“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”

Agustina Vidales Agüero es integrante de la campaña por el aborto legal seguro y gratuito. En esta oportunidad nos cuenta cómo es el tratamiento de esta tema por parte del Estado, el rol de la Iglesia Católica y cómo es la lucha que llevan desde hace muchos años.

¿Cómo se prepara esta campaña y cómo la difunden?

Para empezar, esta campaña nace en 2005 y desde entonces venimos trabajando por la legalización del aborto. Presentamos un proyecto en el Congreso de la Nación, por cuarta vez este año, pero aún sigue sin tratarse. En esta lucha por la legalización y despenalización, se fijó una fecha especial, el 28 de Setiembre, como día internacional de lucha por la legalización y despenalización del aborto en América Latina y el Caribe. Esto se propuso en un congreso feminista en 1990. Y más allá de que se trate de una problemática social muy seria, ya que hay mujeres que mueren por no acceder a un aborto seguro, siempre buscamos luchar con alegría, por eso realizamos festivales cada año en esa fecha en particular. Por supuesto que esto no le quita la parte de denuncia y exigencia al Estado.

También sería una manera de evadir a los embates mediáticos que cubren este tipo de eventos…

Sí. Pero primero hay que ver si esos medios toman la actividad porque, para ellos, vende mucho más una nena de provincia que no accede a un aborto que no es punible en la Argentina y no toda la lucha que se viene realizando desde hace tantos años.

¿Te parece que el tema está instalado en la agenda mediática? ¿Qué lugar se le da?

Vemos que hay un avance, en el tema del tratamiento de los medios, se está visibilizando mucho más. Sobre todo en el 2012 a partir del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde se estableció cuál es la lectura que tienen que hacer los jueces respecto del artículo 86 del código penal que dice cuáles son los abortos que no están penados. Por lo tanto creo que el tratamiento en este último tiempo está bastante bien. El problema es que, si bien está en agenda y la sociedad lo trata, se lo sigue tomando como “un problema de mujeres” y no un problema de toda la sociedad. De hecho, en los medios, quienes se ocupan de escribir o hablar sobre el tema son, casi siempre, mujeres.

El no tratamiento del tema por parte de autoridades, a tu parecer ¿es por falta de voluntad política? ¿Qué otros actores sociales intervienen?

Es complejo porque, sí, por un lado falta voluntad política tanto por parte de la Presidenta de la Nación como de Ministros, ya que han manifestado públicamente que este tema no está en su agenda. Además hay una bajada, a los diputados y diputadas, para que no se lo trate. Tenemos al Frente Para la Victoria y aliados con mayoría en el Congreso, por lo tanto se depende de ellos y de ellas para que se trate y se apruebe. Vimos otras leyes que salieron rapidísimo y ésta, si bien hay legisladores del bloque oficialista que apoyan este proyecto, no. Y debo agregar que cuando firman su adhesión lo hacen, a mi parecer, porque les resulta políticamente correcto. El tema es que después hay que ponerle el cuerpo e impulsar el debate en el Congreso y ahí no hay libertad para llevarlo a cabo. Para mí esa es una de las trabas más importantes. Otra cuestión que dificulta es la intervención de la Iglesia Católica y otros sectores conservadores.

¿Qué papel real le das, hoy, a la Iglesia argentina con respecto a esto?

Tiene un peso real. Desde el punto en que en el código civil sigue estando la Iglesia como institución estatal y, por ende, recibiendo subsidios. Se le da un peso, también, desde el gobierno y no podemos negar que influye en la sociedad. En algunas ocasiones, en las que realizamos marchas o alguna otra actividad, vinieron agrupaciones eclesiásticas y era muy llamativo que llevaban a chicos de sus escuelas privadas a los que los hacían hacer carteles y demás cosas.

Desde los prejuicios de la Iglesia le dan mayor importancia a un posible sujeto, y no a la sujeta que ya tiene una vida y una historia que es esa mujer que no está deseando ese embarazo, mas allá de las causas por las que haya llegado a él. No tienen en cuenta esa vida, hay una negación del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo.

Hay malos antecedentes con leyes que se sancionaron, que deberían favorecer a las mujeres y que no se reglamentan como la ley contra la trata de personas o para prevenir la violencia de género…

También otras como la de educación sexual, distribución de métodos anticonceptivos las cuales no se cumplen o no se terminan de reglamentar. Pero debo decir que tampoco es lo mismo tener una ley a no tenerla porque es una herramienta importante.

Hay una frase que, a veces, usan sectores cercanos al gobierno que dice que “la sociedad no está madura para tratar estos temas”. ¿Cómo ves esto?

Para mí es una excusa. La sociedad está madura, debate este tema, en los medios se trata. Me parece que los que no están maduros son ellos, no están escuchando.

