Laburar en un call: El arte de exprimir(te)

Call-Center

 Si no trabajaste nunca en un Call Center, es casi seguro que alguien conocido a vos lo haya hecho. El puesto de telemarketer es uno de los más accesibles para la población que encara sus primeros años de vida laboral, y también uno de los más precarios, un lugar en el que muchos derechos laborales se disuelven y en el que se hace más visible la relación de explotación. Este artículo intenta desentrañar toda una estructura que permite que los Call Center sean uno de los negocios más rentables para los empresarios en la actualidad. Opinan Alejandro Cohen Arazi, director de la película “Córtenla” y  Gustavo Cutiller y Ángel Gross de la agrupación “Telemarketers en Lucha”.

Por Santiago Pellegrini @PellegriniSanti


La precarización, el deterioro físico y mental, un breve descanso cronometrado y el control angustiante sobre un trabajo que se basa en exprimir al máximo cuerpos laborales dispuestos a una rotación planificada, conforman las características identitarias del trabajo en un Call Center. “La tercerización es la madre de todos los problemas”, resume Gustavo Cutiller, integrante de la agrupación sindical Telemarketers en Lucha.

Con una fuerte expansión a nivel regional en la última década, la actividad económica de los Call Center se encuentra concentrada en cinco empresas que lideran el mercado mundial de tercerización de este servicio: Teleperformance, TeleTech, Sitel, EDS y Convergys. A nivel local, menos de diez empresas manejan las operaciones del mercado nacional y tan sólo seis firmas lideran la exportación, siendo las primeras cinco empresas del sector subsidiarias de grupos multinacionales. Tal como informa el estudio de Andrea Del Bono Tercerización de servicios en la argentina: empleo y gestión de RRHH en los call center, “Hoy en día es muy corriente que los servicios de atención al cliente se subcontraten a una empresa tercerizadora especializada en gestionar las operaciones de Call Centers y Contact Center (CC); en el caso argentino esa tendencia se reflejó en el crecimiento explosivo de la actividad de los CC tercerizados y en la conformación del sector de Empresas Tercerizadoras de Call Centers (ETCC)”.

dscf0273“La tercerización encubre un abaratamiento de la mano de obra”, explica Gustavo. “Es una manera de encuadrar fraudulentamente a los trabajadores en convenios sindicales que están muy devaluados, como es el de Comercio. Hoy por hoy una trabajadora que tiene más de siete años trabajando en un Call center para una empresa como Visa, por ejemplo, no gana más de 5500 pesos. En planta permanente de Visa se gana el triple”.

La Ley de Teleoperador, presentada en el año 2005, hoy se encuentra cajoneada en el Congreso producto del lobby realizado por las cámaras empresariales del sector: la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara Argentina de Call Centers y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la República Argentina (AmCham). El proyecto de ley busca regular las condiciones de contratación reconociendo la insalubridad de la tarea, la cual establece una jornada diaria máxima de seis horas sin reducción proporcional del salario, es decir, que este se pague como por una jornada semanal normal, de 8 horas diarias.

004 1

 “La enorme rotación que hay en los Call center se da en un escenario general de precarización laboral”, aclara Ángel Gross, también integrante de Telemarketers en Lucha. Y agrega: “La alternativa al Call no es muy diferente al propio Call Center, el cual solo puede florecer en la precarización laboral que envuelve a la mitad de la población argentina”. Según un informe de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de septiembre del 2014, “6 de cada 10 trabajadores jóvenes sufren alguna modalidad de precariedad (57,2%); esto es, 4.266.281 personas de 18 a 35 años de edad, uno de cada dos trabajadores, esta precarizado. Mientras el 32,7% del total de ocupados ganan por debajo del salario mínimo, en los ocupados jóvenes este nivel se eleva al 36,4%. Esto implica que a casi 2,5 millones de jóvenes se les retribuye por su trabajo menos de lo estipulado legalmente”. Asimismo, “la tasa de desocupación juvenil es del 9,8%, la cual supera la tasa de desocupación general (6,9%). La inserción laboral juvenil da cuenta que, de los asalariados, son prácticamente el 40% quienes no están registrados, afectando a casi 2,3 millones de personas entre 18 y 35 años, mientras que en el total de la fuerza laboral esta proporción es del 33,6%”.

Cortenla-un-documental-de-Alejandro-Cohen-sobre-call-centers

 Córtenla, estrenada en septiembre del 2014, dirigida por Alejandro Cohen y producida por El Ojo Obrero, es una película que entre el registro documental, la ficción y la historieta animada pretende dar visibilidad a lo que pasa dentro de los espacios de trabajo de los Call Center. A través de la comedia, la película busca denunciar los abusos del contexto laboral precarizado, poniendo énfasis en las vivencias y problemáticas que envuelven a quienes se encuentran del otro lado del teléfono.

Alejandro, para la realización del film, ingresó a distintos congresos de empresarios del sector donde el centro del debate giraba en torno a la fuerza de trabajo y su dominio. Allí, la figura de los trabajadores “resistentes” aparecía acompañada a la urgente necesidad de su exterminio. “Estas reuniones me confirmaron la idea de que estamos viviendo en un sistema que está basado en la explotación del hombre por el hombre”, explica Alejandro. “Se sacan la careta. Así como había posiciones que planteaban la necesidad de que la gente se quede, que se pongan la camiseta de la empresa y así reducir costos en capacitación a nuevos trabajadores, había quienes del otro lado de la discusión, consideraban que si hay algunos que son estudiantes que lo ven sólo como un laburo, a esos son los que más hay que exprimir, porque son un recurso descartable”.

Córtenla es, sobre todo, eficaz: logra poner en imágenes las miserias laborales ya conocidas o presupuestas sobre el trabajo en un Call Center. La sobreexplotación, los salarios bajos, el maltrato y los insultos de clientes ofendidos, el estrés sufrido por jóvenes trabajadores con poca o nula experiencia obligan a uno a pensar cómo responder ante las próximas llamadas que nos lleguen de un telemarketer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s