Deporte

Martín Vasallo Argüello: “Los jugadores de tenis pasaron a ser números de un gran negocio”

2009+Australian+Open+Day+2+buYvMZ3vyaWl

Derrocando a Roca entrevistó a Martín Vasallo Argüello, ex 47 ranking ATP y jugador de Copa Davis, con el fin de tener una mirada alternativa sobre el “deporte blanco”. No indagamos en las grandes estrellas, en los millones de dólares, y en las grandes empresas que dominan la escena. Junto al oriundo de Temperley repasamos sus inquietudes sociales y políticas; la concepción que sostiene la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) con respecto al tenis, y en qué consiste el proyecto “Tenis Federal” y su aporte potencial para hacer crecer al tenis argentino. ¿Será posible romper con el mito del individualismo que simboliza a este deporte? Ahí va nuestro intento de complejizar un mundo que percibimos solo por la televisión…

Por Pablo Lescano


_ ¿Qué aprendizajes extrajiste de tu carrera tenística?
_ El tenis lo que más me enseñó es a mirar para adentro, a conocerme. Me mostró constantemente cuáles eran mis virtudes, mis defectos y cuáles eran las cosas para mejorar, tanto en lo tenístico como en lo personal. Me ayudó a relacionarme con mi mismo y con las personas.

_ ¿Qué concepción del deporte sostenés?
_ El deporte tiene que ser considerado como una herramienta extraordinaria para el desarrollo de las personas, y siempre debe estar acompañado de la educación. Además permite sacar atributos en lo que refiere a la superación, el esfuerzo y la responsabilidad. El deporte te enseña a entregar todo sin pedir nada a cambio, porque entregar todo te brinda más posibilidades de que cosas buenas sucedan, aunque no te lo garantiza. Sí te da la certeza de que si hacés las cosas mal, te va a ir mal indefectiblemente. Si el deporte se practica sin hacer crecer la mente y el intelecto, sin incluir la lectura, el aprendizaje, las charlas, no sirve.

Vasallo Arguello I

_ El sentido común nos dice que en el mundo del tenis no abundan jugadores con inquietudes sociales y políticas: ¿De dónde provienen en tu caso?
_ De mi contexto familiar, de mis padres que viven la política como parte de sus vidas. Soy de los´80, crecí de la mano de la vuelta a la democracia. En esos años mis padres militaron en el Partido Intransigente, y yo vivía como parte de un juego acompañarlos a las villas. Mi mamá daba cursos de teatro y mi papá clases de periodismo. Iba a las marchas desde muy chiquito con mis padres, eran realmente multitudinarias, días y días en la plaza. Mi padre tenía una obsesión conmigo de contarme qué intereses había detrás de quiénes estaban hablando, desde chico me enseñó a leer el mensaje. Por ejemplo, me sentaba frente a Neustadt y me decía: “Bueno lo que él dice, es por tal cosa, porque representa esto, no es inocente”. Ese era un ejercicio constante que me llevó a ver la vida de otra manera.

_ ¿Y cómo confluye esta formación con el ámbito del tenis, que en principio aparece despojado de eso?
_ El tenis es representativo de una elite que forma parte de la sociedad, la punta de la pirámide. Al venir de una familia muy humilde, pude conocer ambos ambientes, y entender que una cosa produce la otra. El golpe más fuerte lo viví a los 14 años, cuando viajé por primera vez a Caracas, Venezuela. El club era súper elitista y nosotros parábamos en casas de familia de mucho dinero. Al ver el contraste entre ese club y una zona de favelas que atravesamos en una 4×4, se me manifestó brutalmente esa dualidad. Era muy crudo ver que del otro lado de la reja había una favela.
Ahí empecé un poco a entender de lo que hablaba (Eduardo) Galeano, esa desigualdad de la que tanto escuché hablar durante mi infancia. También me dí cuenta en qué lugar estaba colocado el tenis, y pude entender que era inevitable la visión del mundo que tenían los hijos de esas familias con los cuales yo compartía el día a día.

