Pueblos Originarios

“Hoy el mapuche está viviendo en la periferia de la ciudad, en una situación de mucha marginalidad”

U de la Orden

El cineasta Ulises De la Orden habla de “Tierra Adentro”, su última película sobre la Conquista al Desierto. Además, sus impresiones sobre el cine independiente, la situación actual de los pueblos originarios y por qué es necesario desmonumentar a Roca: “Yo no sé si es necesario tirar abajo en monumento, yo los pondría en una jaula y le podría un monumento de una mujer mapuche o ranquel llena de hijos al lado”

¿Cuál es tu balance de las presentaciones de Tierra Adentro?

-Siempre cuando estrenás una película es difícil saber qué es lo que va a pasar, más un documental. O sea, es muy fácil saber qué es lo que va a pasar, no la va a ir a ver nadie. Digamos, eso es lo que suele pasar con los documentales, que tienen 500 espectadores.

-Claro

-Cinco mil espectadores es un éxito de taquilla. Y yo venía de la experiencia con “Río Arriba”, que habíamos metido 50 mil espectadores y había sido muy poderosa en ese sentido. La idea era por lo menos tratar de crecer un poco, no por ahí en términos de cantidad de espectadores sino en forma de lanzar la película. La película está en 35mm, salimos a cinco salas. En todo el país. Y fue una experiencia difícil porque fue primero conocer el paño de la exhibición cinematográfica posta, que es bien difícil cuando salís de los multisala. Éstos son inaccesibles para una película como “Tierra Adentro”. Pero lo interesante es que es una película en 35 mm, con el sonido trabajado al nivel de por ejemplo La Era del Hielo 4. La misma calidad. Todo está hecho a nivel industrial.

-Como sentís, teniendo en cuenta a la película y quizás rememorando algunos invitados, esto de que el paradigma de Roca como prócer se está resquebrajando

-Yo creo que no hay que confundirse de lo que es el discurso hegemónico contra una resistencia que quizás crece un poquito pero todavía es débil, sino ya no habría monumentos de Roca o habría una jaula en los monumentos de Roca o le hubieran puesto al lado monumentos de Inacayal, Foyel, Sayhueque o de mujeres indígenas. No habría más pueblos, calles o escuelas que se llamen Roca, Lavalle, Uriburu, los próceres de la patria. Mismo en el billete de 100 pesos. Es evidente y se percibe que la juventud sobre todo y los argentinos vamos ganando consciencia y hay un discurso que es contrahegemónico que crece pero el discurso oficial sigue siendo mucho más poderoso.

-En la película está la figura de Pablo, un chico de Bariloche que de a poco quiere ir recuperando la identidad que les sacaron durante tantos años, es ficción porque es una película pero es una realidad porque está emergiendo esta revalorización de las identidades originarias.

-Yo no diría que es ficción, es un documental. La historia de Pablo es absolutamente real y él presto su tiempo, su cuerpo, su experiencia para que nosotros con eso construyésemos un relato que cuente una parte de lo que Pablo es. Pero él era un niño mapuche en un proceso de reivindicación de su identidad que es una historia que está contada de forma documental, no buscamos a alguien que hiciera de Pablo. Como está filmado y armado ese relato audiovisual intentamos que tenga una forma que por ahí se pierde de la línea clásica del relato documental, pero documentamos la historia de él.

-Con qué obstáculos te tuviste que enfrentar para realizar la película teniendo en cuenta que se trata de una producción independiente.

-Hubo obstáculos de todo tipo, el primero fue la ignorancia propia. Al abordar el tema empezó a seducirme y me pregunté que sabía yo de esto, comencé a leer y me di cuenta que no sabía nada. Yo no soy un historiador, como Bayer, sino un cineasta. Lo que conocía era poco y primero vino un proceso de aprendizaje para vencer la ignorancia, no es casual que muchos argentinos ignoremos qué pasó en la conquista del desierto. Después, vencer el proceso de escribir el guión que es una cosa muy compleja, pensás que cuando terminás el guión arribaste a algo y te das cuenta que todavía te falta toda la película. Tenés que conseguir fondos para hacerla, un equipo técnico que te apoye y se banque todo el proceso del rodaje como puede ser de las películas que yo hago, que no van a ser en un interior cerrado en Buenos Aires con aire acondicionado. Gente que éste comprometida con el proyecto pero que a la misma vez sea profesional para que la película tenga también la virtud de lucirse en imagen y sonido.

