CORREPI: La represión no para, la lucha tampoco

1378813_676977505748499_2935035242562190004_n

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó el viernes 28 de noviembre el Informe anual de la situación represiva en Argentina. Esta idea que nació en 1996, se volvió a materializar en el acto anual en Plaza de Mayo, que se ha convertido en una instancia de síntesis de las luchas antirrepresivas en todo el país. El Archivo de Personas Asesinadas por el Aparato Represivo Estatal busca mostrar lo cotidiano, lo invisibilizado y naturalizado de la represión.

Por Pablo Gilardenghi


 

Justicia por los más de 4.300 pibes asesinados pedía una bandera que colgaba del vallado que divide en dos la Plaza de Mayo. Esas rejas que separaron a quienes participaron del acto de CORREPI con la Casa Rosada, estaban llenas de pancartas y banderas de familiares de víctimas del gatillo fácil, de muertos por torturas en lugares de detención. La cifra que figura en el trapo, y que sintetiza la totalidad de los pibes asesinados, se actualiza cada año. Es acompañada por el dolor de saber que esa es la realidad, que va a haber más pérdidas, pero que por eso la lucha debe crecer y que la denuncia que la acompañe tiene que ser más fuerte que nunca.

archivo3

Antes del acto, las encargadas de iniciar el encuentro fueron diversas organizaciones culturales, que con sus intervenciones artísticas, lograron atraer a todos los presentes a través de la parodia y la ironía que tanto sirven para poner en evidencia las ruinas de lo cotidiano. En las primeras filas, las caras de los más chiquitos seguían atentas a los cuerpos que se movían frente a ellos. Y en seguida, la contundencia de las denuncias ocuparon el escenario: las luchas que se enumeran, y la descripción del feroz despliegue de las fuerzas represivas para combatir a los trabajadores que no se quedaron quietos ante suspensiones, despidos, vaciamientos. Los compañeros de Gestamp, Paty, Lear, Fate, Emfer-Tatsa dejaron sus testimonios de valentía y entereza de una clase que sabe que sus únicas posibilidades están en no rendirse y permanecer unidos frente a la explotación y la represión común del Estado, las patronales y la burocracia sindical.

En este espíritu de solidaridad y fraternidad tuvieron su lugar los espacios de coordinación donde desde CORREPI se hace el tan necesario aprendizaje de la co-militancia y la unidad de acción frente al enemigo común: El Comité por la absolución de los petroleros de Las Heras, la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), el Encuentro Nacional de Espacios Culturales Autónomos (ENECA), el Comité por los presos políticos peruanos, y las organizaciones hermanas del Encuentro Nacional Antirrepresivo (ENA).

archivo2

Los datos duros del Archivo de Personas Asesinadas por el Aparato Represivo Estatal, enumeran 4.278 personas asesinadas en democracia, con 2.700 víctimas durante los gobiernos kirchneristas, más del 63% del total. El Archivo no describe hechos trágicos o desgracias particulares, sino prácticas sistemáticas. Nos matan un pibe por día en las barriadas, el 51% tenía menos de 25 años, y tanto en la Puna, la Patagonia, la Cordillera o el Litoral, la represión es política de estado.

Los familiares organizados en CORREPI, madres, padres, hermanos, primos, hijos, llenan el escenario. Son los miembros de familias incompletas por el Estado asesino, que no piensan vender la memoria por unos pesos, que siguen firmes en su convicción de denunciar y buscar una justicia que no se hace en los tribunales, sino en la organización de los que menos tienen y más sufren la represión. Transmiten la entereza y la fuerza con que van templando las convicciones, la certeza de saber que tienen que combatir contra un Estado y todo su aparato represor, el que aprieta el gatillo y el que absuelve con sus jueces y fiscales. Se plantan contra el ninguneo de los grandes medios (como siempre ausentes de la presentación), y parte de la sociedad que los sienta en el banquillo de los acusados.

El objetivo de este Archivo, de su permanente actualización y de su presentación pública cada año, es aportar al análisis de la situación que vive nuestro país, contribuyendo a formar conciencia popular sobre la represión cotidiana como política de estado. Porque, adopte la forma que adopte, la represión es siempre de clase, y tiene la finalidad de perpetuar y profundizar la explotación. La Plaza de Mayo será testigo de las luchas por cada pibe asesinado, por cada trabajador represaliado y por las compañeras que no están. 4.300 en democracia.

archivo1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s