Embajada Boliviana: la esencia punk en La Plata

PH: Gusi Ramone
PH: Gusi Ramone

Terminó la condena. El 2010 había sido elegido para el  regreso a los escenarios de Embajada Boliviana, luego de su separación en el 2001 con el disco “Soñando Locuras” todavía fresco. Sin embargo, la alegría en aquel año no duró mucho. Los médicos le diagnosticaron a su cantante Julián Ibarrolaza acúfenos, un problema en el oído interno sin solución aparente que le impide exponerse a volúmenes altos. A pesar de ello, el 2014 será recordado como el año de la vuelta definitiva. Con un formato de show novedoso para el punk (eléctrico y acústico), la banda de La Plata cerrará el año en Groove el domingo 7 de diciembre junto a Katarro Vandálico.

Por Carlos Sanabria @hayquearar


 

¿Cuántas veces habré hecho girar ese disco de culto que es Soñando Locuras? ¿Cuántas veces me volví a identificar con esas historias, con esas calles de La Plata que los Embajada describieron tan bien en los ’90? El regreso fue en mayo de este año en el Teatro de Flores, y entre tantas satisfacciones, resaltaron para mal un grupejo de punk rockers que intentaron decirle a quien había compuesto las principales melodías y letras de Embajada Boliviana, cómo debía tocar… Embajada Boliviana. De su vuelta, del nuevo disco que se viene, de la vigencia de una banda que se separó por primera vez en el 2001, charlamos con Julián (voz) y con Cabeza (bajista)

_ ¿Qué balance hacen de este regreso de Embajada a los escenarios? ¿Cuál ha sido la respuesta del público ante el formato acústico?

Julián (J): _ Fue un año muy loco, a raíz de mi problema y la necesidad de tocar surgió una idea. Esa idea motivó un hecho artístico bastante novedoso que me permitió a mi poder volver a tocar en vivo dentro de lo que es un grupo punk. Fue un año cargado de emoción y de esfuerzo porque el problema continua, pero fue también un volver a vivir. La gente aceptó el formato acústico, aprendió a disfrutarlo y entiende que suma. A los que nos alientan y nos apoyan les estoy agradecido porque es la única manera que tengo de tocar y ellos me regalan ese lugar. La parte acústica se entendió porque está en medio de dos bloques eléctricos que gastan mucha energía, tanto del público como de los músicos.

_ Me tocó estar en una fecha que hicieron en mayo en el Teatro de Flores, y lamentablemente también aparecieron algunos silbidos y faltas de respeto hacia tu persona en el momento de las canciones acústicas, ¿Cómo lo tomaste? ¿Sigue pasando?

J: _ Siempre digo que esa gente no tiene lugar en los recitales de Embajada. Nosotros creemos en la libertad, en los derechos individuales de la libertad del hombre, y que eso pase me parece una perdida de tiempo para la gente. Igual, esos 20 chicos con remera de Ramones que me insultaron no me mueven un pelo. No conocen a los Ramones, no tienen idea de quienes fueron, los Ramones se dieron cuenta de lo que tenían que hacer con el punk rock, que nació en el ’75, que es un género nuevo y muy lindo que se merece otra cosa. Mucha gente lo entendió, por ejemplo Ciro Pertusi y Mariano Martínez de Attaque 77, que fueron unos adelantados y nunca creyeron en los subgrupos provocados por el fanatismo. Hay gente a la que ese mensaje no les llegó, no lo comprendió y están dando vueltas en los recitales punk buscando molestar a los demás y decirles como tienen que ser las cosas. Si 50 personas te insultan porque tocas una canción un poco melódica, nunca escucharon Baby I love you de los Ramones ¿Qué está pasando? No estamos usando la cabeza… Igual esa fecha en Flores fue un filtro, gracias a Dios no aparecieron más críticas ni cuestionamientos en el vivo.

PH: Gusi Ramone
PH: Gusi Ramone

_ ¿Cómo explican la vigencia de las canciones de Embajada y la fidelidad del público a pesar de tantos años de parate de la banda?

Cabeza (C): _ Hicimos una música que es popular, que es cantable. Soñando Locuras tiene melodías pegadizas y que han pasado de generación en generación. Yo tengo hijos y les pongo “Ella está loca” y la cantan, es como el “Arroz con leche” para ellos. Son canciones que se las podes hacer escuchar a personas que no son del palo, que no les gusta el punk. Mucha gente se sorprende, a veces prejuzgan a una banda “punk”, y te terminan diciendo “estaban buenas las canciones”
J: _ Soñando Locuras es un disco que trascendió porque tiene lindas canciones. Pudo captar el instante y atraparlo en la canción, en el sonido. Es un pedazo de vida encerrado en un cd, pero que sigue vivo. La posibilidad de representar musicalmente un momento de la vida y registrarlo lo hace un buen disco.
C: _ Soñando Locuras se grabó después de estar casi 10 años tocando. El disco fue un ciclo que se cerró, y de hecho después de que salió nos separamos.
J: _ No es un disco que se haya hecho en un año, es un compilado de demos anteriores, fue una selección de canciones, vos corres con ventaja así. Además Embajada Boliviana es una banda que se mantuvo en el tiempo porque que tuvo ciertos códigos e ideales sanos, como la amistad entre los músicos. También se dieron cosas extrañas como mi problema de salud, lo que hizo que la banda se haga fuerte, y así se fue generando un “boca en boca”, porque la gente captó que era un trabajo genuino. La relación entre el publico y nosotros es agradable, y cuando tocamos tratamos de reflejar esa felicidad que nos da el presente, es como una retroalimentación.