¿Qué sectores forman parte de esta campaña por la legalización y despenalización por el aborto legal seguro y gratuito?

Está compuesta por, alrededor, de 300 organizaciones de todo tipo (políticas, sindicales, estudiantiles, grupos feministas, de derechos humanos) y de todo el país. También se suman personas independientes, activistas de distintas ciudades, pequeños pueblos y en cada lugar se realizan ‘acciones’, lo que nosotras llamamos el “Cabildeo Social”, que consisten en organizar charlas, trabajar con chicos en las escuelas, hospitales, en la calle para instalar el tema y concientizar un poco. Nosotras decimos que esta lucha tiene que ver con la justicia social ya que las mujeres que tienen plata se realizan abortos en clínicas privadas, de una manera segura y no tienen ninguna consecuencia. Pero las mujeres pobres, que no acceden a esos abortos seguros, sí se encuentran en verdaderos problemas. Porque la penalización no impide la práctica: se realizan más de 500 mil abortos por año, pero las que quedan con consecuencias en su salud, si es que no mueren, son las mujeres pobres.

¿Qué pensás que ayudaría culturalmente a concientizar?

Lo principal es que se cumpla con la ley de educación sexual, lo cual es básico y fundamental. También la implementación de la distribución de los métodos anticonceptivos, que se cumpla el derecho a la salud de las mujeres. Después, por supuesto, la lucha contra el patriarcado social es importante pero sabemos que eso lleva más tiempo, pero estas leyes servirían como para ir avanzando.

En Uruguay el tema se trató pero tuvo algunas críticas. ¿Qué sabés al respecto?

Las críticas vienen porque lo que se votó en Uruguay es comparable a lo que tenemos acá: el aborto no punible. Entonces, en algún punto, no es un avance. Si bien es bueno que lo voten, hay muchas críticas de las organizaciones que vienen peleando hace mucho tiempo ya que no se trata ni siquiera de una despenalización porque se ponen muchas trabas a las mujeres para que se realicen el aborto, por ejemplo que tengan que dar explicaciones a un tribunal sobre el por qué quieren realizárselo, que éste le otorgue 5 días para reflexionar sobre esa decisión  lo cual, a nuestro parecer, somete a una gran presión a la mujer.

¿Tenés datos sobre casos en los que no se haya cumplido con la aplicación del aborto no punible en el interior del país?

Las únicas dos provincias que adoptaron la guía elaborada por el Ministerio de Salud de la Nación para los casos de abortos no punibles (en casos de violación o problemas de salud de la mujer) son Jujuy y Salta. Una de las razones por la cual no se la adopta en otras provincias es porque, en 2010, el ministro de salud, Manzur, le sacó la firma de resolución ministerial. Eso se traduce en que le sacó el apoyo político. Luego viene el fallo de la Suprema Corte y el ministro sigue sin ponerle la firma a la guía. Esto hace que, en cada provincia, se haga más o menos lo que se quiere: algunas tomaron esta guía y otras elaboran guías aún más restrictivas. Por ejemplo Salta, La Pampa y Entre Ríos elaboraron guías para los hospitales que no están de acuerdo con el fallo de la Suprema Corte. Santa Fe, Chubut y Chaco son de las que más respetan el fallo. Mientras que se está avanzando en Mendoza, San Juan y Santa Cruz. En Ciudad Autónoma de Buenos Aires se trató luego de que el ministro de salud porteño elaborara un protocolo que también contradecía al fallo.

¿Qué implica la legalización del aborto y la despenalización? ¿Qué diferencias existen?

En nuestra campaña luchamos por estas dos premisas. La primera tiene que ver con la posibilidad de que se realice en hospitales públicos, implica que se haga una ley obligatoria y que las mujeres puedan acceder a la salud pública. Y la segunda tiene que ver con que se saque del código penal, y aquellas agrupaciones que solo van por la despenalización, están en contra de la criminalización de esta práctica y a favor de la libertad de realizarlo de forma casera, con pastillas. Nosotras decimos que este método no es el mejor ni el más seguro sino que lo ideal es que se acceda a la salud pública, con profesionales, que se tengan todos los cuidados necesarios.

Algunos temen, si se aprueba todo esto, por un “aluvión” de abortos. ¿Cómo ves esto?

Está demostrado estadísticamente que, en los países en que está legalizado, no aumentan la cantidad de abortos. Pero más allá de esto nosotras vamos por un lema que tenemos: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”. Se tienen que dar todas esas cuestiones. Generalmente los que dicen que van a venir abortos a montón son hombres, los cuales no han pasado por esta situación, ya que no es un trámite, ninguna mujer pasa livianamente por estas prácticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s