pelota

_¿Qué concepción del tenis sostiene un organismo como la ATP? (Asociación de Tenistas Profesionales)
_ Tiene lineamientos muy parecidos a los del Fondo Monetario Internacional (FMI), es una derecha elitista, vinculada al negocio. La ATP dejó de ser lo que era en su momento, casi un sindicato para pelear con lo que era en su momento la International Tenis Federation (ITF). Dentro de la ATP conviven muchos actores, desde los directores de los torneos, los consejeros de las federaciones, y también hay un lugar para los jugadores. Es como si en la mesa chica de la CGT se sentaran además de los trabajadores, representantes de la UIA, de la Secretaría de Comercio e integrantes del Estado. Los jugadores pasaron a ser números de un gran negocio, son serviles a él, y no pueden reclamar la parte grande de la torta que les corresponde. Al ver al tenis como un negocio, todo es muy injusto. Es así al punto de que un chico que es N° 200 el mundo no gana un centavo, un tenista que está N° 140 sale hecho, y recién los que están dentro de los mejores 100 empiezan a ganar un poco de plata. Sólo hay cincuenta tipos que terminan la carrera y no tienen que trabajar, y depende del tiempo en que te hayas sostenido, porque si estuviste un año entre los 50 del mundo tampoco sirve. En la ATP falta la pata de los jugadores, y así poder negociar condiciones para una distribución más equitativa. Si dejamos que los que decidan sean los directores de los torneos y los dueños de las marcas, esta brecha se va a seguir ampliando.
Así como en los ’90 la gente se alejó de la política y eso facilitó que se puedan hacer un montón de cosas, en el mundo de la ATP pasa lo mismo. Los jugadores están totalmente desinteresados de participar en las políticas del tenis. Llegan y dicen: “Bueno esto es lo que me toca, gano lo que tengo que ganar” y se van, nadie tiene intenciones de cambiar nada. En reuniones entre jugadores, un grupo de latinoamericanos planteamos que era una brutalidad la manera en que se estaba dividiendo la plata. (Iván) Ljubicic, que en ese momento era representante de los jugadores, nos miró a todos y nos dijo: “Miren muchachos esto no es comunismo, esto es capitalismo y el que más gana va a ganar más plata. Total acá todos entran con una raqueta a la cancha y todos tienen las mismas posibilidades de ganar”. Un mensaje idéntico al de los ´90: todos tenemos las mismas posibilidades, y el que progresa se debe a que es inteligente y el que está desocupado es tonto. El mensaje reinante sigue siendo un concepto totalmente neoliberal.

Bly7fFhIgAE7uYb.jpg large

_ Poniendo el foco en nuestro país, ¿Qué mejoras se pueden plantear desde la Asociación Argentina de Tenis (AAT)?
_ Como jugador nunca conté con la Asociación Argentina de Tenis. Era una época en la que no había un centavo y lo que había se invirtió muy bien en (Guillermo) Coria y (David) Nalbandian, lo que le dio unos enormes frutos.. Tengo un montón de cosas para criticarle a la AAT como hacen la mayoría de los jugadores y de los entrenadores, pero me gustaría participar para tratar de cambiarlo. Muchísimas veces escuchamos criticar por criticar, pero, ¿qué alternativas se proponen? Hay muchas cosas para mejorar, pero no quiero quitar las cosas que hizo bien esta Asociación. Esta última gestión cambió algo muy importante: acercó la AAT a todos los tenistas. La primera vez que yo saludé a un presidente de la AAT fue a los 29 años cuando debuté en Copa Davis. Hoy vas a un torneo de categoría G2, que es la categoría segunda a nivel junior, y uno ve al presidente y al vicepresidente tener contacto con los chicos y la familia. Hay otro apoyo, hay otra estructura, en su mayor parte de Copa Davis. Esto se da junto al apoyo de la Secretaría de Deportes de la Nación y del CENARD, que financian muchas de las cosas. Eso me parece un aspecto sumamente positivo y valiente, porque te expone a que te digan cosas que no te gustan, y esta perfecto que suceda. También hay que tener en cuenta que la AAT tiene un corazón que proviene de tres clubes de cierta elite, y romper eso va a costar mucho tiempo. A eso apunta el proyecto de “Tenis Federal”, apoyado por la Secretaría de Deportes de la Nación y la AAT misma, que años atrás hubiese sido impensable. Ojalá cada vez más tenistas podamos involucrarnos para darle otra mirada, la AAT debe velar porque todos los chicos tengan las mismas posibilidades de jugar al tenis.

