Invi

Ante el balotage en las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires y la posible victoria de Horacio Rodríguez Larreta, la agrupación política Los ‘Invisibles’ discute acerca de los principales lineamientos de la politica del PRO en relación a las villas. El candidato oficialista visió semanas atrás el programa “Perros de la Calle” en Radio Metro, pero la escasa capacidad de repregunta de los entrevistadores dejó el discurso macrista intacto. Por ello este aporte para el debate, donde ‘Los Invisibles’ repasan minuciosamente y punto por punto, lo dicho por Rodríguez Larreta.

Por Agustín Bontempo @AgusBontempo


Dentro del amplio campo de la izquierda y de los sectores populares, es habitual hablar de la no política del Pro, por un lado, y de que la alternativa que presenta ECO con Lousteau a la cabeza, no es tal. En líneas generales, podemos manifestar cierto acuerdo con esta línea, ya que ambos espacios representan al mismo bloque hegemónico que detenta el poder del Estado y las instituciones, y que se mueven dentro de un marco ideológico adverso para los sectores populares en general. Más allá de esta variable, creemos que no es lo mismo que se siga consolidando el Pro, teniendo la primera minoría en la legislatura. Por el contrario, que la jefatura de gobierno la detente un ejecutivo algo más débil en el parlamento, sumando a las ascendentes fuerzas de oposición populares y de izquierda (tanto en las instituciones como en las calles), presenta un panorama un tanto más alentador y, por qué no, menos represivo.

Hecho este breve análisis acerca del contexto político porteño, respondemos las falacias promovidas por el macrismo y su política de fachada. Lo expresado por Rodríguez Larreta en “Perros de la Calle” lo pueden escuchar acá.

//radiocut.fm/audiocut/embed/hori/rodriguez-larreta-sobre-la-urbanizacion-de-las-villas

1. “El ejemplo de urbanización es lo hecho en Los Piletones”

Es habitual, dentro del macrismo, de jactarse de algunos procesos de urbanización a partir de algunas obras, en ciertos casos, o de pura fachada discursiva, en otros. De acuerdo con lo expuesto por Rodriguez Larreta, el ejemplo del barrio Los Piletones demuestra las buenas intenciones del Pro. Sin embargo, asfaltar no es urbanizar.

Tanto en este barrio como en Ramón Carrillo, Los Pinos y algunos más de la zona de Villa Soldati, la cantidad de habitantes es baja (no más de cinco mil familias en Los Piletones) y la gran mayoría de las obras y viviendas han sido construidas por las y los propios vecinos. Entonces, ¿el asfalto es necesario? Sí, y le corresponde al Estado hacerlo. Pero eso dista mucha de lo que implica urbanizar un barrio. De hecho, a diferencia de lo que dice Rodriguez Larreta, el transporte público sigue pasando por calles linderas a los barrios como la Avenida Mariano Acosta y no dentro de ellos.

Más allá de estas cuestiones, uno de los problemas esenciales de la zona es que el descuido de la gestión Pro (incluso de muchas anteriores), ha transformado esa parte del barrio de Soldati en un basural a cielo abierto, lo que provoca una grave crisis de salubridad para la población. Esto no es todo. Mientras manifestamos todos estos problema a solucionar, en el 2013 el Pro, a través de Cristian Ritondo, impulsó y logró aprobar en general el Plan Maestro de la Comuna 8 (Villa Lugano, Villa Riachuelo y Villa Soldati), gracias al apoyo de las principales fuerzas de la oposición, inclusive el Frente para la Victoria. Este plan promueve el negocio comercial en la zona sin contemplar la crisis habitacional de la zona, entre otros tantos problemas.

2. “Hay lugares extremos como Ciudad Oculta, dónde está el Elefante Blanco, que no está bueno para urbanizar”

Rodríguez Larreta habla de ciertas preferencias y posibilidades acerca de dónde se debe avanzar en un proceso de urbanización y dónde no. Además de omitir que haría con las más de 20 mil personas que viven allí en el caso de no urbanizar, el candidato del Pro omite un dato sustancial de cuando sí era viable realizar obras allí.

