Cristian Aldana: “El rock tiene que mirarse al espejo y preguntarse: ‘¿Ahora contra quién tengo que putear?’”

798341_10151285091924755_312337950_o

 

Derrocando a Roca entrevistó al guitarrista y vocalista de El Otro Yo. Ante la salida de un nuevo trabajo discográfico, ‘Platón en la 5ta Dimensión’, repasamos junto a Cristian Aldana el momento del grupo y como influyó en su música su reciente candidatura a diputado en las elecciones PASO por el Frente para la Victoria,  y su trabajo en la Unión de Músicos Independientes (UMI). A su vez, indagamos en las bases de esta banda alternativa que hace 25 años lleva adelante su carrera a través de la autogestión y la independencia.

Por Carlos Sanabria @hayquearar

_ ¿Qué expresa El Otro Yo a través de ‘Platón en la 5ta dimensión’?

_ Tiene una conexión con la carrera del grupo, es una obra que encaja perfecto. Artísticamente sigue diciendo lo mismo, hay una apertura hacia el amor, la locura, lo político, o lo más rebelde que se puede hacer desde la música, no tenemos una temática permanente, el mensaje es muy amplio. En el disco está muy marcada la personalidad de la banda, dentro de un estilo de música que nos gusta.

 _ Luego de 25 años, ¿A quién le escribe El Otro Yo en la actualidad?

 _ Cuando hacemos una canción es desde un lugar muy espontáneo, no pensamos como una empresa de la industria de la música que quiere lanzar un producto al mercado. El marketing en la música genera que el arte quede de lado porque estas pensando en como vender más discos. Nosotros ponemos siempre lo artístico primero, tenemos que estar conformes con la música que hacemos, y no nos arrepentimos de lo que decidimos. Al no estar influidos por ningún tipo de condicionamiento de mercado, nuestra música  es más libre y podamos decir lo que queremos y hacer la música que se nos canta.

 _ ¿Se consideran referentes para las bandas que arrancan?

_ Un ejemplo de la autogestión y la independencia. Nos tocó vivir una carrera en la cual tuvimos que decidir nosotros como hacer para que el grupo pudiera avanzar, y la autogestión fue el camino.

 _ ¿Qué implica para un grupo caracterizarse como una banda independiente? ¿No sentís que autodefinirse de esa manera en la actualidad implica levantar banderas no tan genuinas, como que ser independiente es muy fácil cuando sabes que nadie te va a ir a buscar?

_ En la UMI lo discutimos: Independiente es el músico, no hay sellos independientes, sino sellos chicos, grandes, o de multinacionales. El músico puede ser independiente de la distribución porque vende sus discos en sus recitales, del sello discográfico, porque los graba en su casa, pero la realidad te lleva a ver que no podés ser independiente en todos los aspectos. Entonces tener que ir y hablar con un tipo que es dueño de un lugar, te piden 5 lucas por sonido, y decís no, yo no quiero pagar para tocar. La independencia la tenés en elegir donde tocar, en tomar las decisiones que creas convenientes. Para sonar en el 15% destinado a los artistas independientes a partir de la Ley de Medios, el músico debe ser dueño de su master, del derecho de su comercialización, ya que pagó la grabación, a los músicos y editó un disco.

 _ ¿Qué pasa con las bandas actuales? ¿Están más dispuestas a realizar un camino propio, o a la búsqueda de ‘atajos’ para llegar rápido a determinado lugar?

_ Hay de todo, los más auténticos son los que van a llegar. Trascender es proponer algo diferente, es animarse a hacer lo que los demás no hacen, es tener algo para decir y tener claro lo que uno quiere hacer. Hay distintos motivos por los cuales una banda se acerca a la música: para conseguir chicas, para ser famosos, o porque les hacen bien al alma. Yo lo elegí por eso, me salvó y es un remedio para mi vida. Si hubiera elegido lo otro, no lo hubiera podido resistir por mi forma de ser, porque cuando vos amas la música por lo bien que te hace, no tolerás que sea solamente algo que se compra y se vende. Si escuchas una canción que te hace bien, no le podés poner un valor económico. Cuando a nosotros los artistas viene alguien y te dice tu música me emocionó, me llegó al alma, o me acompaño en los peores momentos, es la mejor paga que podemos tener.

