“Nunca menos” por el Cine independiente

3578_514635168596278_1511513563_n

Dos palabras se hicieron protagonistas en el estreno de esta semana: “Movilización frente al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)”. “Democratización” por un lado, y “censura” por otro, caracterizan a la nueva resolución del estatuto cinematográfico para la vía digital, que se hizo pública el pasado 5 de abril. Documentalistas exigen su derogación, y denuncian que el cambio en la reglamentación que otorga financiamiento a los proyectos documentales digitales, es una nueva forma de control por parte del oficialismo para callar voces del sector más independiente del cine argentino.

Por Carla Monteros

A través de la resolución 982/13, el  INCAA reforma la estructura  encargada de la selección de proyectos que recibirán financiamiento estatal. Con el fin de “democratizar y dinamizar la selección de proyectos del sector”, según palabras de su titular Liliana Mazure, se crean tres comités (de Evaluación de Proyectos Documentales, de Visualización, y de Selección y Evaluación de Créditos de Proyectos Documentales), cuyos representantes serán elegidos por un Consejo Asesor, designado por el Instituto. Además, la cantidad de proyectos a analizar se reduce hasta 40 por trimestre, cuando en los últimos cinco años, fueron 1200 las películas pre-seleccionadas y 300 las concretadas. En relación al monto del financiamiento, el mismo se congela en $200.000 por película. Un nuevo requisito de admisión, será que los documentalistas solicitantes deberán haber producido al menos dos obras audiovisuales previamente.

¿Cómo aparece la palabra censura en esta nueva resolución? Será obligatoria la certificación de la coincidencia entre el material final entregado y el proyecto originalmente seleccionado. Si esto no ocurre, los cineastas podrían no recibir la última cuota del subsidio (si no logran corregir las diferencias), e incluso afrontar la devolución de la totalidad de lo percibido. Resultaría entonces imposible que los documentalistas encuentren cambios en la subjetividad, en sus entrevistados o en la misma realidad. Lo escrito, escrito está.

Las seis asociaciones nacionales que agrupan a los directores y realizadores de documental (ADN; DIC; DOCA; DOCUDAC; PCI y RDI), solicitaron el pasado 8 de abril una reunión con autoridades del INCAA para debatir acerca del reciente estatuto dictaminado, pero no recibieron respuesta. El presidente de la Asociación de Documentalistas argentinos (DOCA), Hernán Martín, lideró la movilización realizada este miércoles 17 en la puerta del INCAA y afirmó: “Esta nueva resolución tira abajo una conquista que se consiguió hace 6 años, con la lucha como método, porque cambia completamente la conformación de los comités donde actualmente hay representantes de todas las asociaciones de documental. Ahora los selectores serán productores y no directores, asignados por el Consejo Superior o directamente a dedo por la presidenta del Instituto”.

531923_514635161929612_1741702363_n

Otra cuestión relegada en la ya derogadas resoluciones  632/07 y 1023/11, y en la reciente 982, es la difusión y exhibición de las películas documentales en los espacios pertenecientes al Instituto de Cine. Esta deficiencia la sufrieron, por ejemplo, las películas “En obra”, que rememora dos décadas de trayectoria del docente Carlos Fuentealba como luchador y militante social, y “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”, que no consiguieron ser proyectadas en los momentos donde ambos casos tomaron más notoriedad. Al respecto, Martín cree que este tipo de obras son las razones por las que el INCAA dio un giro inesperado en su estatuto: “En lo personal, pienso que el hecho de que por esta vía haya salido la película “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?” es un factor relevante. La retaron a Liliana Mazure, ¿cómo puede ser que estén dando plata para que se hagan películas críticas hacia el gobierno, siendo parte de un organismo estatal? La intención regimentadora está en todos los hábitos. La prueba es “6.7.8”. En lo macro, el dictamen tiene que ver con un intento de controlar el famoso relato, que no puede haber nada que escape al relato oficial. Si nos pueden voltear, después lo van a hacer con todo el resto”.

El director de la película “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”, Alejandro Rath, también opinó al respecto: “Lo que sucedió es extraño porque la película pasó la evaluación del comité sin ningún inconveniente. Frente a la necesidad que nosotros teníamos de estrenar la película, para que estuviera dentro del marco de la sentencia judicial, encontramos mucha disposición. En éste sentido, ésta resolución parece un cambio de opinión muy drástico que también se produjo en relación a la propia película. Nosotros a partir del 25 de marzo no recibimos ninguna respuesta a ningún reclamo de parte de los funcionarios del instituto y, a su vez, nos bajaron de dos salas que ya estaban programadas en Burzaco y en La Plata”.

Uno de los fundadores de “Cine Insurgente” y realizador de “Las madres de la rebelión”, Fernando Krichmar apuntó también al Instituto, como difusor de las ideas oficialistas: “Esta resolución es una medida que le costaba muy poco al Instituto, solo el 3% de su presupuesto, y que tenía contenta a toda esta masa de documentalistas jóvenes, estudiantes y realizadores independientes que venimos trabajando hace más de 20 años sin financiamiento estatal, y por primera vez lo habíamos conseguido. Entonces no es un problema económico, pasa que no admiten ni la más mínima disidencia con su discurso. Hablamos de control ideológico porque no se puede hablar de plata”. Krichmar comparó la paradójica situación que hizo convivir las largas filas del BAFICI, con los reclamos frente al Instituto cinematográfico: “Con esta resolución, el INCAA queda a la derecha de Macri. Ellos lo único que tenían que hacer es bancar lo popular, la cantidad de producciones, y más aún cuando la plata, que es nada comparada con otro tipo de producciones, viene de los impuestos que se le cobran a Spiderman, a ese tipo de cine, no es que se le saca a los jubilados. Esta situación va por el lado del control ideológico y el famoso “vamos por todo” del Gobierno Nacional”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s