_ ¿En qué consiste el proyecto “Tenis Federal” y qué le puede aportar al tenis argentino?
_ Cristian Elseser, Claudio Gastaldi y yo nos juntamos para tratar de ver qué cosas se pueden modificar en el área de desarrollo, para que muchos chicos tengan la oportunidad de desarrollarse al máximo. La idea es ver qué están necesitando tanto el profesor, el preparador físico y el jugador. Diseñamos un proyecto que la Secretaría de Deportes aprobó, y nos da financiamiento para que vayamos a las provincias y no tengan que venir los profesores a capacitarse a Buenos Aires, que era como estaba armado hasta ahora. En las provincias juntamos a los chicos y a los profes, los capacitamos gratuitamente, y dejamos una programación de trabajo a futuro. También tenemos charlas con los padres, hay un ida y vuelta. Después los traemos al CENARD y así viven una experiencia inigualable.
El objetivo del proyecto es que el chico pueda tener un entrenamiento de calidad en su lugar de origen, y así no tener que dejar el colegio, y que la familia haga un esfuerzo económico bestial. Hoy, un chico que juega bien, se viene a los 16 años a Buenos Aires. Para lograr ese objetivo, la pieza clave de eso es el profesor. El programa está en crecimiento y estamos muy contentos.

BrsUDzVIUAAixmK.jpg large

Martín Vasallo Argüello, Cristian Elseser y Claudio Gastaldi

_ ¿Qué rol ocupa un entrenador de tenis?
_ No creo que el entrenador tenga que ser el padre, hay valores que son exclusiva responsabilidad de los padres y uno como entrenador tiene roles que respetar. Sin embargo puede transmitir valores que tengan que ver con lo deportivo: el esfuerzo, el sacrificio, el orden, la importancia de hacer al cien por cien cada una de las cosas que están planificadas. La clave es que cada una de esas cosas se haga al cien por ciento. El entrenador tiene que transmitir donde poner la energía, la intensidad y los valores necesarios para que un deportista pueda sacar el máximo que tiene para dar.

_ ¿Se puede derribar el mito del tenis asociado al individualismo? ¿Se pueden inculcar cuestiones como la solidaridad y el trabajo en equipo?
_ Es algo que intentamos mucho con Tenis Federal. No es fácil llevarlo a la práctica, porque tiene que haber muchas partes interesadas en el trabajo en equipo, y el tenis está acostumbrado a ciertos roles, a ciertos prestigios, al deseo de sobresalir sobre otro. Lo ideal es que el entrenador entienda que el preparador físico es tan importante como él, que se pueden potenciar mutuamente, y que tanto el psicólogo, el kinesiólogo, el médico y el padre, tienen un rol. Vemos constantemente chicos que sufren porque no tienen trabajo en equipo y, sobre todo, por falta de comunicación. Eso repercute después en lesiones, en desarrollos tardíos, en frustraciones innecesarias, y en peleas entre miembros del equipo. Trabajar individualmente, no sólo no saca lo mejor del jugador, sino que termina destrozando sus posibilidades.

Vasallo Arguello II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s