Al parecer, el único pre candidato a presidente Daniel Scioli es consciente de que la protección ambiental es importante. Sin embargo, fue este gobierno el que introdujo los 23 tipos de semillas transgénicas al país, le otorgó la soberanía de una parte de la cordillera a la Barrick Gold y su megaminería a cielo abierto que gasta miles de litros de agua potable por segundo, incentivó la explotación de petróleo no convencional, y por si no lo recuerdan, en una ocasión, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner vetó la ley de glaciares.[2]

 Pro

“Los dos objetivos básicos de un modelo de desarrollo nacional son aumentar la producción económica y que toda la población se beneficie con ese desarrollo. El sector agroindustrial, que incluye al sector agropecuario pero lo excede largamente a través del desarrollo de las cadenas de valor, puede ser uno de los motores fundamentales para alcanzar esos objetivos. Varios países desarrollados (definidos como países de alto ingreso per cápita y equitativa distribución del ingreso) basan buena parte de su estructura productiva y sus exportaciones en recursos naturales; por ejemplo, Australia, Nueva Zelanda, Noruega y Canadá.”

Siempre sincero, uno de los pre candidatos de presidentes por el frente electoral “Cambiemos” Mauricio Macri no tiene problema en decir que una de sus bases será la exportación de “recursos naturales”. Además, su excelente relación con la sociedad rural y sectores empresariales dan por sentado que el Pro seguirá profundizando el modelo extractivista que caracterizó al gobierno kirchnerista

 Frente Renovador

Autoabastecimiento energético. Recuperar el autoabastecimiento energético, saldando nuestras deudas y generando confianza en nuestra capacidad de sostener proyectos a largo plazo con políticas de Estado que trasciendan a los gobiernos de turno.”

Al igual que la promesa del 82% móvil, la propuesta del pre candidato a presidente por “UNA” Sergio Massa es una vaga generalidad, propia de un manual de política marketinera para ahogados políticos. Se centra en el concepto de autoabastecimiento, apelando a  idea de una buena administración más allá del partido. Mediante el saldo de deudas ilegitimas, pretende “generar confianza” para que buitres como Chevron, o Total, se lleven nuestro petróleo y sus regalías. Toda la derecha esta dispuesta a “honrar” las deudas. El objetivo final de esta “honra”, es nada mas ni nada menos tener la posibilidad de volver endeudar al país.

Progresistas

“Los Progresistas impulsamos un nuevo modelo de desarrollo sustentable, inserto en un contexto internacional que brinda oportunidades únicas a nuestro país para recuperar un crecimiento económico sostenido en el tiempo, con cuidado del medio ambiente y cuyos beneficios sean solidariamente distribuidos para mayor bienestar e igualdad”

Impecable Margarita Stolbizer, lamentablemente no apunta contra ninguna transnacional, ni actividad concreta. Sus denuncias son propias de un movimiento ecologista al estilo Greenpeace. Al igual que Massa, casi de manual, Margarita quiere hacerle frente a la contaminación ambiental sin cuestionar la estructura productiva, es decir, propone un escenario ejemplar sin tocar temas como propiedad privada, división del trabajo, incentivo al consumismo, industrialización, etcétera.

PO-FIT
Planteamos la apertura de los libros de los pulpos agropecuarios, industriales e hipermercados; impuestos progresivos a toda la cadena de producción agrícola y ganadera, y el ajuste automático de los salarios con respecto a la inflación

Siempre urbano e industrial, el Partido Obrero no hace mucha referencia al tema. No han movilizado su aparato militante para causas relacionadas a la lucha contra el extractivismo. La ausencia de la izquierda en estos conflictos se hace visible con el surgimiento de las llamadas “asambleas populares” como la de Famatina o Malvinas Argentinas. Nuevos movimientos sociales surgen al costado de los partidos políticos tradicionales. La izquierda obrera deja fuera de su programa la lucha de campesinos, pueblos originarios y poblaciones rurales.

Dibujo: Disculpen la molestia
Dibujo: Disculpen la molestia

La política del miedo

Consiste generar temor o pánico en la población a través de la práctica discursiva. Cierto sector progresista ha intentado plantar la idea de que esta practica es propia y exclusiva de la derecha neoliberal, y que el amor y la pasión eran su contratara. Lo cierto es que todos los partidos apelan a esta estrategia: el Frente para la Victoria vaticina que si gana Macri, volveremos a los ‘90, al hambre, a la privatización y  a la miseria más profunda. Macri y Massa argumentan que si gana Scioli, la “grieta” se agrandará aún más, y la inseguridad y la corrupción terminarán con nuestras vidas. El Frente de Izquierda anticipa una crisis capitalista sin precedentes y sostiene que transitamos un momento “pre revolucionario”.

Todos estos argumentos, tienen la misma lógica: generar miedo. Ninguno propone discutir ni interiorizarse en las problemáticas propias de la época.

¿Qué hacer?

Lo importante hoy en día es hacerse las preguntas correctas. ¿Cómo se produce? ¿Qué se produce? ¿Para qué se produce? ¿Quién produce? Tanto los medios de comunicación masiva manejados por empresarios como los sectores políticos, no tienen la menor intención de debatir sobre estos temas. Al parecer todos creen incuestionable al extractivismo. El objetivo es comenzar a cuestionar, a debatir, a charlar desde la sociedad civil todas estas ideas. Nadie tiene respuestas totalizante, pero una pre-condición para tener respuestas es tener preguntas. Es por ello que debemos comenzar a preguntar y preguntarnos sobre nuestra actualidad, sobre nuestro entorno particular y sobre lo que por alguna razón, nadie se atreve a discutir públicamente.

¿Dónde está la libertad?

Los medios de comunicación masiva –oficialistas y opositores- son los que nos otorgan la vara con la cual debemos medir a los candidatos. Son los que nos dicen: “vote a tal o cual candidato, este resolverá los problemas que nosotros le decimos que usted tiene”. “A usted le importa el dólar, escuche lo que dice Macri sobre esto”, “Usted vive atemorizado por la inseguridad, vote a Scioli y a su policía”. “Su vecino seguramente es narcotraficante, Massa lo meterá preso”.

Tanto la sociedad civil, como los políticos responden a la agenda que imponen los grandes medios. Al mismo tiempo, los grandes medios son manejados por empresarios y políticos con intereses económicos concretos.

Rendidos ante esta triste realidad, -al parecer, innevitable e intransformable desde la caída del muro de Berlín- tanto izquierda como derecha entran en este juego. Con sus matices y diferencias, todos los partidos políticos se refieren a los mismos temas.

[1] No nos referimos a catástrofes propias del ciclo de la naturaleza, sino a sucesos como la contaminación directa de agua y aire, tala de árboles, caza de animales en peligro de extinción, catástrofes nucleares, desertificación de tierras por nuevas tecnologías agrícolas etc

[2] Luego de vetarla en 2008, fue aprobada en 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s