Calles / Ph.: Natu Aue

El pasado miércoles 3 de junio se llevó a cabo la imponente convocatoria #NiunaMenos, hecho que rápidamente se transformó en un momento bisagra de la sociedad argentina. Distintas plazas de todo el país se llenaron de personas con un reclamo en común: ¡basta de feminicidios! Esta es nuestra reflexión desde Derrocando a Roca.

Por Estefania Veronica Santoro @fanusantoro

Ph.: Nati Aue @NatiAue

Carteles hechos a mano, brazos que levantan pancartas con pedidos de justicia, un sistema judicial que necesita la intervención y vigilancia feminista, para quebrar el prejuicio patriarcal. Victimas presentes en fotografías, exhibidas por familiares saturados de dolor, desbordan las calles que se convierten en territorios de lucha. Cuerpos que  felizmente se cargan al hombro una propuesta de liberación colectiva, que genera esperanza, porque sabemos que nos estamos solxs.

Tomar las calles en clara señal de protesta, poner el grito en el cielo, levantar los puños con ímpetu, exacerbar el espíritu, sentir que el corazón bombea fuerte. Alegría porque nos animamos a una tarde de lucha, dolor y recuerdo por lxs que ya no están, aumentar el coraje para caminar junto a lxs que nos necesitan, construir el mañana con herramientas nuevas que nos protejan. La lucha es pasado, presente y futuro, no nos van a callar más, ya despertamos de la opresión, algunas hace muchos años, otras hace días, pero lo importante es que lo hicimos y cada vez lo haremos más y mejor.

Ph.: Nati Aue
Ph.: Nati Aue

Focalicemos en los que realmente apoyan todos nuestros reclamos de manera íntegra, los que no lo hagan, rápidamente se diluirán y se olvidarán de esta causa. No gastemos fuerzas en los desencuentros ni en las opiniones que generen apatía, reservémoslas para continuar la lucha. Celebremos lo que pasó con la alegría de saber que contamos con el apoyo de una buena parte de la sociedad y con la esperanza de que el cambio es posible. Nuestra admiración y entero respeto por las que supieron llevar adelante esta fenomenal proeza y por todas lxs personas que, sin dudarlo, se organizaron para estar presentes en plaza Congreso y en todas las plazas de nuestro país.

Esta vez inundamos las calles con una causa puntual “¡basta de feminicidios!” pero faltan miles de “bastas”: aborto clandestino, redes de trata, justicia patriarcal, violencia institucional y todos los reclamos que atraviesan el ancho y largo del país. Esto incluye personas atravesadas por el racismo, lesbotranshomofobias, lxs desprotegidxs y postergadxs de la sociedad, que estuvieron también en las plazas, alzando sus voces. Personas que no cuentan con los recursos necesarios para defenderse, muchos ni siquiera saben cómo hacerlo, son lxs que más sufren la violencia heteropatriarcal, debido a las condiciones de exclusión que viven en sus barrios, en sus hogares y en las diferentes instituciones sociales que atraviesan a lo largo de sus vidas, que lxs ningunean y lxs deprecian.

Ph.: Nati Aue

El estado deberá actuar, implementar controles que certifiquen que las leyes que nos amparan se cumplan en tiempo y forma, tal es el caso de La ley 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. Esta vez nos van a escuchar, esta vez más acompañadas que nunca defendimos nuestra autonomía, nuestros derechos, nuestra vida. Porque de eso se trata todo esto, defender la vida, esas vidas que quieren apropiar, dominar, controlar, violentar, machacar, oscurecer, silenciar. Ayer, en Plaza Congreso fuimos todxs unx, nos unió la sed de justicia, la bronca, el dolor, el deseo de clausurar la cultura, la sociedad y la justicia heteropatriarcal. Miles de personas de todas las edades, diversidad sexual, procedencia social y cultural, organizaciones feministas, políticas y barriales.

Ph.: Nati Aue

La lucha no comenzó este 3 de junio de 2015, tiene años de puños en alto, años de gritos ignorados, pero lo que sí comenzó es una nueva forma de organizarnos, dialogar, encontrarnos. Una nueva articulación política para una anhelada transformación, urgente y necesaria. Sin embargo, hay algo que ya se transformó, nuestro reclamo se volvió colosal, por todxs aquellxs que decidieron apoyarnos. Nos cambió la plaza, la calle, el encuentro, el debate y el pedido de justicia masivo que demanda ¡DERROCAR EL PATRIARCADO!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s