En el año 2008, a un año de asumir como Jefe de Gobierno Mauricio Macri, el Pro, a través del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) firmó un acuerdo con la organización Sueños Compartidos, dependiente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, para avanzar con la construcción de viviendas en la Villa 15, donde se encuentra el famoso Elefante Blanco. De aquí se desprenden dos cosas. Por un lado, que el IVC no avanzó con las obras acordadas, y más allá de las conjeturas políticas del contexto actual, Sueños Compartidos ha realizado muchas y buenas obras. Pero lo más grave es que en 2011, cuando estalló el famoso caso Schoklender, que acusaba a los hermanos por malversación de fondos y corrupción, Macri trató de despegarse aduciendo que nunca había tenido relación con esta organización. Así, se desentendía de la no realización de obras y de cualquier compromiso que su gestión tenga con dicha corrupción. Si bien el macrismo gozó de protección mediática, lo concreto es que el 13 de agosto del año 2008 se firmó un convenio que nunca se cumplió. Evidentemente, ante las cámaras en los primeros meses de gestión, sí era viable urbanizar la Villa 15.

3. “Por primera vez en la historia empezamos a relocalizar gente que vive en el Riachuelo”

Más allá de la aparente preocupación que Rodriguez Larreta dice tener, en los hechos la realidad es muy otra. La zona de la Villa 21-24, Villa 26, Barracas y el Riachuelo en general, cuenta con una de las poblaciones más extensas viviendo en villas. La relocalización de la que habla el candidato a jefe de gobierno alcanza a alrededor de mil personas, siendo este un número muy reducido en relación a la cantidad que sufren la problemática de vivir cerca del Riachuelo. Sin ir más lejos, en la Villa 21-24 viven más de 50 mil personas (claro está, no todas linderas al río).
Más allá de la correcta aunque insuficiente medida, los problemas son mucho más grandes. El primero es la cuestión de arraigo. Tal como dice Rodriguez Larreta, la relocalización de este puñado de familias es a 15 o 20 cuadras, como mínimo, de donde vivían. Por otro lado, hay una cuestión esencial en relación al Riachuelo. Está claro que por una cuestión de seguridad, si se avanza en un proceso de urbanización, habrá que seguir relocalizando personas al menos a 20 metros del río. El problema central es la falta de políticas concretas en relación al saneamiento del Riachuelo, que tantas veces prometieron hacer conjuntamente el gobierno porteño encabezado por Macri, así como también el provincial conducido por el precandidato presidencial Daniel Scioli. La cuestión no es solo habitacional sino de salubridad, siendo una zona con altos niveles de infecciones especialmente en niños por esta problemática. La orientación política del Pro hacia estos barrios termina de cerrarse cuando vemos que al interior de ellos siguen existiendo los Núcleos Habitacionales Transitorios (NHT), creados durante el gobierno de Onganía a fines de la década del 60.

4. “El ´PRO ganó en todas las villas”

Es un hecho concreto. El Pro tiene un gran caudal de votos en las villas. ¿Cómo se explica esto? Las villas en los últimos 10 años crecieron, porcentualmente, como nunca antes en la historia. ¿Entonces? Es pertinente asumir que votar al Pro no es votar globos, sino que son políticas concretas sustentadas de acuerdo con un marco ideológico. El marketing no es su forma de administrar, es la manera que utilizan para posicionarse y de allí poder mediar con el conjunto de la sociedad. El Pro camina las villas tanto como algunas organizaciones sociales. A veces, incluso más. El gran aparato punteril, que no tiene nada que envidiarle al del PJ en el conurbano bonaerense, es una de las principales razones por las que el Pro gana en las villas. Todas las obras de fachada o parche que hay en los barrios populares son ejecutadas por cooperativas. La gran mayoría de ellas dependen del presupuesto y la designación que el Estado haga. Trabajo por voto es una de las maneras. En periodos de elecciones, los delegados y referentes que responden al macrismo juegan con la necesidad de las personas, ofreciendo dinero e incluso comida y festejos a cambio de la victoria electoral.

Por supuesto, como en varios sectores de la sociedad, el gran aparato mediático y cultural del Pro tiene una potencia difícil de contrarrestar. A pesar de que en la ciudad se cierran centros culturales, las escuelas públicas tienen problemas de cupos y de infraestructura, el 26% de las viviendas están vacías en pos de la especulación inmobiliaria, hay sobreprecios en obras, entre otras tantas cosas, el Pro gana con más del 40% de los votos en los barrios populares.

5. “La mayoría de la villa 1-11-14 está asfaltada”

Al parecer, para Rodriguez Larreta asfaltar es sinónimo de urbanizar. Y más, es su único ejemplo. Parece que las cloacas, el tendido eléctrico, el gas natural, el acceso a los servicios básicos de salud y educación, el pago de impuestos, salir del estigma social, no serían ejemplos de urbanización. Además, Larreta insiste en la participación y el consenso, y que si no se logra, como en la villa de Bajo Flores, es muy difícil avanzar en un proceso de urbanización.
Pareciera que al candidato del Pro se le olvida que en el año 2000 se sancionó la Ley 403 que en su artículo 1° dice: “´Créase el Programa de Planeamiento y Gestión Participativo de la Villa 1-11-14´, destinado a elaborar, ejecutar y verificar el Plan Integral de Urbanización de la misma en forma consensuada”. Es decir que la instancia de participación y consenso se celebró con aquella ley, y en estos últimos 15 años los diferentes gobiernos han omitido reglamentarla y ejecutarla. El problema no es el asfalto, sino la desidia y el abandono del Estado, que apuntala a la exclusión de miles de personas que se siguen mudando a este inmenso barrio ante la inexistencia de posibilidades de acceder a la vivienda digna.

