Andrés Zerneri: “Macri no puede desoir la expresión de miles de personas que quieren el Monumento a la Mujer Originaria”

0041 copia
Fotografía de Ramiro Peri

Andrés Zerneri es artista plástico y tiene 40 años. En el año 2008, con el aporte de bronce de miles de personas, realizó el monumento al “Che” Guevara, hoy emplazado en Rosario. Posteriormente, junto a Osvaldo Bayer y bajo el mismo sistema de recolección de llaves, iniciaron el proyecto para la construcción del monumento colectivo más grande de la Argentina: el de la Mujer Originaria. En la entrevista que le realizó Derrocando a Roca, repasó la situación actual del proyecto, las bases ideológicas en las que se apoya, y el futuro del mismo, sobre todo porque el Monumento a la Mujer Originaria será un regalo a la Ciudad de Buenos Aires, pero a cambio de que sea removido el de Julio Argentino Roca, que se erige orgulloso en el microcentro porteño.

_ ¿Cómo describiría el proyecto de la creación del Monumento a la Mujer Originaria?

 

_ Es un proyecto solidario y creativo en donde el arte es una herramienta para decir, multiplicar, debatir, discutir. Requiere de mucha creatividad, de mucha acción para que no se caiga, y se trata también de aprender sobre algo que no sabíamos tanto: el 60% de los argentinos tenemos vínculos genéticos con algún pueblo originario. También somos un país en donde hablamos 14 lenguas, hay información que no se conoce.

Lo que estamos haciendo no es un acto de revancha ni de venganza. Estamos haciendo un ejercicio de reparación de nuestra memoria con una acción concreta. Le vamos a donar un monumento al Estado, es una donación “con cargo”. El monumento es también una estrategia de comunicación para hablar sobre la situación de los pueblos originarios.

_ Se trataría entonces de intentar romper un poco con esa idea de que venimos todos de los barcos…

 

_ Nos han contado durante mucho tiempo que la historia de nuestras familias o pueblos, comenzó en los últimos 200 años, o con la llegada de algún abuelo de Europa. Pero estas tierras, distintas naciones de pueblos originarios las habitan desde hace 20,  25 mil años. El Monumento a la Mujer Originaria, que es el más grande que se va a hacer en Argentina, producto no del dinero, sino de la solidaridad de muchas personas que acercan llaves o pequeños elementos de bronce, es un proyecto legítimo y democrático, no se puede hacer si no hay mucha gente de acuerdo.

 

_ Sabemos que su idea es que el Monumento a la Mujer Originaria sea un regalo a la Ciudad de Buenos Aires. Pero hay un pequeño detalle, está Mauricio Macri como Jefe de Gobierno…

 

_ ¿Por qué regalarlo a la ciudad de Buenos Aires? Porque es la ciudad que históricamente más ha postergado, y más ha invisibilizado a los pueblos originarios en Argentina. Esta ciudad merece esta escultura, que será producto de la voluntad de tanta gente que manifiesta estar cambiando su conciencia. Y cuanto más grande sea, vamos a dar más señales de que estamos aprendiendo. Sabemos que el Jefe de Gobierno no es amable a este tipo de emprendimientos, pero también puede ser un aprendizaje para él porque no le estamos pidiendo que gaste dinero ni que la compre, simplemente se la estamos donando. Lo que le pediremos como condición, es que sea ubicada donde está actualmente el monumento al Gral. Julio Argentino Roca. Pero a Roca no lo queremos olvidar, lo queremos recordar. No estamos pidiendo destrozarlo ni cortarle el cuello como a Jeremías Springfield, lo que queremos es que se lo traslade a otro lugar, y recordarlo como lo que fue, un asesino que perpetró crímenes de lesa humanidad. Estoy convencido que lo vamos a lograr. Macri es un abroquelador de enemigos, gracias a él tenemos tantas declaraciones de interés. No confiaría en hacer este proyecto con un progresista como Jefe de Gobierno, nos diría que sí, pero al final no lo haría.

 

_ El Jefe de Gobierno tiene la posibilidad de veto ante proyectos que no son de su agrado…

 

_ Es un poder que evidentemente saber usar, de hecho lo llaman el “Capitán Veto”, y posiblemente lo usaría con este proyecto. Debido a eso estamos documentando la cantidad de gente que trabaja y participa. Macri no puede desoír la expresión de 40.000, 45.000 personas que le están diciendo que quieren este monumento, sería mejor que no se interponga ante semejante y legitima expresión ciudadana que utiliza el arte, la democracia, y los mejores valores que tenemos.

 

_ Muchas veces hemos escuchado críticas sobre la poca importancia que tendría sacar el monumento de Roca, o sacarlo del billete de 100, si eso no es acompañado con medidas reales, políticas, de reconocimiento a los pueblos originarios. ¿Qué opina?

 

_ Yo soy artista plástico, no soy legislador. Lo que está en mis manos es decirle a los legisladores que la gente está manifestándose, y que tienen que animarse a cambiar las leyes y apoyar completamente a los pueblos originarios. La forma de demostrar esto, es el proyecto del Monumento a la Mujer Originaria, que no le pide al Estado, sino que le regala.

 

_ ¿Cómo analiza este momento histórico de la Argentina? Porque quizás en otro contexto, la idea de la creación de un monumento a la mujer originaria sería impensado.

