Silbando Bembas: “Los medios alternativos tienen un gran valor político”

310175_303784219647272_100000470888835_1221379_966403506_n

Flecha y Sofía, integrantes del colectivo de cine militante Silbando Bembas, nos visitaron en FM La Colectiva. Junto a ellos debatimos acerca de los desafíos y problemas que atraviesan toda producción independiente: lo alternativo, lo autogestivo y la masividad ¿Qué implica en la actualidad recuperar una perspectiva clasista? A su vez, hicimos un recorrido por su trabajo, desde su documental Hecha la ley… (Un aporte al debate sobre los medios de comunicación) estrenado en octubre del 2011, hasta su reciente acompañamiento a los 69 trabajadores despedidos de Gestamp, en donde materializan la principal premisa de Silbando Bembas: posicionarse en el lugar de los trabajadores, de los oprimidos, en las distintas luchas que se pueden llevar adelante”.

_ El debate público sobre la Ley de Medios ha menguado. La “pelea” entre el Grupo Clarín y el Gobierno Nacional aparenta estar en una tregua… Pareciera que no se equivocaron en la mirada crítica que manifestaron en su documental ‘Hecha la Ley…’

Flecha: _ Cuando empezamos a pensar la película, veíamos que las dos posiciones dominantes del discurso sobre la Ley de medios y la comunicación en general, respondían claramente a dos sectores de la burguesía: al Grupo Clarín por un lado, y el Gobierno Nacional y empresarios de medios amigos, por otro. Una posición distinta que intentara recuperar los puntos de vista de los medios alternativos, comunitarios y populares, y también de los trabajadores de los medios, sujetos totalmente ausentes en la ley, no tenía lugar en el debate que se daba en los medios masivos. Otro actor ausente es la de clase obrera en general, ya que al ser la comunicación un bien público, debiera ser un actor partícipe directo de las decisiones que se tomen sobre la comunicación. Por esto decimos que la Ley de Medios es totalmente regresiva; en Hecha La Ley… intentamos poner sobre la mesa esas tres posiciones.

_ ¿Cómo se hace asumir una posición crítica a la ley sin caer en lo que se define como “hacerle el juego a la derecha”? 

Sofía: _ Nadie niega que Clarín sea un monopolio. Sin embargo, la pregunta es si verdaderamente se están terminando los monopolios o si se está dando una pelea para ver quién es el nuevo dueño mediático. La democratización, que es uno de los lemas con los que se promocionó esta ley, implicaría garantizar los derechos laborales y la libertad de expresión, garantía que no está dada por ningún medio hegemónico, y que se puede ver a partir de las luchas que llevan a cabo los trabajadores de prensa, independientemente del monopolio en el que trabajen.

Flecha: _ Lo fundamental es tener una visión de clase al respecto. Ni los multimedios opositores privados o los oficialistas, ya sean públicos o privados, tienen una posición de clase que reivindique los intereses de los trabajadores, del pueblo en su conjunto.

_ Recién recuperaban la invisibilización que los medios masivos hacen de las distintas luchas de los trabajadores de prensa, ya sea de medios estatales o privados, oficialistas u opositores. A su vez, ya sea en C5N, la Televisión Pública o TN, ¿hay un modo común de cubrir protestas de laburantes y de organizaciones sindicales?

Flecha: _ Todos los medios masivos, en tanto medios de la burguesía, más allá de la peleas que haya y del oportunismo con el cual puedan llegar a tomar un poquito alguna cosa u otra, tienen algo que los iguala: el interés de clase. Ahí hay un límite concreto. Es un ejercicio interesante ver como cubren un conflicto sindical, hay un montón de figuras retóricas que los medios suelen utilizar. Una de ellas es denominar como “interna sindical” a que la burocracia sindical le reviente la cabeza a un laburante de base que se quiere organizar. Hay un interés concreto que es el de la clase de los dueños de los medios de producción. Ningún medio hegemónico va a pasar ese límite.