6. “Los terrenos de la Villa 31 no son nuestros, son del Gobierno Nacional, por eso no se puede urbanizar”

Todos los puntos que plantea el macrismo de acuerdo a los dichos de Larreta son inexactos. Por supuesto que la gente no quiere dejar su lugar, pero en base a la propuesta del Pro. En el año 2009 se sancionó la Ley de Urbanización de Villa 31, votada en el parlamento incluso por sus legisladores. Sin embargo, esta ley nunca se reglamentó. En cada proyecto que se presentó para poder ejecutar la obra, se contemplaban estas cuestiones: acerca de lugares donde no se puede habitar como bajo la autopista, relocalizaciones dentro del barrio, consenso estructural y cultural, etcétera. El problema es que el gobierno porteño no quiere avanzar con dichas obras.

El segundo argumento es más falaz que el primero. Si no se puede urbanizar porque las tierras son del Estado Nacional, tampoco debería avanzar con las obras de parche. Lo concreto es que en la reglamentación de la ley también está contemplada esta problemática, además de decenas de fallos judiciales que promueven obras esenciales para el buen vivir de los habitantes. Realizada la urbanización (incluso en su proceso), el Estado Nacional puede darle los títulos de propiedad a los habitantes. Esa medida no se puede adoptar hoy justamente porque el barrio no está urbanizado. ¿Qué quiere decir esto? Que el traspaso de las tierras es la excusa exacta del gobierno para no urbanizar, más allá de que se lo exiga la Ley 3343/2009, la 148/98 que le da un marco general a la urbanización de todos los barrios de la ciudad y el Artículo 31 de la Constitución porteña que garantiza el derecho de los más vulnerados. Pero no es solo esto. La verdadera intención del Pro es recibir como estado porteño el traspaso de las tierras y avanzar con el desalojo del barrio (posiblemente rentado) y hacerse de un territorio muy valioso, para poder profundizar su lógica liberal de los negocios inmobiliarios y comerciales. ¿Por qué estamos tan seguros de esto? Porque más allá de que varios funcionarios han hecho referencia a esto, como Fernando Trabuco, ex Director de la Comisión de Vivienda de la Legislatura, podemos simplemente basarnos en las declaraciones de la candidata a vicepresidenta, Gabriela Michetti, cuando aseveró en el programa de Mirtha legrand que la villa 31 no se puede urbanizar y hay que sacarla de allí.

7. “La idea es hacer la urbanización con la gente de Nación”

Rodriguez Larreta expone dos mentiras más. Una es hablar de que en la Villa 20 se está urbanizando. En el año 2005 se sancionó la Ley 1770, la cual, como se imaginarán, no está reglamentada. Por el contrario, la zona de la Villa 20 es lindera a donde había nacido el barrio Papa Francisco, ya que la crisis habitacional había desbordado al sector.
Esta falacia de urbanización se conecta con otra, la del trabajo conjunto. Aparentemente el Pro y el FpV no pueden acordar en nada, son bloques antagónicos. Sin embargo, en la legislatura porteña, ambos bloques votaron el Plan Maestro de la Comuna 8 al que nos referíamos antes o, por ejemplo, el famoso pacto Pro-K, que privilegiaba los negocios de la empresa IRSA atentando contra la vida del barrio Rodrigo Bueno. Pero no es solo esto. El desalojo de Papa Francisco el año pasado fue llevado adelante gracias al trabajo conjunto de la Policía Metropolitana y de la Federal, de Montenegro y Berni. Lo hicieron juntos, a la par y en contra del pueblo. Desalojaron trabajadores y trabajadoras, no narcos. Y los métodos fueron las topadoras, como en la dictadura durante la gestión de Cacciatore, o el menemismo con el intendente Jorge Domínguez. Este tipo de casos evidencia lo que introducíamos en el presente artículo. A veces los espacios se presentan como dispares, pero pertenecen al mismo bloque hegemónico. En la televisión siempre se pelean, pero cuando fue necesario, actuaron parejo sin más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s