“Los ‘Che Guevara’ que hay en el fútbol no van a llegar a ser presidentes de la AFA”

m11376_IMG-20120210-00362

Ángela Lerena, periodista de ESPN radio, revista Un caño y de Fútbol para Todos, charló con Derrocando a Roca sobre Julio Grondona, el vaciamiento de los clubes, los barras, y las paritarias de prensa en medios gráficos. Reconoce que el escenario futbolístico-mediático aún reniega de la presencia femenina, pero afirma que “los machitos que no aceptan el lugar de la mujer de hoy, también la pasan mal”.

El staff de Derrocando creció viendo las transmisiones monopólicas de Fútbol de Primera, donde la única presencia femenina era “la vueltita” de las hinchas al ingresar al estadio. ¿Pensás que ahora, con las transmisiones de Fútbol para Todos, se le da un lugar distinto a la mujer?

– No, pero a mí eso no me molesta como mujer, siempre y cuando no sea lo único que esperan de nosotras. Sí, me molesta que sea más importante ser linda que lo que tengas para decir, pero que a un hombre le guste una mujer es normal, no hay problema. Está mal que al único lugar que nos quieran reducir, sea al de la estética.

En Futbol para todos hay tres mujeres, contando la Primera B Nacional, que participan. Los protagonistas siempre son los jugadores, pero nosotras participamos de la transmisión; aportamos algo a lo que la gente está viendo, que no tiene que ver con la estética, la belleza y el adorno, sino algo intelectual, una información, una opinión. Eso es muy importante, y no solamente para nosotras, sino para la sociedad en general, darle lugar a un colectivo de personas muy grande que somos las mujeres a las que nos gusta el fútbol y que estábamos fuera de la generación de productos periodísticos. Hace veinte años que estamos dentro,  cada vez ocupando mejores espacios y eso me parece muy positivo.

– ¿Crees que desde el fútbol se sigue vinculando a la mujer de una manera ornamental?

– Eso aún persiste, aunque está bien que exista. Si alguna mujer quiere tener ese rol y algún hombre la quiere contratar para algún programa, uno no va a decir lo que los demás tienen que hacer. Pero está bueno que haya lugares de calidad para las mujeres que queremos otra cosa, que somos profesionales en el periodismo y queremos ejercerlo, independientemente de nuestro género y nuestra estética. El machista tiene problemas para ver a la mujer tal cual es hoy, para entender la realidad de las familias y de la sociedad actual, y a nuestro deseo de tener las mismas oportunidades que los hombres que, en muchos casos, las tenemos. El que no se quiere adaptar a eso, también la pasa mal. Los “machitos” la pasan mal cuando no pueden adaptarse al nuevo rol que tiene la mujer en la sociedad desde el siglo pasado. Sirve que  los jóvenes y los niños crezcan viendo mujeres en distintos roles que, además de ocuparse de los hijos y de la casa, tienen una profesión.

– En tu caso particular, ¿Con qué obstáculos te has encontrado por el hecho de ser mujer en tu profesión?

– El principal es el machismo, siempre, porque obstáculos personales no he tenido. Algunas personas no han confiado en mí para un trabajo durante años, y por ahí hombres con menos pergaminos, o menos capacidad que yo, tenían mejores trabajos por el hecho de que eran hombres. Eso me pasó mucho. Pero sabía a lo que me atenía y creo que lo he superado. Las mujeres que estamos hace unos cuantos años pudimos cambiarlo para que, hoy, chicas que vienen detrás tengan más oportunidades.

– ¿Cuando se vaya Julio Grondona de la A.F.A., vamos a tener un fútbol mejor?

– Me parece que no, no pasa por ahí. Por empezar, no sabemos quién lo va a suceder. El Che Guevara no va a ser el presidente de la AFA. Se murió, y los “Che Guevara” que hay por ahí, no van a llegar al poder.

¿Hay “Che Guevaras” en el fútbol?