-En “Río Arriba” el comienzo de la película es contando tu historia familiar, qué fue lo que te llevó a hacer “Tierra adentro”

-Creo que fue una cadena de impulsos, el primer acercamiento fue por Marcos O’Farrell que es aparte el músico de la película. Es un gran músico y es descendiente de Racedo, que es el comandante de la tercera división que baja desde San Luis sobre la Pampa. A Marcos lo conocí en el verano del 2009 en la casa de Ricardo Vilca, antes que Ricardo se muriera, en Humahuca. Había visto “Río arriba” entonces, me contó la historia de su ancestro Racedo, a mi me pareció fascinante que este pibe se animase a entregarme su historia a mí y dejarme hacer una película con eso. Yo le dije que para mi una película es un viaje largo, son dos o tres años de laburo, me guardo la idea y vemos que pasa. Ahí empecé a leer y lo primero que identifique fue la ignorancia y después me apasionó, siempre tenía algo ahí con las líneas de fronteras, los fortines, esa Pampa que no existe más. Cuando empecé a leer, no solo la historia militar, sino social de la frontera ahí me voló la cabeza y dije “de esto tengo que hacer la película”.

-Al momento de entrevistar a la gente del lugar ¿no se te cruzó un conflicto con una mirada etnocéntrica que vos tenías, porque uno prepara una entrevista de determinada manera y después llegas al lugar y quizás te responden todo lo contraría a lo que vos pensabas que te iban a contestar?

-Cuando empecé a leer y estudiar el tema llegué a un punto que me di cuenta que todos los autores que estaba leyendo eran historiadores militaristas y oficialistas. De alguna manera, ahí empecé a desear la otra parte del relato, leí algunas cosas como Diana Lenton, a Walter Del Río, a Valko. Hay un libro Chileno muy interesante que se llama Escucha Winka. Entonces, fui a conocer a todos éstos autores personalmente y me fui nutriendo de ellos pero en un punto sentía que cambiando la perspectiva todos me hablaban del mismo punto. Mi idea era entrar en relación con las organizaciones, al revés que en Río arriba que no entré en relación con ninguna organización. Para ésta película dije “éste tema es claramente político”. Yo quería encontrarme con los mapuches organizados, me fui a ver a gente de la confederación mapuche de Neuquén, en Bariloche, en Chubut y otras organizaciones en Chile. Ahí empecé a escuchar y a nutrirme de sus historias. Básicamente, me hice amigo más que investigador, sobre todo con los mapuches de más al sur de Chubut y Bariloche. 

-¿Cómo fue esa relación de amistad?

-Mi amistad se hizo con la gente del CAI y con la Ruca Mapuche de Bariloche puntualmente y lo que hice es ir pasándoles los guiones y escuchar sus devoluciones. Con los que mejor trabamos esa relación fue con los de la Ruca Mapuche de Bariloche, de ellos salió la idea de incluir un adolescente. Pensaban que como estaba se podía filmar la película pero yo estaba poniendo al mapuche en situación rural, y el mapuche hoy en día no está en situación rural. Si bien sería nuestra situación ideal, en éste momento está viviendo en la periferia de la ciudad en una situación de mucha marginalidad. Yo les dije que no iba a elegir un chico sino que me lo presenten ellos, ahí aparecieron quince chicos que querían participar y, a lo largo de cuatro meses que yo estuve de viaje, ellos mismo fueron decidiendo quién iba a tomar el rol. 

-Cómo analizas la historia del sometimiento de los pueblos originarios y su situación actual. Cómo lo viste a partir de éste contacto con las organizaciones de originarios.

