“Estar en Arbolito es el sueño del pibe”

Derrocando a Roca entrevistó a Pedro Borgobello, integrante de Arbolito. El músico analizó el presente de la banda, cómo viven el hecho de ser referentes para un montón de gente, y el atravesamiento de la política en sus canciones y sus shows.

_ Este año Arbolito sacó el disco “Acá estamos”, ¿Cómo lo está sintiendo la banda?

_ Estamos muy contentos con el disco. Nos llena de alegría y de orgullo porque es una nueva producción independiente después de una experiencia con una compañía discográfica grande. A nuestro parecer quedó mejor que los otros discos.

_ ¿Cuál es el principal cambio en la forma de trabajar, al sacar un disco independiente?

_ Fundamentalmente los tiempos, volver a tener tus propios tiempos es algo muy copado, sobre todo para una banda que tiene ya 15 años, y muchos trabajando de manera independiente y autogestiva. Tanto la compañía discográfica, como algunas productoras de shows, tienen otros ritmos, por lo general  más lento que el nuestro. Somos una banda bastante “culo inquieto” (risas), entonces vamos y venimos. Otra cosa que se modificó obviamente, es que toda la plata que usamos para el disco la tuvimos que poner nosotros. Tuvimos que manguear por todos lados y ahora estamos viendo como lo devolvemos. Por suerte son acreedores amigables.

_ Recordando el Festival “Chau Roca”, en el cual pudimos escucharlos y hablar con ustedes, ¿que los motivo a estar? Sabemos de su empatía con Osvaldo Bayer, que era la figura organizadora del festival.

_ Con Osvaldo tenemos años de amistad, y muchos más de admiración porque es una persona consecuente con sus ideas, alguien para tomar de ejemplo. Cada vez que nos llama y podemos, no dudamos en ir. Creo que somos un granito de arena de una playa enorme de gente que quiere que se vaya a la mierda Roca de ahí, porque realmente es un tipo impresentable, una de las peores figuras de la historia Argentina y probablemente americana. Está en lo más alto de los honores, como dice Osvaldo, está en “el monumento ecuestre más grande de la Capital Federal, a media cuadra de la Plaza de Mayo, y en el billete de 100 pesos”, es impresentable.

_ La historia del nombre de la banda tiene que ver con Osvaldo Bayer, ¿Cómo fue la relación con él en estos 15 años?

_ Afortunadamente tenemos una relación bastante fluida, dentro de los tiempos que tiene Osvaldo, que debe ser una de las personas más requeridas de este país, realmente no para. Me acuerdo un día en que fuimos con Ezequiel (Jusid) a su casa a arreglar algunas fechas. En un momento saca la agenda y te juro que me dio vértigo ver esa agenda. Es increíble la cantidad de cosas que hace ese hombre con la edad que tiene, va, viene, viaja, donde lo llaman está siempre. Hasta el médico lo reto muchas veces, le dijo que no viaje más y sin embargo insiste Osvaldo. Siempre tuvimos una relación bastante cercana, hemos tocado muchas veces con él, ha venido muchas veces a contar la historia del nombre de la banda, del indio Arbolito. Hace un tiempo fuimos a Azul, porque se cambió el nombre de una escuela que se llamaba Roca y le pusieron Arbolito. Siempre estar con Osvaldo es un placer, porque es un libro abierto el tipo, tiene una forma de generar los relatos, que la verdad da gusto escucharlo.

_ Recién hablabas de agenda. Arbolito es una banda bastante solicitada para distintas movidas culturales, invitada a programas alternativos como el nuestro, ¿A veces sienten que es una responsabilidad estar?

_ Por supuesto que es una responsabilidad, pero no se lleva como un peso porque somos lo que somos, pensamos lo que pensamos y no estamos haciendo una performance. El show de Arbolito o las canciones no son un personaje o una máscara, es lo que somos. Es una responsabilidad que se lleva de manera feliz, encima en grupo. Somos una banda y un grupo de amigos con una forma de pensar similar. Por supuesto que cada uno tiene sus ideas, no somos una agrupación política que debate para llegar a puntos de acuerdo. Muchas veces nos preguntan cosas sobre política o de actualidad, y uno no puede responder en forma de banda. Por suerte nos invitan mucho a distintos lugares, lo cual nos hace sentir muy bien, y ahí vamos viendo según las cuestiones de cada uno, las ocupaciones extra banda y vamos acomodando nuestros horarios. Por la música, la teoría dice que es el arte de cambiar los sonidos, pero todos sabemos que es el arte de cambiar los horarios. (Risas)

“Expresamos cosas que tienen que ver con la realidad social de cada momento que nos tocó vivir”

_ Arbolito tiene en sus canciones, y ya en su nombre, cierta carga política, ¿Sienten que despiertan cabezas o que su mensaje llega de algún modo al público?

