Papa Francisco: los viejos métodos en democracia

10592703_336826589809194_5831250756542142192_n
Foto: Adrián Escandar

 

“El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo; nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”. Este pasaje del mensaje que el Che propiciara ante la Tricontinental en el año 1967, resume las sensaciones que se cruzan ante la represión y posterior desalojo que las fuerzas represivas del Estado le propinaron a los vecinos y vecinas del barrio Papa Francisco, en Villa Lugano. Porque si nosotros no tenemos eso, jamás triunfaremos ante este enemigo.

Por Agustín Bontempo @agusbontempo


Esto no intenta ser una apología a la violencia, el compromiso hacia el futuro es por la felicidad, pero no se puede desconocer a quien está del otro lado. Después de varios meses de resistencia, de injusticia, de lucha por una vivienda digna (esa que está garantizada en la Constitución de la Ciudad en su Artículo 31, esa que también está avalada por leyes como la 148 del año 1998, o la 1770 del año 2005 que dictamina la urbanización de Villa 20, lindera a “Papa Francisco”), después de tanto sudor, llegó sorpresivamente la represión.

El sábado 23 de agosto por la mañana, la Policía Metropolitana, la Policía Federal y la Gendarmería Nacional, arrasaron con todo un barrio. 800 familias, trabajadores y trabajadoras, ancianos y  niños vivieron un desalojo forzoso, la demolición de las viviendas (precarias, desde ya) y finalmente la incineración de sus pocas pertenencias.

10610888_336826649809188_4235375993785294490_n
Foto: Adrián Escandar

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires tienen un déficit habitacional que asusta. Este año el presupuesto para villas se redujo, a lo que hay que sumar la sub ejecución de este presupuesto el año pasado. Además, hay un 26% de viviendas formales en desuso, mientras los barrios marginales crecen como nunca antes en la historia. La respuesta a esto, tanto de la voluntad del Poder Ejecutivo encabezado por Mauricio Macri, como de las alianzas con legisladores de varios bloques, especialmente del kirchnerismo (para sorpresa de ajenos, no propios), son leyes como las de IRSA o el Plan Maestro de la Comuna 8.

La excusa del desalojo fue simple. Sergio Berni, Secretario de Seguridad de la Nación y figura represiva del momento, afirmó que era necesario porque allí se asentaban delincuentes. Según el funcionario, las 800 familias, los miles de habitantes, eran todos delincuentes, y por ello se procedió a la demolición de sus viviendas en lugar de atrapar a quien correspondía.

Resulta imposible no asociar esta excusa con los dichos xenófobos del funcionario nacional y popular, quien ya había clamado por mandar a los extranjeros que delinquen a sus países. No se refería a las multinacionales Monsanto ni Chevron. No, refería a las miles de personas que vienen de países hermanos con el sueño de vivir, y que terminan en barrios marginales, siendo esa la mejor propuesta que les tiene el capitalismo.

10527513_336826626475857_6369172274413956501_n
Foto: Adrián Escandar

En la historia de esta triste democracia hay dos antecedentes de topadoras en los barrios humildes. La última había sido durante la gestión de “Topadora” Dominguez, intendente porteño de los primeros años del menemismo. Más atrás en el tiempo, durante la última dictadura militar, el gobierno encabezado por Osvaldo Cacciatore había impulsado estos mecanismos. Topadoras y camiones de basura como metáforas de sus intenciones. Sin embargo, aún durante aquellos sombríos años, los vecinos eran avisados con 72 hs de antelación sobre lo que se venía. Hoy ni eso.

Otra pésima noticia es la legalización de la represión. Los métodos violentos siempre estuvieron presentes, pero el discurso de los Derechos Humanos y la promesa de ‘nunca reprimir al pueblo tampoco ya se cumple.

Al día siguiente del “exitoso” operativo, varios vecinos fueron a buscar las pocas cosas que no habían sido quemadas, pero el vallado policial se ocupó de que eso no suceda ¿Que pasa con las personas que solo tenían una vivienda de chapa y ahora ni eso? ¿Por qué en los grandes medios no se vio lo terrible de todo esto?

Ante la primera pregunta cabe aclarar que el desalojo no vino acompañado de soluciones definitivas. La mejor oferta era pasar algunas noches en los albergues transitorios de la Ciudad. Quienes no quisieron o no recibieron dicha propuesta, la calle o la mudanza a otro barrio era la alternativa. Por supuesto, ya sin las posibilidades de pagar los caros alquileres que algunos especuladores inmobiliarios llevan a cabo también en las villas.

La segunda pregunta es más compleja, pero termina de cerrar el círculo de la clase dominante. Las empresas presionan a los gobiernos para tener terrenos fértiles para sus negocios. Los gobiernos que detentan el poder del Estado ponen a su disposición las fuerzas represivas. La oposición reaccionaria calla o acompaña estas actitudes. Finalmente los medios masivos de información en manos de empresarios, se esfuerzas en reproducir una realidad que les sea propicia a sus intereses. De ahí se desprenden excusas como la seguridad, o la “sanidad” de los pobladores. Así se forma la “opinión pública”, y todo este conjunto de actores recrea un sistema social, económico, político y cultural que se reproduce constantemente.

Del otro lado, el pueblo. Especialmente los más vilipendiados, los más estigmatizados, los más sufridos. Pero también los más resistentes y luchadores. La crisis de vivienda se acentúa al igual que las faltas de respuesta. La conflictividad irá en aumento. La propuesta es una sola. Urbanización de todas las villas.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s