En una cosa estamos de acuerdo: Fuera Monsanto

Foto: Giselle Vinokur
Foto: Giselle Vinokur

El 24 de marzo se celebró el Día Internacional contra Monsanto en 400 ciudades de 52 países diferentes. La convocatoria en la Ciudad de Buenos Aires fue en Plaza San Martín, Retiro. Allí se juntaron cientos de personas, y entre charlas informativas, talleres, cortos, y bandas en vivo, se desarrolló una jornada más de una lucha que viene hace rato. Dos cronistas de Derrocando a Roca se hicieron presentes, pero vieron y resaltaron cosas distintas. Ante la imposibilidad de unificar sus miradas, nada mejor que el diálogo y el debate entre una posición que por un lado resalta la constancia en la lucha, y otra que problematiza acerca de la falta de masividad y reclama nuevas estrategias de movilización.

Cronistas: Alejandra Santiago y Tomás Hart de Presencia Agraria

Fotos: Giselle Vinokur y Gonzalo Arribas Gandulfo


Marcar un caminoPor Alejandra Santiago

Monsanto es una multinacional ligada desde sus inicios a la producción de químicos para la agricultura. La promoción de estos productos, entre los cuales está el famoso herbicida con glifosato, los caracteriza como biodegradables. Sin embargo, la idea de progreso y de desarrollo llena los bolsillos de unos pocos, y paralelamente hace crecer la contaminación de los suelos, amplía la extensión de la frontera sojera, y constituye el principal argumento para la instalación de producciones de monocultivos.

Foto: Gonzalo Arribas Gandulfo
Foto: Gonzalo Arribas Gandulfo

Uno de los panelistas de la jornada fue el Dr. Jorge Kaczewer, especialista en el estudio del glifosato, quien advirtió sobre los riesgos de este tipo de herbicidas para la salud humana. Su utilización sin ningún tipo de regulación, expone a las poblaciones a un riesgo sanitario que se materializa en nuevos casos de Mal de Parkinson, fallas renales agudas e infecciones intestinales. A su vez, afirmó que en los pueblos sojeros uno de cada tres habitantes muere de cáncer.

Maximiliano Mendoza y Guillermo Folguera abordaron el tema “Transgénicos, ciencia empresarial y Ley de semillas”. Problematizaron que más allá de los peligros de la promoción de los agrotóxicos, hay que comenzar a preguntarse por alternativas al modelo de extracción. Barrick Gold, Monsanto, Chevron, entre muchas empresas multinacionales, dejan sin respuesta a la pregunta de cómo regenerar la biocapacidad del suelo. Los gobiernos y las empresas se apoyan mutuamente, por ello promocionan la falsa idea de que este tipo de extracción es la única posible. Al potenciarse las investigaciones en torno a energías alternativas, y al tomar conciencia de que los herbicidas afectan las producciones futuras ¿Por qué seguir en la línea del extractivismo sin control? Un modelo alternativo de producción podría basarse en la filosofía del Buen Vivir, adoptada por los pueblos campesinos e indígenas, que entiende al hombre como parte de la Naturaleza. No se la considera solo una fuente inagotable de recursos, la naturaleza es un sujeto de derecho, y por ende tiene derecho a su regeneración.

Foto: Giselle Vinokur
Foto: Giselle Vinokur

 La jornada de lucha también tuvo la participación de Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Haciendo a honor a su apodo de madre de todas las luchas, aprovechó el espacio para generar conciencia sobre nuestra realidad. Trajo como invitado a Carlos Humberto Reyes, coordinador del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras. El dirigente sindical y político hondureño describió el problema del monocultivo en el país donde el Golpe de Estado del 2009 sigue vigente; de una gran diversidad de producción, hoy solo se planta la palma africana (para la extracción de aceite), lo que provoca la sustitución de otras actividades como la ganadería.

