Política nacional

Soberanía Nacional: De Videla a Scioli, Macri o Massa.

Día-de-la-Soberanía

El pasado 20 de noviembre se conmemoró el Día de la Soberanía Nacional. Esta fecha hace referencia a la Batalla de Vuelta de Obligado de 1845, donde se enfrentó la Confederación Argentina liderada por Juan Manuel de Rosas contra la Marina anglo-francesa. Pasados 169 años de aquella batalla que reafirmo la idea de República, vale preguntarse: ¿Somos soberanos? La soberanía: ¿Se consigue y se defiende o es algo que se construye día a día?

Por Tomás Hart de Presencia Agraria


Cuando hablamos de soberanía debemos entender que es algo que atañe a todas las esferas de la realidad. Soberanía política, soberanía económica, soberanía cultural. Nos referimos a la posibilidad de autodeterminar nuestra propia identidad, nuestro propio camino sin estar condicionados por agentes externos. Sin embargo, dentro del marco de globalizacion capitalista, esto resulta cada vez más difícil. En la última década, distintos gobiernos latinoamericanos han dado pasos importantes para el fortalecimiento de la soberanía en todos sus aspectos, y quizás en lo que más se haya avanzado, es en el nivel de la soberanía cultural, que implicó una revalorización de la cultura local y latinoamericanista frente a la imposición por intravenosa de la cultura yanki.
Todos recordamos con agrado aquel 5 noviembre de 2005 en Mar Del Plata en donde Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Evo Morales y Lula le dijeron NO al ALCA. Estos gobiernos, a diferencia de sus antecesores, decidieron no seguir al pie de la letra los “consejos” provenientes del norte de nuestro continente. Con Hugo Chávez a la cabeza, el bloque latinoamericano le puso un freno a la impunidad imperial del gobierno de EE.UU.

545a357fe31df
A nivel económico, Venezuela, Ecuador y Bolivia han dado muestras de avances soberanos entre los países de nuestraamérica. La nacionalización total de los bienes comunes naturales¹ , la creación del ALBA² , sus retiradas del CIADI (Institución del Banco Mundial que media en conflictos entre Gobiernos y Empresas) son algunos de estos ejemplos. Un poco más atrás, encontramos a los llamados países progresistas (Argentina, Brasil y Uruguay), que si bien han conseguido ciertas conquistas en la arena económica, no han podido o querido, utilizar su acumulación de poder para modificar, al menos un poco, la matriz productiva.

En Argentina aparecen decisiones que van en sentido contrario a la soberanía económica. No se ha salido del CIADI – Institución que pertenece al Banco Mundial-, lo que le ha costado millones de dólares a nuestro país debido a una cantidad importante de juicios perdidos frente a trasnacionales buitre³ . Si llegara a surgir un nuevo problema con una transnacional, el litigio se resolverá en dicha institución, la cual cuenta con fuerte y clara tendencia hacia el beneficio de las empresas.

En 11 años de kirchnerismo no se ha derogado la Ley de Entidades Financieras (Videla- Martínez de Hoz) ni la Ley Inversiones Extranjeras (Menem-Cavallo). Estas dos leyes dan un marco de desregulación económica que no puede ser combatida desde una cadena nacional o un programa de televisión. Las amenazas o los llamados de atención no resuelven estas cuestiones. Con una buena cantidad de años con mayoría parlamentaria es interesante analizar porque el kirchnerismo no se ocupó de vetar estas leyes.

Se siguen ampliando derechos- es ley el nuevo Código Civil y Comercial. 134 votos a favor y cero en contra-1-

Otro punto importante refiere a los bienes comunes naturales. Argentina se caracteriza por ser un país agroexportador. La expansión del monocultivo de soja es una imposición, en gran medida, de tinte económico. La nueva división internacional del trabajo, consecuencia de la crisis neoliberal, ha llevado al gobierno a dar riendas sueltas para dejar de producir alimento para nuestros pueblos y poner en marcha la producción de “lo que el mercado nos pide”. Esto no solo afecta nuestra economía a futuro, sino que en el presente desplaza a miles de campesinos y pequeños agricultores.

En relación a los hidrocarburos, el gobierno en 2011 estatizó el 51% de la aun Sociedad Anónima YPF. Años después, firmó un contrato con cláusulas confidenciales –desconocido públicamente- con la empresa fugitiva de la justicia, Chevron. El pasado 30 de Octubre, el gobierno, gracias a su mayoría en el congreso, aprobó la nueva ley de hidrocarburos, una de las leyes más entreguista de los últimos 50 años. Da lugar a contratos de una duración de 35 años, avala la utilización masiva de fracking (método de fractura hidráulica prohibido en varios países del mundo por sus consecuencias socio-ambientales, como se vio en el caso de Ecuador), y solo obliga a dejar el 12% de regalías en el país, cuando, por ejemplo en Bolivia, las regalías son del 50%. A su vez le da prioridad a las empresas transnacionales frente a las nacionales para la explotación de hidrocarburos no convencionales.

Otra cuestión importante que se aleja de la soberanía económica, es la Nueva Ley de Semillas que se quiere impulsar desde el oficialismo. Este proyecto de ley que es avalado por Monsanto, atenta contra el libre uso, el intercambio y la reproducción de semillas. Siendo el primer eslabón de la cadena alimenticia, la mercantilización de las semillas es un claro ejemplo de falta de soberanía.
En lo que refiere a relaciones internacionales, el 26 de julio de 2014, en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Argentina se abstuvo a la votación de la propuesta llevada por Ecuador y Sudáfrica (Resolución HRC 26th-25/06/2014-A/HRC/26/L.22/Rev.1) que buscaba crear un instrumento jurídico que obligue a las transnacionales a respetar los derechos humanos.

Con la llegada de promesas de posibles inversiones de China, desde el Ejecutivo Nacional, se envió un proyecto de ley “de inmunidad a las inversiones de otros países vía acuerdos de reciprocidad con bancos centrales”. Si bien existe inversión argentina en el extranjero, es realmente incomparable el capital que puede invertir Argentina en China con el que puede China en Argentina. Se repite la misma lógica de los tratados de libre comercio o los contratos con cláusulas confidenciales: una relación desigual.

El pago de deuda al Club de París, a Repsol, el de los juicios en el CIADI, la cancelación de deuda del canje, y el intento de pago a los fondos buitre parece ser el camino hacia la soberanía. Sin embargo, puede entenderse como la preparación del escenario para un nuevo endeudamiento. Haciendo los deberes que los grupos económicos internacionales nos mandan, la posibilidad de pedir nuevos préstamos aumenta.

Desde el kirchnerismo se dice que a la izquierda del gobierno esta la pared. Según ellos, nuestra historia y nuestro escenario politico y social no permiten mayor radicalizacion.Pero si durante 11 años de gobierno, apoyo popular, y grandes periodos con mayoría en el congreso, no se han podido o intentado modificar estas cuestiones, ¿Qué nos depara el futuro? ¿Acaso Scioli, Massa o Macri renegarán de la posibilidad de endeudar nuevamente al país en post del “desarrollo”? ¿Esperamos a que la derecha tome el poder para criticar o intentamos evitar ese frio y cruel desenlace y proponemos candidatos “soberanos”?

4

1. Por ejemplo el Gas en Bolivia y el Petroleo en Venezuela.
2. http://www.pdvsa.com/index.php?tpl=interface.sp/design/salaprensa/readesp.tpl.html&newsid_obj_id=214&newsid_temas=583.
3. Hasta 2013 Argentina ha pagado mas de 600 millones de dolares por juicios perdidos en el CIADI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s