Literatura

El boxeo en la literatura argentina: el retorno de nuestros combatientes

47011

Ahí está la seguridad de ‘Maravilla’ Martínez, la guapeza del ‘Chino’ Maidana y el aguante de Lucas Matthysse. A través de ellos renació el fervor nacional por el boxeo, volvió el recuerdo de las históricas veladas en Las Vegas y en el imponente Madison Square Garden, y la evocación de las grandes transmisiones, con la pelea presente en radio y televisión. Diversos escritores argentinos supieron describir este universo de guantes, sudor y lágrimas. Derrocando a Roca recuperó en este ranking de puños y letras, los homenajes al boxeo de Julio Cortázar, el ‘Negro’ Fontanarrosa y Abelardo Castillo. Escuchá la sección que armamos para FM La Colectiva.

Negro Ortega, del libro Cuentos crueles (1966) de Abelardo Castillo, expone la historia que corre detrás del cuadrilátero y las cámaras, historia de mandamases y arreglos, el orgullo juvenil de un boxeador veterano que comienza a recorrer los pasillos del olvido y así la pregunta que los escritores aquí releídos dejan para debates que a otros corresponde: ¿Qué les queda a los boxeadores retirados además del recuerdo?

Regreso al cuadrilatero, presente en El mayor de mis defectos y otros cuentos (1990), de Roberto Fontanarrosa, no se aleja de esta pregunta al narrar la pelea entre Soroeta y Iguri, el pasado y el futuro, un luchador de antaño que en busca del calor que solo la campana pudo darle se enfrenta a la promesa del momento, todo dispuesto para el humor y el absurdo que, propios del rosarino, cierran esta historia.

Torito, Final del juego (1956), de Julio Cortázar, último de los cuentos de este ranking sin puestos, deja espacio para la reflexión y la memoria, la vida y muerte de Justo Suarez, símbolo popular de un Mataderos que dejo su huella en el boxeo, el lunfardo que entremezcla las grandes epopeyas de una trayectoria internacional y el triste final en un ignoto hospital de Córdoba, la vida y muerte de Justo Suarez, boxeador de principios de siglo que, en palabras de Cortázar, queda ya solamente como ejemplo de la opinión literaria sobre el retiro del boxeo, la pobreza reflejada en un recuerdo constante de un pasado deportivo que poca gloria deja para el final de los días.

La sección completá en FM La Colectiva la escuchás acá

Y aquí los cuentos:

Negro Ortega

Regreso al cuadrilátero

Torito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s