Sacá el machista que hay en vos

10426225_10205073276166374_1026276583717291443_nUn día como hoy pero de 1986, una feroz neumonía arrancaba para siempre de la tierra parisina a una mujer que armada de valor se atrevió hablar sobre lo que en su época todos preferían callar. La escritora y filosofa Simone de Beauvoir, supo plasmar en su obra ‘El segundo sexo’ la historia y las causas del sometimiento femenino. Sin embargo, 65 años después de publicado este magnífico ensayo que tanto sirvió a los movimientos feministas, la violencia sigue vigente en todos los ámbitos de la vida social, en las calles, en los diarios, en la revistas, en la intimidad de los hogares, en la televisión y hasta en la radio.

Por Estefanía Santoro @Fanusantoro


“Si te agarro con otro te mato
te doy una paliza y después me escapo”
Humberto Vicente “Cacho” Castagna

Desde la funesta y horriblemente pegadiza “¿será porque te vino?”, pasando por Show Match(ista) y sus derivadas repetidoras, hasta un sketch de Casados con hijos, la televisión, la publicidad y los medios de comunicación masiva de nuestro país se encargan de perpetuar y reafirmar la ideología machista heredera de la antigua matriz patriarcal que reduce a la mujer como ama de casa, esposa, objeto sexual o de posesión. Esto no es novedad, mucho se ha escrito y denunciado al respecto. Sin embargo cuesta llegar a las conciencias de las personas, quienes aun reconociendo que forman parte de una sociedad que injuria al género femenino, en muchas ocasiones y a veces hasta sin saberlo, enaltecen dicha ideología al tomarla como válida al reproducirla e incorporarla en su vida cotidiana, lo que les impide construir un juicio crítico.

Habitualmente resulta difícil, incluso para propias las mujeres, abstraerse y contradecir los presupuestos tradicionales con los que fueron criadas, los cuales admiten y naturalizan como verdades comprobadas. Esta situación las conduce a formar parte de una dominación simbólica producto de una construcción sociocultural que fue instaurada a lo largo de la historia. Retomando a Pierre Bourdieu uno de los intelectuales más influyentes del siglo xx, el hombre ejerce sobre la mujer una violencia simbólica, indirecta y no física que, en ciertos casos, ella acepta desde la ignorancia, pero con su consentimiento y por lo tanto se convierte en “cómplice”.

Repasando ligeramente la historia, las causas de esta sumisión femenina fueron demostradas en una obra ejemplar, precursora y salvadora para millones de mujeres. Un exhaustivo ensayo que atraviesa la historia de la humanidad entera centrada en el género femenino relegado, violentado, devaluado, desarmado, desgastado, cosificado, despreciado, empobrecido. El libro El segundo sexo de la filosofa y escritora francesa Simone de Beauvoir, publicado en 1949, podría considerarse la biblia del movimiento feminista -más allá de algunas disidencias que surgieron luego-, y resulta sin duda una obra fundamental para aquellas mujeres que decidimos cargar bajo nuestros hombros la lucha por la igualdad de género.

1476098_10205073301727013_3498057619691782052_n

Salvando las diferencias, y teniendo en cuenta las batallas conquistadas y los avances en materia de igualdad de géneros desde el momento de publicada la obra hasta hoy, el ensayo de Simone nos detalla el lugar ocupado por el las mujeres en la sociedad para entender de dónde proviene esta subordinación y acatamiento que aún hoy persiste, intentando destruir finalmente todos las mitos que nos llevaron a permanecer durante años en un total desprecio.

No obstante, después de sesenta y cinco años de publicado este ensayo, con una tradición de lucha fuertemente asentada por diversos movimientos feministas, activistas y organizaciones pro igualdad de género, el panorama resulta perturbador cuando de un solo pantallazo es fácil observar cómo en cualquier parte del mundo los mitos, la discriminación y la violencia persisten. Son diversos los espacios donde la mujer soporta todo un sinfín de sarcásticos estereotipos: frívola, mediocre, servil, sumisa, irritable, inútil, vanidosa, voluble. Esta es la caracterización sociocultural que se le ha impuesto a lo largo de la historia y que hoy tiene especial asidero en la televisión, la publicidad y los medios de comunicación. Argentina no es la excepción, lejos se está de desterrar de la tv la figura de la bailarina de cumbia de los sábados por la tarde, un programa repleto de primeros planos de culos y tetas, donde el énfasis no está puesto en la danza hábil de estas chicas sino en mostrar sus cuerpos, cosificándolas y reduciéndolas a sus zonas erógenas.

Asimismo, gran parte de dicha caracterización está presente en la versión local de la serie estadounidense Casados con hijos, repetida hasta el hartazgo por Telefé, donde Moni Argento (Florencia Peña) representa un ama de casa estúpida, torpe, inútil, vaga y despreciada por su marido. Su hija Paola (Luisana Lopilato) no corre mejor suerte, personifica a una joven casi analfabeta, desvergonzada, tonta, ignorante y excesivamente interesada por las relaciones sexuales. Pero si de bastardear al género femenino se trata, el programa que más ha contribuido a la causa es Show Match al mando del presidente de la asociación argentina de machistas Marcelo Tinelli, quien se encarga desde hace años que no falte en la televisión una gran cuota de cosificación sexual femenina y porque no, también, masculina.

Las publicidades, promueven todo tipo de violencia simbólica y mediática: amas de casa confinadas a realizar tareas del hogar y que como si eso fuera poco deben recurrir a la figura masculina de un superhéroe musculoso para poder llevarlas a cabo. Por otro parte, nos encontramos con una abusiva difusión de imágenes de mujeres jóvenes que imprimen un modelo de belleza ideal con cuerpxs perfectxs y extrema delgadez, así como también, aquellas que una vez por mes son afectadas por dolores de cabeza lo que las convierte en completas histéricas.

En el caso de los noticieros televisivos, las conductoras presentan desventajas en relación a su compañero del sexo opuesto. Es común notar que las periodistas poseen meno participación que su pareja masculina y hasta en la radio subsiste el curioso caso de la emisora Aspen Classic que no presenta voces femeninas al aire.

Los prototipos que reproduce la tv argentina generan en el imaginario colectivo una representación negativa de la mujer al presentarla como aquella que puede ser manipulada, que carece de inteligencia y raciocinio, donde lo que importa es su cuerpo y no sus ideas o expresiones. Estos son los estereotipos que se insertan en la sociedad y se naturalizan en la esfera cultural y social, avalando y reforzando la sociedad machista, la misma que genera violencia física y que años tras año se cobra miles de víctimas. Según un estudio realizado por La Asociación Civil La Casa del Encuentro, en 2013 casi trescientas mujeres perdieron la vida como consecuencia de la violencia masculina, un 16 por ciento más que en 2012.

Así como Simone se encargó de desterrar la mentira más salvajemente construida por hombres y religiones, donde la mujer es un ser condenado a la dependencia masculina, ¿Es posible que cada unx frente a su televisor pueda “mirar entre líneas” y discernir qué contenidos generan violencia  simbólica, esa violencia que es tan encubierta y maquillada como eficaz y perjudicial, esa que afecta a todas: madres, adolescentes, jóvenes, ancianas y niñas? ¿Por qué no inculcar a las nenas a ser respetadas desde su más tierna juventud, así como se les indica sentarse con las piernas cerradas y a no contraer comportamientos masculinos?

11162037_10205073451730763_8798395813717266658_o
Nan Goldin: Autorretrato (Fotografía incluida en el libro The Ballad of Sexual Dependency, 1986)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s