Este tipo de eventos, si bien tienen un alcance acotado, son la antesala de la lucha contra el modelo extractivista. Hace 10 años que el pueblo de Esquel marcó el camino cuando le  dijo No a la minera El Desquite, una subsidiaria de la multinacional Meridian Gold que había irrumpido a fines el año 2000 en territorio de comunidades mapuche para realizar prospecciones. El impacto económico, social y ambiental de la actividad aún no era conocido, y tampoco había una legislación nacional que regulara las amplias ventajas que los capitales extranjeros tenían para la extracción de metales y minerales. Fue entonces que la movilización de miles de personas permitió el triunfo en el plebiscito del 23 de marzo de 2003. Por ese camino va la Asamblea de ‘Malvinas lucha por la vida’ en Córdoba, por ese camino transitamos quienes queremos una alternativa a un modelo que está destruyendo nuestras tierras, vacía nuestras reservas acuíferas, y nos alimenta con veneno.

Foto: Giselle Vinokur
Foto: Giselle Vinokur

Preguntas abiertas. Por Tomás Hart

A pesar de celebrar y apoyar la lucha de nuestros pueblos contra trasnacionales como Monsanto o Chevron,  es necesario problematizar la  limitada participación popular que están teniendo estas movilizaciones. Si el extractivismo es un germen que destruye y avanza sin control sobre la salud, el medio ambiente, la soberanía alimentaria y la independencia económica de nuestro país ¿Como es posible que en el ‘Día mundial contra Monsanto’ no logremos ser 10.000, 20.000 o 50.000 personas movilizadas a lo largo y a lo ancho del país? ¿Porque ningún medio de comunicación masivo se acercó a la marcha, ni siquiera para redactar una nota de tinte reaccionario? ¿Qué pasa con el apoyo de los partidos políticos que dicen ser de izquierda? ¿Porque no logramos unificar todas las luchas contra el extractivismo en una sola?

Sin duda, ninguna de estas preguntas es fácil de responder. Pero la respuesta no puede seguir siendo “la gente no se da cuenta de la gravedad”, “nosotros somos los únicos que le damos una verdadera importancia al problema” o “ellos aun no han despertado”. Es necesario hacer una autocríticaLos medios de comunicación que apoyamos estas causas, debemos buscar nuevas formas de interpelar, los movimientos sociales deberán analizar qué acciones son mas efectivas para seguir llevando adelante esta lucha y resignificar su identidad al poner bajo la lupa la autonomía que los caracterizó y diferenció de los partidos  políticos tradicionales. Los científicos posiblemente tendrán que seguir investigando las consecuencias del extractivismo, pero también las causas por las cuales en nuestro país estas batallas siguen siendo embrionarias. ¿Podrán estas tres partes (medios de comunicación, movimientos sociales y científicos) articularse de forma eficiente y definir en forma conjunta  los objetivos a corto, mediano y largo plazo?

Foto: Giselle Vinokur
Foto: Giselle Vinokur

Las respuestas que aparecen en el horizonte son multicausales. Un primer intento de explicación debería analizar la estructura social argentina, que a diferencia de países como Ecuador o Bolivia, cuenta con un débil movimiento campesino y un reducido numero de pueblos originarios. A su vez, la concentración de habitantes en las grandes ciudades, hace que las poblaciones vean a estos procesos como alejados, “fuera de su realidad” o “propias del campo” ¿Cómo lograr que los sectores populares urbanos apoyen y tomen como propias las luchas de los sectores populares rurales? Quizás este sea uno de los interrogantes más interesantes hacia el futuro.

Otra cuestión a tener en cuenta en este borroneo de respuestas, es el papel cómplice que juega el Gobierno Nacional. Llama la atención que el Movimiento Nacional Campesino Indígena no apunte al gobierno de CFK a la hora de hablar de Monsanto o del modelo extractivista en general. Quizás todo seria más fácil si el gobierno nacional estuviera de este lado de la lucha, pero no es así y hay que amoldarse a la realidad. Las preguntas quedan abiertas para que todos los que llevamos a cabo la lucha contra el extractivismo y la extranjerizacion de la economía logremos que las movilizaciones sigan creciendo y nos lleven hacia la victoria.

Foto: Giselle Vinokur
Foto: Giselle Vinokur

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s