VII Cumbre de las Américas: Haciendo historia

 

11161340_10153040026952713_6214563620692911153_n

Una nueva Cumbre de las Américas reunió en Panamá -el 10 y 11 de abril- a 35 de las 36 naciones que conforman el continente. La única jefa de Estado que se ausentó fue la presidenta de Chile Michel Bachelet, por las recientes inundaciones que azotaron a su país. 21 años pasaron desde la primera cumbre creada por los Estados Unidos (EEUU) y muchas cuestiones se han modificado. La conformación de la  Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el Mercado común del sur (Mercosur), la Comunidad del Caribe (CARICOM) entre otros, significaron un paso más hacia la unidad y la organización con objetivos comunes de los países de América Latina y el Caribe. EEUU ya no dominó la sesión, y si bien no se firmó un declaración final por falta de acuerdo, sí hubo muchos puntos en común entre las naciones latinoamericanas.

Por Alejandra Santiago


El presidente de Panamá Juan Carlos Varela –país sede– propuso el lema: “Prosperidad con Equidad: El desafío de Cooperación en las américas”. Entre los grandes tópicos de acuerdo general se encontraron: educación, salud, crecimiento económico sustentable e inclusión social.

“Esta cumbre es histórica, por primera vez participa el país hermano de Cuba”, fue la frase repetida en varias intervenciones. El presidente cubano Raúl Castro, al comienzo de su intervención, aclaró: “Me pidieron que expusiese en ocho minutos, pero teniendo en cuenta que me deben seis cumbres, seis por ocho da 48; entonces, extenderé mi intervención”. Con constantes referencias a la lucha llevada a cabo por el pueblo cubano para alcanzar su liberación, Castro no se cansó de repetir hechos históricos que marcaron el presente de la isla. El presidente cubano destacó que aún resta  hacer efectivo el levantamiento del bloqueo, que se encuentra trabado en el parlamento estadounidense.

Otro de los temas que los mandatarios de la región de América Latina y el Caribe hicieron referencia, fue el decreto anunciado por EEUU en el que se denuncia a Venezuela como una amenaza para su país. “Resulta inverósimil, casi ridículo que cualquier país de nuestro continente pueda resultar una amenaza para la mayor potencia militar, económica, financiera y política del mundo”, remarcó la jefa de Estado de la Argentina Cristina Fernández de Kirchner y continuó: “Como nadie puede creer que el Reino Unido haya declarado como amenaza a la Argentina en nuestro propio territorio que son las Islas Malvinas”. Por su parte, la primera ministra de Trinidad y Tobago Kamla Persad-Bissessar afirmó: “(…) de los 35 países que nos encontramos hoy aquí, 33 apoyamos a Venezuela”. También se refirió a esto Raúl Castro: “Las relaciones hemisféricas político-económica y cultural deben cambiar, basadas en el derecho de la auto-determinación soberana de los pueblos y sus representantes”.

10686676_10153040014242713_9140819624277691322_n

Rafael Correa, presidente de Ecuador, apeló a la historia al recordar las dictaduras militares que vapulearon a nuestros países, y de esta manera hacerles notar a los países del norte que “nuestra región no aceptará nunca más la intervención de afuera”. La presidenta de Brasil Dilma Rousseff, por su parte, remarcó las consecuencias de visiones y políticas equivocadas, sobre todo neoliberales, que nos dejaron con hambre, desempleo y mortalidad infantil. Asimismo, el jefe de Estado boliviano Evo Morales remarcó que es importante repasar la historia para no cometer los mismos errores.

El único que se negó a hablar de historia fue Barack Obama. No es de sorprender que el mandatario de los EEUU dijese que para alcanzar la cooperación entre las naciones su país no será prisionero del pasado, porque ellos miran hacia el futuro. Y continuó: “Podemos pasar mucho tiempo hablando de injusticias pasadas, EEUU es una excusa cómoda, pero eso no va a aportar progreso, no va a acabar el analfabetismo, no va a hacer que nuestros países sean más competitivos”. Sin embargo, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro aclaró: “No somos antiestadounidenses somos antiimperialistas”. Los presidentes de la región latinoamericana  interpelaron al mandatario de los EEUU y analizaron como un paso fundamental avanzar hacia la construcción de democracias participativas e inclusivas para poder alcanzar la cooperación entre las naciones. Dejando las ideologías de lado, es importante resolver los problemas que atañen a todos como continente tales como la  pobreza, la distribución de las riquezas, el hambre, entre otras cuestiones . “La pobreza -agregó  Evo Morales- crea resentimiento y el surgimiento de un pensamiento antiimperialista y anticapitalista. Es importante en este debate decirnos la verdad sin miedo entre nosotros”.

A pesar de las constantes menciones a Barack Obama en los discursos de los presidentes Nicolás Maduro, Cristina Fernández de Kirchner, Evo Morales, Tabaré Vázquez, entre otros mandatarios, el jefe de Estado de los EEUU ya se había retirado del recinto al finalizar el discurso de Raúl Castro, quien resaltó la “necesidad de respetar el derecho inalienable de todo Estado de elegir su sistema político social y cultural como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones”.

Por falta de acuerdos en el tema Malvinas y sobre el decreto estadounidense dirigido a Venezuela, la cumbre concluyó sin declaración final. El apoyo a la Argentina en su lucha por la recuperación de la soberanía territorial en las islas Malvinas tuvo amplias adhesiones. Pero el tópico sobre el que más se insistió fue en el reclamo de Venezuela de levantar el decreto en su contra. Tuvo el apoyo de 33 de los 35 países presentes, pero fue rechazado por EEUU y Canadá, lo que no resultó una novedad: “La historia de relación entre América Latina y EEUU está más llena de fracasos que de éxitos”, fue la observación pesimista y realista de Evo Morales.

La búsqueda por la unidad y la cooperación entre las Américas queda reducida a América del sur y América central. Al respecto, la declaración de Rafael Correa esclareció la posición ideológica de una mayoría de los mandatarios presentes: “Cuando las elites denuncian autoritarismo y dictaduras es porque ya no pueden someter a nuestros gobiernos a sus caprichos e intereses”. Y concluyó: “Cuando las elites latinas denuncian que no existe libertad de prensa es porque sus medios de comunicación ya no tienen la impunidad para manipular la verdad o porque nos atrevemos a disputar su hegemonía a desenmascarar sus mentiras”.

11021977_10153040029797713_1725941644091033209_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s