“El Hospital Borda debe ser transformado y mejorado, no desmantelado”

4

Ante la represión en el Hospital Borda y su posible cierre entrevistamos a Hernán Scorofitz, psicólogo en el Hospital Borda e integrante de Asociación Psicólogos en Lucha. Scorofitz denuncia un acuerdo entre el macrismo y el FPV para entregar el Borda. Además, desconfía de la Ley Nacional de Salud Mental por su potencial como herramienta privatizadora: “no quieren llevar a cabo una demanicomialización, sino un desmantelamiento de la red hospitalaria”.

-¿Es viable el proyecto de protección del Borda?

-Su viabilidad dependerá de una serie de factores. Soy partidario de analizar cada proyecto de ley, no solo por su contenido, sino también por el momento en el que se plantea. En este sentido nadie podría oponerse sobre todo los que luchamos en defensa del Hospital de manera mancomunada. Sobre todo si se plantea la defensa de la estructura del Borda, de sus terrenos frente a cualquier eventual nueva avanzada que realice el gobierno de Macri. Pero no soy tan optimista en lo que tiene que ver con una garantía absoluta de un proyecto de ley que puede ser testimonial o vinculante con esta defensa y me gustaría que se modifiquen algunas cuestiones políticas más generales que hacen a la situación de la Ciudad en relación a la defensa del hospital.

-¿Esto tiene ligazón con la Ley de Salud Mental?

-Tiene una ligazón objetiva, porque este proyecto de ley se ampara en la Ley Nacional de Salud Mental (26657) y la ley de la Ciudad de Buenos Aires (448). Quizás en esto puede radicar mis reservas ya que hay un carácter contradictorio: la Ley Nacional de Salud Mental, que fue reglamentada el 29 de Mayo, insta al cierre de los hospitales monovalentes como el hospital Borda.

-¿Es el proceso de desmanicomialización?

-Yo tengo otra interpretación. El proceso de desmanicomialización es un proceso tiene una referencia histórica con experiencias en la década del ’70 y dista mucho de lo que muchos funcionarios referencian o se llenan la boca. Ellos no quieren llevar a cabo una desmanicomialización sino un desmantelamiento de la red hospitalaria y la generación de nuevos negociados para otros subsectores de salud, especialmente del sector privado, con una fachada un poquito más ‘progre’.

-Para esto pusieron una fecha límite: 2020. ¿Cuál es el plan hasta esta fecha?

-La reglamentación del artículo 27 de esta ley insta a una sustitución de hospitales monovalentes. Acá se supone que este tipo de hospitales deberían estar ‘sustituídos’ por los llamados dispositivos sustitutivos: casas de medio camino, hospitales de día.

-Instituciones intermedias les llaman…

-Sí, Instituciones intermedias entre el proceso de externación del paciente y su reinserción en la sociedad. Pero el problema de estos dispositivos, que por cierto son muy ventajosos como oferta o servicio de salud mental, es que en su mayoría se están promoviendo en los sectores privados. O sea que las clínicas privadas psiquiátricas clásicas, clasificadas tradicionalmente como ‘jaulas de oro’, en donde los pacientes más acaudalados y con más recursos están encerrados y medicados, se están adaptando a estas nuevas reglamentaciones y siguen haciendo negocios. Estos dispositivos, dentro del sector público de salud, hoy son prácticamente inexistentes. La ley no abre ningún proceso o período nuevo, sino que apuntala una tendencia que es la de cerrar hospitales como el Borda, dar camas de baja, relocalizar pacientes en clínicas privadas. En fin, abrir una nueva temporada de negocios para las clínicas privadas, mientras los hospitales monovalentes y públicos se siguen deteriorando.

Psicoanalista. Profesional Hospital Borda. Secretario General Comisión Directiva de Psicología (UBA) de la Asociación Gremial Docente (AGD-UBA)
Psicoanalista. Profesional Hospital Borda. Secretario General Comisión Directiva de Psicología (UBA) de la Asociación Gremial Docente (AGD-UBA)

-¿Se está preparando el terreno para el negociado de aquí a 2020?

-Efectivamente. Muchos dicen “muy bien, se van a cerrar los manicomios, todo muy lindo”. Pero, ¿a dónde van a ir todos esos pacientes sin recursos? Y quiero aclarar; el hospital Borda debe ser transformado y mejorado, no desmantelado. No defendemos este hospital Borda, defendemos la salud pública y sus mejoras. Quienes trabajamos ahí somos testigo de cómo día a día se van dando de baja a camas para reinternarlos en clínicas de obras sociales o privadas. Por eso digo que soy un poco pesimista, si bien la nueva ley puede tener algunos aspectos que pueden ser más progresivos como lo que tiene que ver con los derechos humanos de los pacientes, a promover abordajes interdisciplinarios y acabar con el poder médico hegemónico psiquiátrico. Pero ya tenemos la experiencia con la ley 448, de CABA, donde no se acabó con esta corporación psiquiátrica, no se instaló un cuadro de garantías de derechos de los pacientes y lo que sí se terminó desenvolviendo fue la tercerización de los dispositivos de salud mental en sectores privados o semiprivado como ONG o fundaciones que son meras pantallas del sector privado.

-La represión en el hospital el 26 de abril, leyes nacionales, leyes de la Ciudad… son varios frentes en los que hay que defenderse…

-Si tuviéramos que denunciar quién fue el responsable político de la represión al hospital fue el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, está claro. Cabe destacar también que en la madrugada del 2 de noviembre del año pasado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires se votó un acuerdo entre legisladores del Frente para la Victoria y el macrismo para desenvolver en la Ciudad distintos negociados inmobiliarios en donde el hospital Borda era una de las monedas de cambio. Por eso pongo la alerta porque varios legisladores, que vi que se hicieron presentes cuando se presentó el proyecto de la supuesta defensa del Borda, levantaron la mano para darle un cheque en blanco al macrismo para que avance con todo. O sea, la represión macrista del 26 de abril no fue un hecho aislado, sino que fue el desencadenante del acuerdo en la Legislatura entre el gobierno de Macri con lo que sería la oposición, que efectivamente entregó con moño al Hospital para que Macri construya su centro cívico ahí. Luego dieron un volantazo con lo que pasó ese día, tras el repudio popular. Pero que quede claro que el desencadenante fue el acuerdo político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s