_ Julián, te toca salir al escenario solo en el formato acústico, lo que implica que la respuesta del público sea distinta a la estabas acostumbrado. No los ves saltar, hacer pogo ni agitar, ¿Qué te llama la atención del público durante esta parte del show? ¿Te llena esta respuesta de igual manera que antes?

J: _ Que la gente esté quieta, prestando atención a las manos de quien tocamos, a los arreglos, que esté escuchando, cantando las canciones de la misma manera pero sin saltar porque no se prestan para el salto ni la euforia… eso me llena. La sensación es diferente, si me das a elegir prefiero tocar eléctrico porque es mucho mas adrenalínico, y ver a un montón de gente pogueando y cantando tus canciones, es lo mejor que le puede pasar a un compositor. Lo acústico me hace vivir cuestiones musicales que antes no vivía, hay una comunicación más musical, que todavía está en veremos, está en desarrollo.

_ Este regreso de Embajada viene con un nuevo disco en proceso, ¿De qué se trata?

C: _ Estamos trabajando en eso, va a contar con el mismo formato de los shows, va a haber canciones eléctricas y acústicas, y Julián va a cantar en todas.
J: _ Es un disco más lento que Soñando Locuras, lo que ameritan otras cualidades musicales que aparecen en las melodías, que son más largas que antes. Las canciones no tienen tanta distorsión, está un poco más controlado porque lo estoy mezclando y produciendo yo. La idea es un poco salir de lo que fue Soñando Locuras, no queremos repetir lo mismo. Es un disco artesanal, que está mezclado en mi casa, y quizás tiene una baja calidad de audio, pero tiene un gran desarrollo artístico, lo que perdió por un lado, lo ganó por otro. Es artesanal por la preparación, y experimental porque se grabó muchas sobre lo que estaba grabado.

_ Aparece la influencia de tus discos solistas…

J: _ También en mis discos solistas está Embajada, te puedo dar vuelta la pregunta. Ahora tengo una visión distinta de la música de cuando empecé a tocar, lo hago un poco más lento, trato de desarrollar las canciones un poco más. Pero en este disco están mis compañeros de Embajada, que en mi etapa solista no estaban. Tratamos de rescatar lo que aparentemente a la gente le gusta de cada uno de nosotros, la esencia de cada uno.
C: _ Vamos a ser nosotros, como lo hicimos cuando grabamos Soñando Locuras. Igualmente va a ser un disco totalmente distinto, experimental, con guitarras más bajas, con distintas letras, pero tocado por nosotros.
J: _ Va a tomar sentido con el paso del tiempo, tal vez con un tercer disco bien grabado. No nos va a llevar a la fama, sino todo lo contrario, nos va a depositar aun más fuerte en un lugar de banda de culto. Va a ser un disco que carecerá de un sonido de radio porque no está preparado para eso, porque se va a notar el “mal sonido” o por lo menos el sonido “no radial”. Si algún día la banda toma el camino de funcionar comercialmente y podemos grabar en un estudio y con un productor en serio, no conmigo, a la distancia va a quedar como un disco diferente. Va a ser el más under de la banda
C: _ Las letras a su vez son más personales, menos universales, menos populares.
J: _ Pueden llegar a identificar a las personas más individualmente que en masa. No hay un tema como “No tengo nada” que es como un himno en el que un grupo de gente se identifica por un sentimiento colectivo.

_ Luego de tantos años en el punk, ¿Se consideran referentes del género?

C: _ No se si un referente, a pesar de que hay muchas bandas y chicos que me han contando que tocan temas de Embajada, de hechos hay discos tributos a la banda.
J: _ Yo si me considero un referente del punk nacional, porque creo que aborde el estilo de otra manera, sin miedo, con innovaciones, con contradicciones propias del estilo como montar un set acustico en un recital punk, o grabar una guitarra criolla en una canción. Dejamos cosas en el estilo punk que antes nadie las había hecho.

PH: Gusi Ramone
PH: Gusi Ramone

3 Comments

  1. aguante Embajada lokooo!!! una de las mejores bandas punk nacional, que nos mostro otra manera de ver el punk, con letras y ritmos trankilos, pero muy pegadisos!!! Embajada ahora y siempre!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s