_ Pienso que sí, pero no tenemos una búsqueda política. Expresamos cosas que tienen que ver con la realidad social de cada momento que nos tocó vivir. Esta banda nació y se desarrolló en el menemismo, que fue una época bastante áspera para todos, y siguió en el 2001…. Tampoco uno no anda con una corta fierros abriendo cabezas (risas), pero sí uno genera inquietudes. Me acuerdo cuando invitaron a Arbolito y a Osvaldo Bayer a la localidad de Coronel Rauch. Rauch fue un coronel prusiano que contrató Rivadavia para eliminar a los ranqueles, y después de demostrar que no solamente era un mercenario, sino también un sanguinario que se dedicaba a degollar a los indios para ahorrar balas al ejército, un indio anónimo (los soldados le decían arbolitos a los indios que espiaban en la pampa), lo esperó en una abandonada y le devolvió la gentileza y lo pasó por cuchillo. Por supuesto Arbolito no tiene localidades y Coronel Rauch sí. Pero bueno, estábamos junto a Osvaldo Bayer acompañando a un grupo de gente que proponía cambiar el nombre de la ciudad, y se armó un revuelo importante. Al otro día llamó un señor llamó muy ofendido a la radio porque un grupo de intelectuales había venido a sembrar la duda, como si esto fuera algo malo. Es eso, uno tira semillas de duda, no anda diciendo esto es así o asa, uno tira sus percepciones, sus ideas y después eso vaya a saber dónde prende y cómo. La política siempre está presente, por más que la palabra política fue durante mucho tiempo mala palabra. Eso es parte del plan que han venido a bajarnos desde el norte, para que no nos comprometamos, para que no tomemos posturas, para que no construyamos.

_ La no política es parte de la política…

_ Totalmente, fue muy inteligente lograr que la gente considere que la política es una mala palabra. Nosotros siempre nos mantuvimos al margen del partidismo porque al final uno se da cuenta de que muchas veces los que hacen política partidaria terminan buscando algo personal. Sí estuvimos cerca de los que hacían políticas de base, los que hacen los cambios reales que son tangibles en un barrio, cambios sociales desde lugares chiquitos.

_ Con Arbolito siempre han reivindicado a los pueblos originarios…

_ Si, en estos 15 años hemos tenido infinidad de encuentros con gente de distintos pueblos que se nos fue acercando, nos fue contando sus problemáticas, su forma de pensar, su forma de ver el mundo. Lo más interesante de ellos es que son pueblos milenarios, y cualquier cultura que sobreviva tanto es porque está cargada de una sabiduría enorme. Se aprende mucho si uno está dispuesto.

_ ¿En qué momento en estos 15 años te sentiste pleno, pensaste, “esto no lo cambio por nada”?

_ Es una sensación que tenemos todo el tiempo, es el sueño del pibe. Tenés una banda, haces la música que te gusta, con tus amigos, decís lo que querés, grabas discos, salís a tocar, conoces gente por todos lados, y por lo general hay muy buena energía siempre. ¿Algunos momentos donde sentí que eran como ideales? Cuando grabamos con León Gieco, con Chizzo de La Renga, cuando Tito Fargo, guitarrista de los redondos, estaba haciendo la producción del disco o contándote anécdotas. Una vivencias enorme fue cuando al festejar los 10 años de la banda, tocamos “El pibe de los Astilleros” de los Redondos en Cosquín y veías a la gente reboleando los ponchos en la primer fila totalmente enloquecidos. Esos momentos son fuertes y están buenísimos.

_ ¿Cuáles son las expectativas a futuro de Arbolito?

_Somos de objetivos cortos, nos gusta plantearnos cosas que sean realizables y disfrutables, sobre todo disfrutar de esto que es tocar, componer, grabar, cantar, salir de viaje, nos gusta mucho.

_ Roca no va a estar más en el billete de 100, y va a estar Evita, ¿tenías algún otro candidato?

_ Lo que sabía era que iba a estar Juana Azurduy. Igual Evita me parece que es un personaje histórico que merece estar en un billete. Es una persona que ha hecho cantidad de cosas por la gente que lo necesitaba, no como el otro hijo de puta… ¿se puede decir hijo de puta no?

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s