-El análisis no es bueno, ellos están fuertes, se están organizando pero conocen por dónde viene la avidez hoy en día. Así como hace 120 años fueron por la tierra, hoy en día además van por los bosques, las hidroeléctricas, el subsuelo y la minería que están en territorio mapuche, el gran conflicto hoy en día viene por ese lado. Yo creo que por ahí son los ejes de conflicto que tienen no sólo los mapuches sino todos los pueblos originarios. Lo mismo pasa con los Qom en Formosa y los problemas con los sojeros, los Coya, Diaguita en la Cordillera con la minería. Esos son los ejes de conflicto en la actualidad pero el pueblo mapuche se para y se reconoce a sí mismo no desde hace mucho tiempo. Cuando una sociedad atraviesa un conflicto de la envergadura que fue la conquista del desierto o la pacificación de la Araucanía es muy difícil pararse. Estamos hablando de desmembramiento de familias, traslados forzosos, campos de concentración, reducción a servidumbre, violaciones masivas, robos de niños, cambios de nombre y eso siguió pasando a lo largo del siglo XX hasta hace muy poco tiempo. Eso llevó al miedo a hablar la lengua, al miedo a reconocerse, superar ese miedo llevo muchas generaciones, lo que no quiere decir que no haya habido personas que fueron como rocas que resistieron y pudieron ir pasando el conocimiento y la cultura.

Además hay cierta construcción del aborigen que nos gusta toda su cuestión cultural folclórica pero no nos gusta el aborigen que combate y se rebela

-Hay un filoso Checo que es Slavoj Zizek que tiene un texto de hace unos años atrás que hablaba del “otro folclórico”, que hay otro folclórico y otro real. En la película Chacho Liempe lo dice claramente cuando el otro es folclórico nos gusta su ropa, su música, sus rituales, sus utensilios. Pero cuando el otro es real y reclama igualdades, derechos, poder ser quién es, bienes de producción, la tierra, el control sobre los recursos, soberanía… ahí el otro real empieza a ser terrorista para los estados.

¿Cómo  es hacer cine independiente?

Hacer cine es muy difícil y con lo que te vas a topar siempre es con la escasez de recursos financieros, de tiempo, de talento, de personal. Nosotros salimos a filmar cuatro personas y estamos ocho semanas acarreando toneladas de equipamiento porque no hay nadie que lleve el equipo si no lo llevamos nosotros. Después está el limitante financiero, siempre estás cuidando el mango y todo cuesta, si tenés que viajar, tenés que dormir, pagar traslados, a la gente con la que laburás tenés que pagarle también porque si no viene una vez y no viene más después. Yo creo que eso es propio de cualquier proyecto cinematográfico y creo que tenemos que convivir con eso porque esa adversidad saca cuál es nuestra potencia. Todo tiene un lado positivo y un lado negativo, no sé que pasaría si te dan diez millones de dólares para hacer Tierra Adentro, no creo que salga. Salvo que yo voy a estar mucho más contento.

Para cerrar, si viene alguien y te dice: “mira, está todo muy lindo la película, cambiamos la calle de Roca, pero eso no sé si cambia mucho…”. ¿Qué le dirías?

Y creo que tendría un poco de razón y un poco también se equivocaría porque qué sabíamos nosotros de la conquista del desierto cuando salíamos del séptimo grado o de quinto año. Poco y nada, lo poco y mal que nos contaron en el colegio. Yo quisiera saber qué dicen los manuales de educación hoy en día, algo debe haber cambiado.  Así nos vinieron contando nuestra historia y nos vinieron inculcando ese conocimiento de quiénes son los próceres de nuestra patria. Yo no sé si es necesario tirar abajo en monumento, yo los podría en una jaula y le podría un monumento de una mujer mapuche o ranquel llena de hijos al lado. Oponerle otro relato, que es lo que busco siempre como cineasta, oponerle un relato que sea más real y que demuela los argumentos del relato oficial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s