– Como el “Che” no, pero hay dirigentes que valen la pena. A veces se encuentran con límites y no pueden superarlos. Te cuento el caso de un dirigente que llegó a un club, echa a la barra brava, y permite que otro grupo de hinchas más “sanos” ocupen ese lugar, pero a los dos años, los tienen cagándose a tiros en la sede a ambos bandos. Es muy difícil dejar el espacio vacío de líderes de la barra brava y confiar en que quienes los ocupan, no terminen haciendo lo mismo que los anteriores. Para mí, todos los cambios son de abajo para arriba. No espero nada de los dirigentes, sí mucho de los hinchas, siempre promuevo el hecho de asociarse. Me molesta el que cuestiona, que putea desde la casa pero después no se asocia. Hay gente que no puede pagar realmente la cuota, sin embargo, la mayoría de los que se quejan, sí. Lo primero que hay que evitar, es que los clubes sean vaciados, y luego, que los jugadores no se vayan tan jóvenes. Por esto cuestiono a los futbolistas que, teniendo la posibilidad de esperar a “irse bien” a Europa, se van a Qatar o a Rusia por la plata, para “salvarse”. La gente los justifica, pero pienso que hay que cuidar un poco la cabeza. El club te alojó desde los 10 años, te dio comida, pensión, una psicóloga, un colegio y te educó; vos le debés algo, no te podés ir corriendo con el primer mango.

– Un jugador de primera no cobra como un trabajador de gráfica…

– Claro, un futbolista de primera cobra cien mil pesos por mes y trescientos mil por año de primas. Entiendo que “te querés salvar”, pero tenés veinte años… Sé que una persona que estuvo privado de todo en la vida buscará el bienestar de su familia. Tal vez quiere mantener a los hermanos, a los padres, pero si ya tienen cinco millones de dólares en el banco, ¡Para qué más! No entiendo cómo no buscan un poco la gloria: ganar la Champions League en vez de jugar ahí con los osos polares, como dice Caruso Lombardi.

– Con respecto al tema paritarias de prensa, ¿Tenés una opinión formada, tomaste una postura en particular?

– Apoyo a todas las paritarias, pero me siento más involucrada con las de prensa gráfica. La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), el sindicato de Buenos Aires, hace más de treinta años viene abandonando paulatinamente el rol que debería tener. Años atrás casi ningún medio tenía comisiones internas, las pocas existentes estaban desarticuladas, sin poder, sin ninguna llegada a  los trabajadores, muchas veces en connivencia con la empresa. La gráfica es una forma de periodismo cada vez mas empobrecida, va tendiendo a desaparecer lamentablemente. Pero esto ha empezado a cambiar, las redacciones empezaron a organizarse (yo fui parte del diario Crítica). Sigo siendo “gráfica” de corazón y apoyando las paritarias. Otra cosa que hizo la UTPBA fue dividir las paritarias por empresas. Es decir, que si formabas parte de una empresa sin comisión interna, sin ninguna representación ni sindicato, era imposible conseguir aumentos, por eso tenemos periodistas ganando dos mangos. Hace dos años se decidió luchar todos juntos. Las patronales están acostumbradas a pagar eso.

– ¿Qué cosas de tu profesión disfrutás más, o hacen que valores más tu oficio?

– Todo, he pasado cosas maravillosas. Hace dieciocho años que hago esto y sería imposible que te describiera todas las veces que pensé lo afortunada que soy. Cuando tenía diez años me moría por ir a la cancha, aunque sea por estar en la tribuna, y ahora estoy al lado del técnico viendo las indicaciones que da, y cómo los jugadores tiran un caño. Es un sueño hecho realidad. Pienso la suerte que tengo de ver esto acá, de poder aportar algo, aunque sea una cosita estadística o un detallecito que solo yo veo. Es impagable lo que disfruto, lo que todos los periodistas disfrutamos, y ustedes también. ¡Me parece que por eso nos pagan poco, che!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s