_ El conflicto de los 69 despedidos de Gestamp puede servir como ejemplo claro de este tipo de tratamiento mediático. Ustedes estuvieron acompañando, ¿Qué intentaron visibilizar? ¿Con qué objetivo?

Flecha: _ En principio hay que esclarecer qué hace que el conflicto en Gestamp sea distinto a otros. Y es que se da en un marco de ajuste y con una evidente caída de la producción automotriz. Lo que está en disputa es quién paga los costos de la crisis: si las patronales que durante años han venido teniendo recaudaciones récord, o los trabajadores. En lugar de asumir las bajas de la producción, las empresas las descargan en los hombros de los laburantes, y que haya más de 15.000 suspensiones en el gremio, habla por sí mismo. Los 69 trabajadores de Gestamp fueron despedidos por organizarse para hacer rotativas las suspensiones, para luchar contra este modelo de ajuste y para que no sean ellos quienes paguen esta crisis. Al momento ya terminamos cuatro videos (más un quinto que está en proceso) sobre la lucha de Gestamp, la mayoría de ellos pedidos por los propios trabajadores despedidos, con distintos objetivos que coincidieron con demandas concretas de los compañeros. A esto le sumamos otras propuestas y actividades como proyecciones o festivales en la puerta de la fábrica, algunas de las cuales coordinamos con otros espacios que se acercaron a la lucha como la Biblioteca Popular 20 de Diciembre, de Escobar. El caso de Gestamp es emblemático porque evidencia lo que muchos llaman la Triple Alianza Antiobrera: el Estado (en este caso los gobiernos Provincial y Nacional), la burocracia sindical (el SMATA, Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor) y las patronales, que a lo largo de todo el conflicto tuvieron un accionar conjunto. Las declaraciones del secretario General de SMATA, Roberto Pignanelli, evidencian el profundo carácter antiobrero, propatronal, patotero y hasta fascista de buena parte de la burocracia sindical.

_ Este tipo de trabajo quizás manifieste la esencia de los medios alternativos, ¿Cuál creen ustedes que debiera ser la relación entre estos y la masividad? ¿Es un objetivo a alcanzar o corresponde priorizar otras cosas?

Flecha: _ Que existan los medios alternativos, comunitarios y populares es de un valor innegable, gigantesco, es el derecho que tiene el pueblo a dar a conocer su voz. Rechazar la masividad es ponerles un límite. Los medios alternativos tienen un gran valor político en tanto puedan constituirse como herramientas o elementos de disputa, y hay que organizarse para que esa disputa sea lo menos desigual posible, por eso no renegamos de la masividad. Silbando Bembas es un colectivo de cine que en términos de repercusión no es masivo, estamos en la marginalidad, pero no por decisión propia, sino porque no tenemos los medios de producción, porque en términos de políticas audiovisuales, en Argentina se subsidia a las grandes productoras y no a los que hacemos cine independiente. Es importante tener una lógica de masividad, por supuesto siempre manteniendo los objetivos políticos, el carácter y una manera de construir, pero no hay que renegar que te escuchen o te vean más personas.

_ ¿Cuáles son los obstáculos que se les presenta hoy como colectivo de cine independiente?

Flecha: _ Principalmente la falta de recursos. En lo que refiere a la producción, en su momento hubo una conquista histórica de los documentalistas, que lograron arrebatarle al INCAA la Resolución 632 que permitía a los que jamás habían realizado una película, presentar un proyecto de subsidio en el instituto. En ese sentido, la producción, si bien no se hace en términos ideales porque los subsidios siguen siendo bajísimos, está un poco más encaminada. El gran problema que hoy tenemos los documentalistas y los cineastas independientes viene por el lado de la exhibición: no estamos teniendo lugares donde pasar nuestras películas. La exhibición está totalmente controlada y centrada en cinco grandes empresas extranjeras, y los circuitos estatales, los Espacios INCAA, no suelen ser capaces de contener la gran demanda de producción que hay. Si uno logra que su película se pase en uno de los espacios INCAA es porque va, golpea la puerta del instituto y depende del buen humor del funcionario que decide darle una sala o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s