 _ ¿Y como te atraviesa el contexto socio político actual? ¿Cómo influyó en tu música tu participación política dentro del kirchnerismo?

_ Es muy excitante. En los ‘90 nos cansamos de putear desde la puerta, nada se podía lograr, y esta nueva etapa política nos permitió entrar, participar y lograr cosas: la Ley Nacional de la Música, y participar de la Ley de Medios donde logramos un artículo muy importante para la música independiente. Esta participación genera señales fuertes para la juventud y el trabajo colectivo, marcan un cambio de paradigma donde el rock, que es quien siempre se enfrenta al sistema, se tenga que mirar al espejo y se diga “¿y ahora contra quien tengo que putear?” Esto me hace sentir muy bien porque no es solo el hecho de decir, sino también de hacer. Realmente se ha generado una mejor situación para la música independiente, y se deja algo mejor para los que vienen de atrás. Cuando nosotros empezamos no había información, no había nada.

 _ ¿Apuntás a que la rebeldía del rock debería tener un sentido más constructivo?

_ La rebeldía está de la mano de la juventud y del arte. Lo importante es tener las herramientas intelectuales para saber contra qué uno es rebelde, porque serlo para los intereses de las corporaciones es una estupidez. También para entender la realidad y focalizarse en las banderas que realmente vayan en consecuencia con lo que uno dice, sino termina siendo algo sin consistencia. Desde ese lugar nos movemos con la UMI, con la militancia por la Ley de la Música, generamos hechos, no solo un discurso. En los ‘90 la realidad política te permitía solo putear desde la puerta, pero cuando te dan la posibilidad de participar es posible influir en un montón de cambios, y la única forma de influir es participando y comprometiéndose.

523480_10150966955044755_2104191474_n 

_ ¿Es posible hacer música contra el Estado desde el Estado? ¿No se vería limitada la expresión del rock ya que la participación también implica límites?

_ Los condicionamientos los pone uno, lo importante es entender que el Estado somos todos. Tengo una visión más anárquica, la sigo viviendo y sintiendo, pero me adapto a una realidad donde esa visión anárquica no tiene lugar porque la realidad es otra, la política es otra. Entonces en vez de irme a vivir a una montaña y olvidarme de todo, prefiero intentar cambiar una realidad que es injusta con los músicos, participo desde un lugar libre donde los condicionamientos los pongo yo. Creo que haber pateado el tablero y presentarme como candidato testimonial, porque la verdad no es mi vocación buscar una banca como diputado, es decir que para el punk rock no hay límites. Romper los límites es ver hasta donde uno se anima a participar, y yo me la banco, no tengo problema. Putear por putear cuando está la posibilidad de participar, es ser consecuente con las corporaciones que no quieren que la juventud participe. La política es una herramienta que transforma la realidad de esa gente conservadora, les modificas su forma de vivir, ellos quieren poder elegir los músicos que pueden editar un disco y cuales pueden tener difusión. Subir al un escenario y hacer un disco es un derecho, y los músicos luchamos por ello.

_ ¿Pensás que este contexto obliga a los músicos a dar cuenta de un posicionamiento acerca de la sociedad o la política?

_ El artista tiene que tener la libertad necesaria para poder ser. La industria te obliga a vender, eso genera que el artista pierda libertad y objetividad. Un artista de verdad que quiere desarrollar una idea artística y que no está condicionado por nada es lo más rico que tiene el arte y la música. Las corporaciones están detrás de muchos lugares, no siempre en el mismo lugar, los músicos que son más contestatarios y que están pensando todo el tiempo en como enfrentarse y como provocar, tienen que pensar como se provoca hoy. Haber participado de la lista fue provocar de verdad, y no solo a la gente mayor, sino a nuestros jóvenes para hacerlos pensar que la forma de modificar la realidad es participando. De la otra manera, la vida se te va, podés putear contra todo, pero no generaste nada concreto, nada mejor para los que vienen.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s