 

_ Estamos es un momento bisagra, de interpelación sobre nuestra historia, y cuanto más información tenemos, por ejemplo la que nos acercó a través de sus investigaciones Osvaldo Bayer o Marcelo Valko, y una gran cantidad de historiadores que nos permiten conocer mejor el período, podemos entender que nos hicieron creer que se civilizaba asesinando, torturando, reduciendo a la servidumbre, robando bebes y pertenencias… Parece que estoy hablando del General Videla Videla, pero me refiero al General Roca. El ejército argentino y el estado nacional ha desaparecido gente sistemáticamente mucho antes que comenzara la última dictadura, hay algo en común entre los 30.000 desaparecidos y los pueblos originarios.

 

_ Cuando Osvaldo Bayer le presentó la idea de hacer el monumento a la mujer originaria, usted había terminado el del “Che” Guevara, que se emplazó en Rosario. ¿Cómo cambió desde ese día hasta hoy? ¿Cómo ha llevado este proceso de colecta de llaves, de difusión del proyecto?

 

_ Todavía no me formo una idea acabada del proyecto. Pero imagínense todo lo que va a acontecer. Esta es una obra colectiva que se va completando con la ayuda de los que participan, entonces lo que tenía pensado en un principio, era simplemente hacer el monumento, como fue con el del Che. Pero cuando aparece gente que te da una mano con la difusión, con el diseño, o con el contenido histórico, va haciendo que el trabajo sea cada vez más complejo y que el involucramiento de uno sea mucho más grande. Un ejemplo, fue el aporte de los maestros con la campaña “un niño una llave”. Eso nos permitió ir a contar a los colegios el proyecto, pero también la historia de los Pueblos Originarios. Fuimos creciendo a partir de la solidaridad de los que se fueron sumando.

 539342_440573052648536_1776865394_n

_ ¿Está ansioso por juntar todas las llaves necesarias?

_ Soy una persona muy ansiosa, y tengo mucha fe de que este proyecto en breve lo vamos a terminar. Imagino ese último día, esa victoria de todos. Hoy es una ilusión, tenemos la mitad del bronce que necesitamos, pero va a ser completamente real si participamos muchos. Una vez que el proyecto haya terminado, no tendremos solo una escultura, sino una pequeña muestra de solidaridad, y a su vez, una gran obra que habla sobre nuestra identidad.

 

_ Durante el tiempo que ha transcurrido desde que arrancó el proyecto, ¿recuerda alguna situación que le haya llamado mucho la atención o que lo haya conmovido?

 

_ Hay muchas historias, muchos motivos que llevaron a personas a participar del proyecto. Por ejemplo, personas que estuvieron exiliadas, nos trajeron la llave de su última casa. Un grupo de científicos nos trajo un microscopio que servía para ver átomos, un elemento que en su momento fue un gran avance científico, y querían que esa pieza se fundiera en el bronce. Los motivos por los cuales la gente participa son muy diversos, y también están depositados en ellos cuestiones muy emotivas.

 

_ Usted afirmó que el Monumento a la Mujer Originaria también es una excusa para hablar de la situación de los pueblos originarios en Argentina. Esto implicaría pensar la desigualdad que los atraviesa, su marginación. ¿Cómo considera esta situación como artista?

 

_ El oficio del arte, del dibujo, de la pintura, de la escultura, no lo llevo como un fin en si mismo, me parece que es una herramienta para poder transmitir una sensibilidad. También el arte es una herramienta para denunciar injusticias. Hay un montón de circunstancias muy graves respecto a la pobreza en Argentina, hay mucha mentira, mucha hipocresía. Estamos muy bien en muchos aspectos, pero estamos muy atrasados en materia humana. Soy muy critico de este gobierno, y a la vez he apoyado un montón de medidas. No quiero entrar en lo de blanco o negro, trato de opinar desde la independencia total. Esta es una democracia que tenemos que seguir construyendo entre todos, no puede estar a cargo del gobierno nada más. A su vez, vamos a seguir exigiéndole. Con cariño, con respeto, pero nunca hay que dejar de exigir la igualdad que deseamos que llegue.

 

_ ¿Cuál es el legado cultural de lo que hizo Roca en la actualidad?

 

_ Una cantidad de frases de nuestro glosario cotidiano que son totalmente racistas y  muy fáciles de repetir, como todo en la derecha ¿no? Es más fácil ser de derecha porque requerís menos pensamiento, menos reflexión. Creo que hay que instalar nuevas frases, hay que dar información para que más gente conozca  el “abc” de los pueblos originarios, como que el 60% de la población tiene sangre originaria, o sobre la cantidad de naciones que hay adentro de nuestro país, o que en Argentina no se habla un solo idioma, sino que hablamos 14 lenguas. Todo eso nos sirve para entender un poco mejor está gran familia que somos los argentinos. Quizás algunas personas que reciban esta información se van a interesar, sensibilizar, van a entender que cuando viene un grupo de Qom a acampar en la 9 de Julio, no nos están invadiendo, no hay que tenerles miedo. Lo que debemos hacer, con mucha solidaridad, es adherir a un reclamo absolutamente justo que casi siempre tiene que ver con la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s